La “Paris Hilton rusa” que intentará arrebatarle la presidencia de Rusia a Putin

0
496
loading...
loading...

Según Ksenia Sobchak, su candidatura está motivada por el deseo de ser “vocera de aquellos que no pueden ser candidatos”.

La campaña de cara a las elecciones presidenciales de Rusia en marzo de 2018 se volvió información esta semana con el anuncio de la candidatura presidencial de Ksenia Sobchak, una famosa presentadora de televisión y habitual en el mundo del espectáculo.

Sobchak, de 35 abriles y conocida popularmente como “la Paris Hilton rusa”, quiere ser una de las rivales de Vladimir Putin, flagrante presidente y casi seguro candidato a la reelección.

Parte de la examen considera que este movimiento no es más que un teatro para otorgar legalidad a los comicios y restar cualquier probabilidad de éxito a quienes aspiran a arrebatar el sillón presidencial a Putin.

Y su postulación fue duramente criticada por el líder enemigo Alexei Navalny, un popular bloguero a quien se prohibió concurrir a las elecciones hasta 2028 por sus informes penales.

“Poco convencional”

En su anuncio de su candidatura, emitido por televisión, Sobchak reconoció que era una candidata “poco convencional” y aseguró apoyar a Navalny.

Sobchak prometió renunciar a su candidatura si al propio Navalny se le permite postularse para la presidencia

“Muchos llaman a boicotear estas elecciones. Claro, qué sentido tiene acudir a votar si los candidatos en liza nos tienen ya hartos y los que lo son de verdad no les dejan presentarse”, señaló la licenciada en Relaciones Internacionales y presentadora de los programas de telerrealidad más famosos del país.

La chavea apoyó públicamente las manifestaciones organizadas por Navalny y Boris Nemtsov -asesinado a tiros en 2015-, para protestar por las irregularidades en las elecciones legislativas y presidenciales de 2011 y 2012. Llegó a estar detenida durante varias horas.

Sin confiscación, Navalny -que cumple una condena de 20 días de gayola por su papel en la estructura de las protestas- le pidió que no se presentara a las elecciones de 2018 frente a el peligro de dividir el voto de la concurso.

“Un títere del Kremlin”

Por Sarah Rainsford, BBC News, Moscú

Este anuncio era un rumor desde hace mucho tiempo, por lo que Alexei Navalny dejó clara su opinión al respecto poco antiguamente de su postrer arresto el mes pasado.

El bloguero anticorrupción rechazó a Ksenia Sobchak al considerarla un títere del Kremlin, un “hazmerreir liberal” y una “caricatura” de la examen presentada para otorgar legalidad a una parodia de elecciones.

La despreció como una celebridad del mundo del espectáculo, que solo rebusca más likes y seguidores en las redes sociales.

Alexei Navalny es considerado la anciano amenaza para que el presidente ruso Vladimir Putin continúe en el poder tras las próximas elecciones.

Sobchak niega ser una candidata introducida solo para arruinar las posibilidades de otros, diciendo que renunciará si al propio Navalny se le permite postularse para la presidencia. Sin incautación, ese círculo parece muy poco probable.

La tierno prometió ser un “altavoz” para quienes están hartos de las mentiras, el robo y la corrupción de sus líderes. Es un idioma que toma prestado mucho de los discursos de Navalny.

Ella sería la primera mujer candidata en 14 abriles, un punto que subraya en un video aguafuerte en una cocina. Pero Sobchak todavía tiene el “efecto marmita”: tiene tantos detractores como admiradores.

Y, lo que es más importante, no está claro hasta dónde llegaría criticando a Vladimir Putin, un amigo cercano de su comunidad desde que ella era pupila.

Vieja conocida de Putin

El Kremlin dio la bienvenida a la candidatura de Sobchak. “Ksenia tiene mucho talento y ha adquirido experiencia en distintos campos en los últimos años”, dijo con una sonrisa el director de prensa de Putin, Dmitri Peskov.

La chavea es hija de Anatoli Sobchak, corregidor de San Petersburgo entre 1991 y 1996, y curiosamente jerarca de un desconocido Vladimir Putin que ejercía entonces como vicealcalde.

Sobchak fue una de las caras más reconocidas que participó en manifestaciones organizadas por la examen contra irregularidades detectadas en las elecciones rusas.

Según informa BBC Rusia, Putin meció fielmente en sus brazos a Sobchak cuando era una pupila. Aunque algunas voces aseguran que el presidente es su padrino, ella siempre lo ha obtuso.

Cuando ella le preguntó en una conferencia de prensa por el controvertido líder checheno Ramzan Kadyrov, Putin contestó riendo:”¿Quién la dejó entrar?”.

Sin confiscación, según declaró la propia zagal el miércoles, Putin”no parecía eficaz” cuando recientemente le informó en privado de sus intenciones de presentarse a las próximas elecciones.

Putin conoce a Sobchak desde que era una pupila.

La campaña electoral de Rusia comenzará oficialmente en diciembre, cuando se aplazamiento que los partidos políticos celebren congresos para designar a sus candidatos.

Un ciudadano ruso no respaldado por un partido político tiene derecho a registrarse como candidato presidencial independiente, siempre que reúna al menos 300,000 firmas de apoyo.

Sobchak dijo que anunciaría a su equipo y detallaría su programa electoral en una conferencia de prensa la semana próxima.

Reina de la telerrealidad

Actualmente, Sobchak es la editora superior de la revista L’Officiel, presentadora en el canal de televisión independiente Rain, columnista y celebridad conocida en todo el país. Según Forbes, anhelo US$2,1 millones cada año.

Al principio del milenio, sin confiscación, Ksenia Sobchak era casi solamente reconocida por su presencia en fiestas de la élite rusa.

Ksenia Sobchak fue durante abriles una de las presencias más habituales en fiestas y eventos de la “jet set” rusa.

En 2004 le llegó su gran éxito al comenzar a presentar “Dom-2”, un programa de telerrealidad similar a “Gran Hermano” en el que jóvenes discutían constantemente sobre acto sexual, relaciones y sexo.

Se trata de uno de los espacios más populares y duraderos en la televisión rusa, hasta el punto de que según sociólogos, casi el 100% de los rusos saben quién es Sobchak.

Su vida de ostentación entre la élite del país la llevó incluso a protagonizar su propio docu-reality, en el que aparecía acudiendo a fiestas y corriendo semidesnuda en un salón de belleza o en una bañera de espuma.

Asimismo ha hecho cine y participado como solista en espectáculos musicales.

Contenido relacionado

Por qué Alexei Navalny, el principal enemigo político de Vladimir Putin, quedó fuera de las elecciones presidenciales de 2018

loading...