La llamaban MONSTRUO por su aspecto – 20 años después ella tiene su revancha

0
357

Como todos los niños, cuando Pooja Ganatra llegó al mundo era una pequeña juguetona, inquieta y eficaz.

Sin confiscación, existía poco que la hacía resaltar entre la concurrencia de su oriundo Bombay, en la India, y es que sus luceros verdes, piel clara y cabellera rojo la convertían en alguno positivamente diferente.

Conveniente a su aspecto, Pooja sufría del acoso de sus compañeros en la escuela, la hacían sentir todos los días. Se sentía diferente y no se atrevía a brincar con los demás niños. Era discriminada por todos lados, ya que es muy raro en ese país  ver a algún con estas características.

La extrañeza de su apariencia hacía que las personas en su propia ciudad la detuvieran por la calle y le pidieran fotografiarse con ellos, Pooja se sentía una extranjera en su Tierra. La muchedumbre se sorprendía al descubrir que hablaba hindi (el idioma circunscrito) e incluso trataban de cobrarle precios para extranjeros suponiendo que se trataba de una viajera.

 

Conforme pasó el tiempo su situación fue empeorando, cada día la tristeza se acrecentaba en su interior, su autoestima estaba por los suelos y no lograba ver su propia belleza. Los chicos no querían ni platicar con ella, la veían como un monstruo.

No tenía amigos en la escuela, a cualquier flanco que iba me apuntaban y se burlaban de mi. Era un báratro ir a la escuela o salir a la calle… ¿Por qué no podía ser igual a los de mi país?

Sin requisa, un día todo cambió y juntó el coraje para conseguir aceptarse a sí misma no importándole las opiniones de otras personas, decidió dejar su país para recorrer el mundo.

“Poco a poco comencé a ver que era un regalo el no ser como los demás. Nadie se podía olvidar de mí”, escribe Pooja en la página de Facebook “Humans of Bombay , y continúa:

Estoy muy orgullosa, me siento proporcionadamente conmigo misma y no permito que nadie me hunda. Me quiero y me enfrento con una enorme sonrisa a los que se quedan mirándome. No me preocupo de las opiniones de la familia por mi aspecto. Estoy llena de aprecio para mí misma, así que no tengo tiempo para ellos”

Son nuestras particularidades las que nos diferencian de los demás, y es este pericón de personalidades y apariencias las que enriquecen tanto nuestro mundo. Aprendamos a aceptar a los demás y nuestras diferencias; pero aún más importante, aprendamos a aceptarnos a nosotros mismos y a amarnos sin condiciones.

 

Les compartí mi historia para que luchemos todos juntos contra la discriminación y el bullying. Por crédito, recuerda no hacer caso a las críticas, la parentela ahora se ocupa más de la vida ajena que de su propia vida.

¿Apoyas a esta chica y su lucha contra el bullying?

Fuente: LikeMag, AmazingTV

La entrada La llamaban MONSTRUO por su aspecto – 20 abriles a posteriori ella tiene su revancha se publicó primero en Porque no se me ocurrió antiguamente.