La encrucijada kastiana: hasta dónde se puede ceder para llegar al centro sin perder el corazón duro republicano

0
18

“Necesidad ineludible de tener un nuevo programa de gobierno con miras a la segunda vuelta, ese nuevo programa de gobierno debe estar marcado por áreas fundamentales, medio ambiente, cambio climático y matriz energética. Segundo, programa económico con miras a los tiempos que vienen por delante en los próximos cuatro años. Tercero, mujer, identidad de género. Cuarto, materias de orden y seguridad. Y quinto, temas que dicen relación con reformas estructurales en materias de sistema previsional y salud (…)”. Estas son palabras del presidente de RN, Francisco Chahuán, que evidenciaron la compleja matemática a la que está sometido el comando de José Antonio Kast, que requiere no solo satisfacer a sectores de la centroderecha (que de igual forma votarán por él), sino que tiene como fin primario ganarle el centro a Gabriel Boric sin dañar sensibilidades de sus adherentes más extremos, y que forman parte de la colchoneta del Partido Republicano.

Lo inicial, en el entendido de que el programa diferente apuntó solo a una inspección de extrema derecha y que terminó siendo inviable cuando su candidatura se transformó en una potencialmente competitiva. Todo ello, con miras a alcanzar los 600 mil votos que le hacen error para alcanzar la Presidencia, si la cantidad de electores que llegue a elegir el 19 de diciembre fuera la misma que la del pasado 21 de noviembre.

Y la señales son claras. El presidente de la UDI, Javier Macaya, partido que se sumó a su campaña incluso antiguamente de perder en la primera reverso, y ahora sin condiciones, de igual forma señaló –en radiodifusión Pauta– que “hay un reconocimiento del propio candidato (…) de que su programa de gobierno se construyó, y hay que decirlo, no pensando en que finalmente iba a ser tan exitosa la carrera presidencial, se construyó pensando en que probablemente no se iba a pasar a la segunda vuelta”.

De esta forma se dio cuenta de que no solo en la izquierda “se cuecen habas” y, tal como Gabriel Boric debe capotear con el Partido Comunista en su intento por dar señales alrededor de el centro, desde el Frente Social Cristiano se encuentran en una bifurcación similar. A menos de un mes de las elecciones que definirán el próximo Presidente de Pimiento, deberán convivir con la tensión que significa intentar no dejar desamparado a un sector que, más o menos representativo, de perder interés, puede marcar la diferencia a la hora del recuento de votos.

Hasta este minuto la sensación animación, relatada desde los cuatro partidos de Pimiento Podemos +, es que el candidato republicano habría escuchado el llamado, pero aquello no significa que, una vez que se presenten las propuestas concretas desde su comando, eso no se vaya a cambiar en un hervidero difícil de contener.

Y es que, si se considera que el voto duro del mandamás de J. A. Kast adhiere a memoria del tipo existencia de una “ideología de género”, sustentado esto en el programa con la matanza del Servicio de la Mujer, o el cuestionamiento al cambio climático, sobre la cojín de la proyección de nuevas termoeléctricas a carbón, encima de una postura anti-ONU, la matemática electoral interna se torna más compleja.

Por un costado, Evópoli, RN y el PRI, que representarían el ala más socialdemócrata del sector, buscan instalar ideas fuerza para evitar desdibujarse delante el liderazgo de un candidato que representa a la extrema derecha, denominativo que han intentado eliminar del vocabulario, pero que tanto sus ideales como la relación con movimientos reconocidos de ese espacio político internacional, hacen de aquel anhelo uno ficticio

Por ahora desde el comando existe total hermetismo y, mientras se trabaja en la propuesta de un nuevo plan de gobierno, sus voceros prefieren no contestar a la dudas razonables nacidas desde Pimiento Podemos +, en el entendido que cualquier mala interpretación puede transformarse en un lado de campaña. Frente a las consultas realizadas por El Mostrador, la respuesta es que se está trabajando en el nuevo diseño y que no se va a entrar en detalles en dirección a fuera por ahora. El trabajo principal está a cargo de la mano derecha de J. A. Kast, Cristián Valenzuela, uno de los ideólogos del programa y el más influyente de los asesores.

Por ahora, lo que se sabe del nivel de tolerancia que pueda deber para trabajar palmo a palmo con Pimiento Podemos +, más allá de los resquemores o apoyos a distancia, como lo evidenció Evópoli tras su consejo del día martes, es la minuta que el comando entregó a sus adherentes –tal como publicó La Tercera– y que apuntaría a perseverar el Ocupación de la Mujer, cambiar la definición respecto de la importancia de la ciencia en el estudio del cambio climático y trabajar en las exenciones que ha promovido el flagrante Gobierno.

El tema ahora apunta a si eso va a ser o no suficiente, considerando una repertorio de peticiones aún no oficiales, pero que ya se las han hecho memorizar, algunas como intransables y, otras, que aún podrían negociarse.

Desde Renovación Doméstico, específicamente desde el sector representado por Mario Desbordes, se ideó una inventario que fue entregada a la directiva, mandatada a negociar con el comando. Si perfectamente señalaron que esto no estaría suscrito aún como una medida de presión, sí consideran que será una vara de medición para entender a qué se enfrentarán de aquí en más. La idea –indicaron– es que en el Consejo Militar de hoy miércoles se llegue con un voto político nacido de las tratativas. En dicha instancia se aplazamiento constreñir el apoyo a la candidatura de José Antonio Kast y ser parte incluso de la campaña.

