La motivadora historia del Coronel Sanders, el fundador de Kentucky Fried Chicken

0
57
loading...

El Coronel Sanders dijo: “Solo he tenido dos reglas: haz todo lo que puedas y hazlo lo mejor que puedas. Es la única manera en la que lograrás grandes cosas en la vida”. Y tiene toda la razón.

Muchos nos quieren hacer creer que si no conseguimos nuestras metas a los  30 o 40 abriles, ya no podremos lograrlas durante la vejez. Pero se equivocan y el fundador e imagen de la dependencia de restaurantes Kentucky Fried Chicken (KFC) es el ejemplo consumado de que los sueños se pueden hacer existencia aunque seamos ancianos.

Harland David Sanders, mejor conocido como el Coronel Sanders, tuvo una infancia muy difícil y durante su vida adulta sufrió algunos altibajos. Fue hasta que tenía 74 abriles cuando logró el negocio de su vida.

Él nació en 1890 y a los cinco abriles perdió a su padre. Fue un duro llamada para su clan. Tuvo que ilustrarse desde entonces a cocinar para conseguir cuartos y hacerse cargo de sus dos hermanos menores.

A los 12 abriles dejó la escuela para originarse a trabajar de sol a sol en la huevería Sanders, pero abandonó su hogar porque su padrastro lo maltrataba. Fue a comportarse un tiempo con unos tíos y a los 15 abriles entró al ejército de los Estados Unidos con un certificado falsificado.

Terminó su servicio marcial en Cuba y regresó a Alabama para iniciar una larga pero poco exitosa vida gremial. Tuvo toda clase de empleos: tendero de seguros, marino comerciante, bombero, cortijero, entre otros. Todos fueron un fracaso tras otro.

Sanders ya tenía 39 abriles cuando logró un trato con la empresa de hidrocarburos Shell Oil Company. Se haría cargo de una etapa de gasolina en Kentucky sin remunerar locación; solo debía dar un porcentaje de sus ventas. Pero en aquella término de los abriles treinta la Gran Depresión estaba afectando el faltriquera de todos en Estados Unidos.

El negocio no funcionó, así que aprovechó el motivo y comenzó a traicionar pollo frito con una prescripción de su creación. De pronto, su triunfo de buen cocinero se fue extendiendo hasta que en 1935 fue afamado Coronel, un título honorífico que se le daba a los ciudadanos distinguidos en Kentucky.

Su popularidad y sus ingresos estaban creciendo, y por fin pudo rajar su propio restaurante en una carretera de la ciudad de Corbin. Aunque tenía otros platillos, su récipe innovador de pollo hecho con 11 hierbas y especias fue lo que más llamó la atención y en 1940 la patentó. A sus 49 abriles, Sanders recibió la recepción de un crítico gastronómico que incluyó su negocio en una cinta de los mejores restaurantes.

Todo iba muy perfectamente para el Coronel, pero el éxito conseguido se caldo debajo por la construcción de una supercarretera. La nueva autopista desviaba todo el tráfico de la ciudad de Corbin y los clientes disminuyeron hasta que el negocio quebró.

Sanders no se rindió, aunque para ese entonces ya tenía 60 abriles. Vendió el almacén y adquirió otro más modesto, que pronto fue ganando popularidad por su récipe secreta de pollo. A él se le ocurrió que su pollo frito podría convertirse en una franquicia y empezó averiguar inversionistas de otros negocios de comida.

Si su propio restaurante no tenía tanto éxito, haría que otras cadenas vendieran su exquisita prescripción de pollo. El trato era que le pagaran una comisión de cinco centavos por cada pollo frito vendido.

En 1952 abrió el primer restaurante Kentucky Fried Chicken y el Coronel entonces comenzó una paseo por todo Estados Unidos ofreciendo su récipe. Vestido con su clásico atuendo blanco y corbatín bruno, el Coronel golpeó la puerta de más de 2,000 negocios que lo rechazaron.

Finalmente, en 1964 y con 74 abriles de perduración, Sanders logró el entendimiento de su vida. Unos inversionistas le ofrecieron 2 millones de dólares por su negocio y le ofrecieron un salario permanente de 40,000 dólares anuales para usar su imagen en la marca KFC. Con el tiempo, su salario aumentó a 200,000 dólares.

A los 80 abriles por fin se retiró del negocio en 1970, pero la franquicia que había creado continuó teniendo éxito en todo el mundo. La hoja innovador de la prescripción secreta, escrita a mano y con su firma, se encuentra en una caja robusto de un tópico de KFC en Kentucky y solamente dos ejecutivos anónimos la conocen. Sanders murió a en 1980 a los 90 abriles.

Este hombre fue la muestra de que el éxito no conoce edades y que aun en la tercera vida se pueden conseguir grandes cosas. Si tus sueños todavía no se han hecho existencia, quizá los logres cuando seas un anciano, así que ten paciencia, pero sobre todo esmérate y nunca dejes de pelear.

loading...