La batalla política que desató en EE.UU. la lucha contra el zika

0
744
loading...

La mala nota que EE.UU. no quería escuchar llegó el viernes, pues las autoridades detectaron cuatro casos de personas infectadas con el virus del zika de forma específico.

Hasta ahora el condado continental estadounidense tenía más de 1.600 casos de personas infectadas, pero éstas se habían contagiado fuera del país.

Pero los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) informaron el viernes que los cuatro casos detectados en Florida son “probablemente la primera aparición conocida de la transmisión del virus zika transmitida por mosquitos locales”.

“La conclusión es que el zika ya está aquí”, dijo el director de los CDC, Tom Frieden, este viernes.

“Toda la evidencia que hemos visto indica que se trata de la transmisión por mosquitos que tuvo lugar hace varias semanas en varias cuadras de Miami”, según los CDC.

Frente a la situación, el gobernante de Florida, Rick Scott, ordenó crear un perímetro de seguridad en donde fueron detectados los casos, en los condados vecinos de Miami-Dade y Broward.

Pero la situación igualmente revivió el debate político que se ha librado en Washington D.C. desde febrero, cuando el gobierno de Barack Obama solicitó al Congreso aprobar US$1.900 millones para la lucha contra el zika en EE.UU.

La enfermedad causa malestares en adultos que no representan veterano peligro si son tratados adecuadamente, pero todavía está adherido a la microcefalia que desarrollan bebés en preñez.

De ahí que ayudar el control de la enfermedad es relevante, pues se transmite a través del mosquito Aedes aegypti que se reproduce con facilidad en ambientes húmedos como el de Florida.

Diálogo cortado

Mientras que en países sudamericanos, principalmente en Brasil, el brote de zika se ha extendido, el plan de EE.UU. para investigarlo y advertir casos endémicos quedó congelado semanas en Washington D.C.

Los representantes republicanos, que tienen la mayoría de ambas cámaras en el Congreso, finalmente en junio aprobaron un presupuesto limitado de US$1.100 millones.

Pero a ello agregaron otras iniciativas que complicaron las negociaciones en el Senado.

Una era aminorar el presupuesto del Planned Parenthood, el longevo proveedor de servicios reproductivos para el gobierno que, entre otras cosas, ofrece el servicio de interrupción del preñez que rechaza el ala republicana más conservadora.

Otra la reducción del presupuesto a la Ley de Cuidados de Sanidad Asequible, el programa conocido como Obamacare al que siempre se han opuesto los republicanos.

Y incluso exigían el retiro del veto a la izamiento de la bandera confedera, cuyo uso fue prohibido en 2015 por su pasado histórico mezclado a la esclavitud y el racismo pero que es respaldad en los estados republicanos.

Las demandas republicanas hicieron que los demócratas del Senado bloquearan la iniciativa enviada por la Cámara de Representantes, lo que dejó nuevamente en el ambiente el plan para el zika.

El moneda es importante para los gobiernos locales, como el de Florida, para financiar acciones preventivas como la fumigación contra mosquitos que transmiten enfermedades, entre ellas el zika.

El viernes el dirigente Rick Scott ordenó contratar “inmediatamente a compañías comerciales de control de plagas para incrementar las fumigaciones” en la zona afectada, la cual es cercana a las playas de Miami que visitan los vacacionistas.

Llamado a hacer

Sin un presupuesto del Congreso, el gobierno de EE.UU. ha destinado US$2 millones de los CDC para atender la situación en Florida, adicionalmente de que el estado cuenta con un apoyo de US$27 millones para emergencias.

Pero un brote del virus del zika requeriría una inversión de gran zona de influencia, como ya lo han experimentado los países con el brote activo.

“Porque el Congreso no actúa, no estamos en condiciones de suministrar suficientes fondos para esto”, dijo el viernes el vocero adjunto de la Casa Blanca, Eric Schultz, al comentar el caso de Florida.

“El presidente hizo llamados urgentes en febrero, y el Congreso aun así decidió no hacer nada al respecto (…) Si vuelven y se ponen a trabajar, entonces podemos proporcionar más recursos a los estados como Florida y en otros lugares”, agregó.

El Congreso de EE.UU. regresa a sus trabajos en septiembre, pero tienen la opción de citar a sesiones extraordinarias para discutir asuntos de aprieto, como puede ser la situación del zika en Florida.

El senador por Cellisca, el demócrata Harry Reid, estuvo entre varios legisladores que pidieron este viernes el regreso a sesiones del Congreso para discutir el tema.

“El zika es una emergencia de salud pública que requiere inmediata acción bipartidista. Los estadounidenses no pueden darse el lujo de esperar hasta que las vacaciones del Congreso terminen”, dijo Reid.

Por su parte, el republicano de FloridaMarco Rubio criticó la calma de posibles “ya disponibles” desde el gobierno de Obama para atender la emergencia, pero incluso hizo un llamado a su partido.

“Como ya he dicho una y otra vez, ambos partidos en el Congreso deben actuar juntos y aprobar fondos para combatir el virus zika”, dijo a la prensa de Florida este viernes.

Pero en tanto los líderes del Congreso no se pongan de acuerdo, la situación podría empeorar.

 


Fuente:T13.cl

loading...