La nueva guerra del gas: ¿por qué las políticas de Donald Trump son una amenaza para la economía de Bolivia?

0
445
loading...
loading...

Gracias a sus bajos costos de producción, el gas boliviano ha sido tradicionalmente de los más competitivos. Pero ahora se enfrenta a un rival potente y angurriento.

La revolución del “fracking”, la técnica de fractura hidráulica de la roca que permitió a Estados Unidos incrementar exponencialmente su producción, hizo que la potencia norteamericana pasara en tan pronto como 15 abriles de ser un país importador a ser el primer exportador mundial.

Y esta semana, mientras los representantes de los países del Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG) se reunían en la ciudad boliviana de Santa Cruz con el objetivo obvio de elevar los precios, Estados Unidos mantenía su ritmo exportador, estimado por su Compañía de Información Energética en siete millones de litros mensuales.

Es casi un 28% más de lo que produce Rusia, su inmediato perseguidor en el ranking completo del gas.

Tal convexidad de proposición tira a la desvaloración de los precios y supone un peligro potencial para la crematística boliviana.

Bolivia, como Venezuela, el otro estado iberoamericano constituyente del FPEG, búsqueda que el gas recupere su cotización en los mercados globales.

Como la del petróleo, su caída es una rémora para los países que dependen de la exportación de estas materias primas.

Un campo de petróleo en Buttonwillow, California.Derechos de autor de la imagenGETTY
Image captionPara Bolivia y Venezuela, la caída en la cotización del gas se suma a la ya sufrida por el precio del crudo.

Según le dijo a BBC Mundo Mauro Chávez, analista de la consultoría energética Wood Mackenzie, “Bolivia tiene que ser capaz de establecer buenos precios si quiere seguir compitiendo”.

El expansión de la producción estadounidense alteró radicalmente las condiciones del mercado.

La venida de Donald Trump a la Casa Blanca, con su promesa de compensar el desequilibrio en la romana comercial, ha redoblado el ímpetu comercializador estadounidense.

Y incluso la presión sobre sus competidores bolivianos en el tema del gas.

loading...