La justicia condena a ex ministra francesa que acusó a Nadal de doparse

0
291
loading...
loading...

La ecuanimidad francesa condenó este jueves por difamación a la exministra de Deportes Roselyne Bachelot por incriminar en marzo de 2016, cuando ya no estaba en el gobierno, al tenista castellano Rafael Nadal de dopaje en un programa de televisión.

El Tribunal Correccional de París consideró a Bachelot culpable de un delito de difamación y le impuso una multa de 500 euros exentos de cumplimiento, es proponer que solo tendrá que abonar en caso de reincidencia.

Pero, sobre todo, la e xministra tendrá que retribuir a Nadal 10.000 euros en concepto de daños y perjuicios, encima de otros 2.000 euros por costas judiciales.

El tenista, a través de sus abogados, había reclamado en la tino celebrada el mes pasado una indemnización de 100.000 euros más intereses por los daños a su imagen.

Tras la leída del veredicto, el abogado de Bachelot, Olivier Chappuis, anunció que su clienta no recurrirá la sentencia e insistió en que la indemnización se ha quedado muy acullá de la reclamada por el tenista castellano.

En declaraciones a los periodistas, Chappuis lamentó que Nadal hubiese querido dar tanto eco a las palabras de la exministra.

La Fiscalía había considerado el día del razón, el pasado 13 de octubre, -al que no acudieron ni Nadal ni Bachelot, como siquiera hoy a la lección del veredicto- que los cargos contra la exministra eran “particularmente graves” y había solicitado su condena.

Para evidenciar su argumento jurídico, el abogado del tenista, Patrick Maisonneuve, había hecho hincapié en que las palabras de la exresponsable francesa de Deportes tenían un “enorme peso” por el cargo que había ejercido y por las “consecuencias significativas” sobre los patrocinadores actuales y futuros de Nadal.

Adicionalmente, había presentado los expedientes médicos que demostraban la circunspecto detrimento en el tendón de la rodilla izquierda del tahúr que le obligaron a dejar de recrearse durante meses y que eso no tenía nulo que ver con un posible dopaje.

Por su parte, Chappuis había indicado en el discernimiento que, para hacer sus controvertidas declaraciones, su cliente se había basado sobre todo en comentarios en la prensa sobre el mallorquín de otros jugadores, como el belga Christophe Rochus y el austríaco Daniel Kollerer.

El culto, que recordó que Nadal no había perdido ningún patrocinador, consideró que había “una gran brecha entre los éxitos que logra y la fragilidad de las pruebas antidopaje que se realizan”.

Bachelot fue ministra de Deportes entre 2007 y 2010 y desde entonces ha participado como tertuliana en diversos programas de radiodifusión y televisión.

Fue en uno de ellos, en marzo de 2016, cuando dijo que el tenista castellano se dopaba, basándose solamente en los meses en que estuvo inactivo en 2012 por una magulladura en el tendón rotuliano.

“Se sabe que la famosa lesión de Rafael Nadal, cuando estuvo parado siete meses, se debe en realidad a un control positivo”, comentó en una velada del canal de televisión “D8”.

Nadal formalizó el 25 de abril de ese mismo año su querella con el argumento de que no se pueden opinar cosas así “sin información” y que la única forma para detener ese tipo de “declaraciones sin fundamento” es venir a la ecuanimidad.

Encima, y para intentar impedir insinuaciones así, se mostró en distinción de que se hagan públicos los resultados de las pruebas antidopaje de todos los deportistas.

loading...