El relación considera persistir y vigorizar el Servicio de la Mujer, beneficios para todas las familias sin distinción de si son o no matrimonios tradicionales, rastrear el cambio climático y tomar medidas en consecuencia, vale afirmar, no a las termoeléctricas, respeto por la diversificación sexual y mantenerse en organismos internacionales.

El recientemente reelecto diputado y vicepresidente de Evópoli, Francisco Undurraga, en entrevista con La Tercera y frente a la pregunta de si no teme que su partido, que llegó a intentar presentar una alternativa progresista moderna al sector, se desdibuje al acercarse mucho a la campaña de Kast, respondió que “indudablemente que me preocupa eso. Pero primero hay que generar la conversación interna”. Encima, agregó que el Frente Social Cristiano “va a tener que hacer una oferta de profundo cambio”.

El tema que va a continuar en el tintero, pero que promete sacar chispas, es el del programa crematístico presentado en primera instancia, y que apunta a la reducción de 10 puntos de impuestos a las empresas y 2 al IVA. Una fórmula que ha sido rechazada y ninguneada desde Sanhattan a Pimiento Podemos +, pasando por académicos del mismo sector. Por ahora no hay luces de que se vaya a dar una dorso de tuerca significativa en esa ámbito, lo que tiene a varios nerviosos, oportuno a que señalan “tener seguridad de que los números no dan”, menos en un contexto como el flagrante, donde se requiere aumentar el compra social, que es parte de la promesa de campaña.

Respecto de la incertidumbre que genera este marco, el propio defensor señaló, el día posteriormente de poseer vacada la primera dorso, que “esto no es una transacción, no es una negociación, esto es una conversación, y de las conversaciones y del diálogo, que es algo que nosotros siempre hemos buscado, uno saca buenas ideas y puede recoger lo bueno de los otros. También ellos podrán acoger lo bueno de nuestro programa”.

Desde los partidos de la excoalición de Pimiento Vamos, y preocupados de cómo dar curso a una imagen que es inverosímil de desgajar del candidato, puntualizaron que “Kast debería alejarse lo más posible de la imagen de Pinochet, ese tema hay que dejarlo atrás, enterrarlo, porque ni en nuestro propio sector hay una sola mirada, menos en el resto del país”. En el sector señalaron que J. A. Kast debe enfocarse en estos días en destacar las medidas económicas, porque “esa parte es la que es un foco más potente para decirle a la gente que no somos una opción de los empresarios”.

Uno de los pocos defensores del programa crematístico de José Antonio Kast es el antiguamente patrocinador y presidente de RN, Carlos Larraín, quien dijo que “el asunto del IVA, que ha sido simplificado, es un asunto digno de estudiarse, porque hay razones atendibles para aplicar IVAs diferenciados. Esto va contra la cátedra, pero hay razones para expandir el consumo popular. Y eso es un tema que hay que estudiar más a fondo. Creo que él tiene que hacer un enunciado de los temas más relevantes hoy día: en La Araucanía, en el norte el tema de la inmigración (digo que podamos atender a los inmigrantes que podemos atender dignamente), eso lo tiene que informar José Antonio mejor”.

Sus adherentes, otra gran piedra en el zapato

El día de ayer, a través de las redes sociales, un sinnúmero de videos y declaraciones del recientemente electo diputado en cupo del Partido Republicano, Johannes Kaiser, se tomaron la discusión, conveniente a una constante en sus reflexiones y que se traduce en un discurso de odio en contra de las mujeres y las minorías sexuales, principalmente, con términos del tipo “los violadores de mujeres feas deberían recibir una medalla de honor”, o deber puesto en cuestión el derecho a voto de la mujer, pasando por testimoniar los fusilamientos ocurridos en dictadura en la aldea de Pisagua.

Esto llevó a que el propio candidato se pronunciara tibiamente y, sin condenarlo, indicó que “yo no puedo compartir lo que se señala, pero hay que ver en qué contexto salió su video”, en remisión al acaecer cuestionado el que se le haya entregado el derecho a sufragio a las mujeres. Desde el Parlamento, el diputado Andrés Celis (RN) advirtió que, de repetirse ese tipo de comentarios en el Congreso, sería llevado de inmediato a la Comisión de Ética.

En octubre la enfermera María José Hernández, a cargo del ámbito de vigor de José Antonio Kast, indicaba que eliminarían el «pase verde», porque pasaría a soportar la “libertad de las personas (…). Más que un incentivo, ya parece una obligación”, contiguo con señalar que optarían por el hecho de que cada recinto “opte por las medidas preventivas que estime”.

Por otro flanco, al concejal de Las Condes y miembro del PR, Sergio Melnick, se le puede ver en sus redes sociales levantando campañas digitales en contra de la ONU, bajo el hashtag #NoMasONU, un lado que le fue enrostrado al propio José Antonio Kast y del que tuvo que echar pie antes, solicitud explícita hoy desde Renovación Doméstico.

En un programa semanal de YouTube, a cargo del diputado Kaiser, estuvo como entrevistado el historiador y fundador del Partido Republicano, Gonzalo Rojas, acompañado del excolumnista de El Mercurio y agradecido negacionista de los crímenes cometidos en dictadura, Hermógenes Pérez de Arce.

En el caso del primero, indicó que “(Francisco) Chahuán hizo un listado de lo que le quieren pedir (a Kast) y era pura retórica. En primer lugar, cuidado del medioambiente y disposiciones respecto del cambio climático… perfecto, viejo, cuál es el problema, no veo ningún inconveniente mientras eso no afecte obviamente al crecimiento y desarrollo económico (…). Después, equidad de género y mantención de los criterios de igualdad de la mujer. Perfecto, pero si me pides que yo me rinda a la ideología de género, por supuesto que no”, sostuvo Rojas.