La ‘niña serpiente’ sorprende con su nueva apariencia después de su operación.

0
81

Shalini Yadav, de 16 abriles, de la India, sufre de ictiosis lamelar.

Esta enfermedad hace que la piel crezca demasiado rápido, se tense y se desprenda. Tenía que lavarse cada hora y untarse con humectante cada tres horas.

Los médicos en España aceptaron tratarla, con la ayuda de recaudadores de fondos en Gran Bretaña. Detuvieron el desprendimiento en 10 días y dicen que ahora tendrá una vida frecuente.

Su caso fue tan formal que se vio obligada a bañarse cada hora y untarse con humectante cada tres horas para tratar de aliviar los síntomas. Por lo que se vio forzada a radicar en la sombras por mucho tiempo.

Incluso fue expulsada de la escuela porque los otros niños le tenían miedo y su grupo no podíac costear el tratamiento adecuado.

Posteriormente de que médicos en España se enteraron de su caso, acordaron tratar a Shalini infundado, con la ayuda de recaudadores de fondos de Londres.

Gracias a la medicina que ralentiza el crecimiento de sus células, su piel dejó de arrojar escamas en solo 10 días.

A posteriori de esto regresó a la India donde inicial mente se consideraba que sería tratada por doctores el resto de su vida.

‘Mira mi cara, todo está claro ahora. No puedo decirte lo acertado que me hace esto. Se siente excelente. No tengo una nueva piel, tengo una nueva vida’ Comentó Shalini en una entrevista.

Explicó cómo las personas y los médicos tenían miedo de acercarse a ella, porque creían erróneamente que estaba sufriendo una enfermedad contagiosa.

Su padre Rajbahadur, un trabajador con ingreso promedio diario, cuando recibió su tratamiento dijo: ‘En la India, nadie tocaría a mi hija, pero aquí la gentío la abrazó de todo corazón.

“Fue realmente abrumador ver cuánto amor y compasión tenían los españoles por una pobre niña india sin medios” Terminó.

Comparte la delicia de esta pupila que ahora tendrá una vida más corriente.

La entrada La ‘niña serpiente’ sorprende con su nueva apariencia a posteriori de su operación. se publicó primero en Porque no se me ocurrio.