La exorbitante cifra y todo lo que le costó a Estados Unidos la guerra de Afganistán

0
51

El presidente Joe Biden ordenó finalmente que la intervención marcial, política y económica de Estados Unidos en Afganistán terminara posteriormente de casi dos décadas, ¿pero a qué costo?

La supresión en Afganistán no solamente acabó con miles de vidas, sino que igualmente fue, y al parecer seguirá siendo, un consumición muy costoso para Estados Unidos y sus aliados. Aunque trataron de detenerla durante mucho tiempo, recientemente la banda del Emirato Islámico Talibán ocupó la haber de Kabul y presionó al presidente afgano Ashraf Ghani para que huyera del país.

Posteriormente de casi 20 abriles de conflicto comienzan los recuentos sobre todo lo que fue derrochado en este intento de establecer un gobierno tolerante en Afganistán y los estudios muestran que Estados Unidos gastó miles de millones de dólares en esta lucha, principalmente en suministrar a su ejército y rehacer el país tan dañado.

Las fuerzas militares de Estados Unidos tuvieron presencia en Afganistán desde octubre del 2001 a posteriori de que el agrupación terrorista Al Qaeda hizo su ataque al World Trade Center el 11 de septiembre de ese mismo año.

En tan solo 10 abriles, en Afganistán había 110 000 soldados norteamericanos con estancia permanente y esa emblema no incluye a personal temporal ni fuerzas especiales que sí estuvieron en suelo afgano. Aunque la OTAN y otros países todavía tuvieron presencia marcial, fue el ejército de EE. UU. el que se volvió el más abundante en el 2011.

Remove featured image

Durante los mandatos de Barack Obama y Donald Trump, sus fuerzas armadas empezaron a retirarse y para el año 2020 se estimaba que solo quedaban 4000 de sus soldados en Afganistán que instruían al ejército afgano y daban apoyo para reedificar el país.

Según cálculos de la Universidad de Brown, este enorme ejército y su combate contra las fuerzas del Talibán representaron un consumición de casi 100 000 millones de dólares anuales, principalmente entre el 2010 y el 2012 cuando se llevaron a extremo las mayores operaciones ofensivas.

A partir del 2014, el ejército de Estados Unidos se centró en capacitar a las fuerzas afganas para que siguieran manteniendo a guión a los talibanes y esto hizo que el compra disminuyera un poco. Sin confiscación, el daño monetario ya estaba hecho.

El reporte del Área de Defensa de Estados Unidos calculó que entre octubre del 2001 hasta septiembre del 2019 se gastaron en total 778 000 millones de dólares en esta exterminio solamente en la manutención del ejército.

Pero a esta monograma habría que sumar lo deteriorado en los proyectos de reconstrucción de Afganistán y igualmente el desembolso del centro de operaciones de EE. UU. en Pakistán. Así que el estudio de la Universidad de Brown estima que en verdad se gastaron 978 000 millones ya incluyendo el año 2020.

¿No es suficiente desembolso? A pesar de que ya se retiraron sus tropas, Estados Unidos acordó financiar a las fuerzas de Afganistán con 4000 millones de dólares anuales hasta el 2024 para que puedan reparar la nación y combatir al terrorismo.

Es tristemente inapelable tener que dialogar sobre lo importante: las pérdidas humanas. Desde octubre del 2001 a la aniversario, 64 1000 soldados y oficiales afganos murieron en combate y incluso hubo 111 000 bajas civiles. Por parte de Estados Unidos se registraron 2300 bajas militares y la OTAN tuvo 1200 muertes en el mismo periodo.

Pero desgraciadamente esto siquiera ha fracasado y quizá se deberían incluir las recientes muertes de afganos que fallecieron en su intento de escapar del país. Ahora los talibanes volvieron al poder, así que se teme que tomen represalias contra quienes colaboraron con Estados Unidos y la OTAN durante estos abriles. Adicionalmente, hay miedo de que la represión contra las mujeres se vuelva peor.

¿Sirvieron de poco los miles de millones de dólares que gastó Estados Unidos en esta querella? Quizá este derroche tendrán que sufrirlo las generaciones venideras. Solo el tiempo lo dirá.