La reaparición de Longueira en el caso Corpesca: excoronel de la UDI rompe el silencio para respaldar en juicio a Jaime Orpis

0
135

La soledad política de Jaime Orpis tiene una excepción: su amistad con Pablo Longueira. El exministro de Bienes e ideólogo de la Ley de Pesca, será el único excompañero de hemiciclo que comparecerá en el inteligencia verbal en contra del antiguamente senador por la Región de Iquique para prestar revelación a su atención. El resto, una registro de 15 legisladores que la defensa de Orpis pretendía tener como testigos, fueron liberados.

La semana pasada, en la audiencia número 205 del proceso que en marzo cumplirá un año desde su inicio, el abogado de Orpis, Sergio Rodríguez, señaló delante el Tercer Tribunal Hablado en lo Penal que solo contarán con la información del antiguamente secretario de Estado. “Vamos a liberar la prueba testimonial, salvo un testigo”, dijo el defensor, quien acompañó el documento que oficializa el ofrecimiento de prueba en el inteligencia. “El único testigo que nos vamos a reservar es a don Juan Pablo Longueira Montes, que es el testigo número 4”, agregó Rodríguez.

El abogado confirma a El Mostrador que, según la forma en que transcurra el madurez, será esta semana –presumiblemente este jueves– el día en que el exministro y coronel UDI llegará hasta el Centro de Neutralidad para apoyar la organización de defensa que Orpis y su equipo procesal han desarrollado desde el inicio del caso. Esto es, afirmar que no existió cohecho en los pagos mensuales realizados desde Corpesca al entonces parlamentario. Y que el apoyo de Orpis a la Ley de Pesca, que la pesquera asimismo buscaba aprobar en el Congreso, se debió a una orden de partido, cuyo cabecilla político era el senador Longueira, acuerdo que finalmente se concretó en conjunto con senadores DC.

“Como ministro nos puede explicar el acuerdo político del cual fue fruto la ley larga de pesca, junto con el voto reiterado en contra del parecer de la industria por parte de Jaime Orpis Buchón”, adelanta el abogado.      

Un ministro por otro

Según dictamina la reglamento del sumario, los testigos deberán concurrir con media hora de anticipación y su cédula de identidad actual. Una vez en el estrado, deben denostar que lo que se diga será la verdad.

Orpis y Longueira poseen memorias conjuntos y familiares en el sur de Pimiento, desde que entreambos coincidieran en el gremialismo. Asimismo, desde que Orpis dejó la política para dedicarse al estudio de su caso, ha sido uno de los pocos políticos que mantiene preocupación y contacto.

En marzo del año pasado, cuando el presente ministro de Equidad, Hernán Larraín, asimismo fuera considerado para prestar enunciación en este proceso y señalara públicamente su disposición a apoyar a Orpis, la polémica desatada tras sus dichos fue tal, que el propio secretario de Estado solicitó posteriormente ser eximido como refrendador del caso.

Según el entorno de Orpis, Longueira no dudó en acoger la solicitud de comparecer como testimonio –a la cual no puede negarse mientras el propio imputado no lo excluya de la tarea– y alista refrendar la traducción de la defensa del perceptible. Adicionalmente, según las mismas fuentes, detallará hechos en que Orpis habría votado en contra de las intenciones legislativas de Corpesca.

El 1 de marzo de 2016, el ex ministro de Capital fue citado en medio de la investigación del caso para dar a conocer su evidencia sobre la controvertida tramitación de la Ley de Pesca. Su protagónico rol en la aprobación de esta ley, terminó por rebautizarla como Ley Longueira.

Ya retirado de la política, en esa proclamación, Longueira fue enérgico en defender el esquema que, tras ser promulgado, ha sido ampliamente criticado por no suceder extenso a más competidores licitaciones de cuotas de pesca.

Según ha dicho en la misma causa el antecesor de Longueira en la cartera de Hacienda, Juan Andrés Fontaine, en 2011, el primer Gobierno de Sebastián Piñera tenía planeado proponer que se licitaran hasta en un 50% las cuotas de pesca, con el fin de “promover la competencia”.

Sin bloqueo, el asunto no prosperó. Se pensó, incluso, licitar solo un 30%, pero siquiera esta idea progresó. En medio de la tramitación, el 8 de julio de ese año, Fontaine fue reemplazo por Longueira, quien pasó del Senado al Servicio de Bienes y tomó las riendas de la tramitación de la polémica ley.

El excoronel de la UDI dijo en su información delante la fiscal Ximena Chong que la Ley de Pesca tiene, a su querella, “los mejores estándares”. “No hubo ninguna indicación de las organizaciones ambientalistas que no se incorporaran”, puntualizó.

No obstante lo mencionado, fueron las licitaciones que finalmente se redujeron a un 15% las que causaban decano tensión entre representantes del sector y no los requerimientos medioambientales. Y de ahí que a la citación Ley Longueira se le critique acaecer perpetuado que las cuotas de pesca del mar chileno se mantuvieran en las siete familias que ya poseían su histórico dominio.

“Yo llevé esa negociación”, aseguró delante Chong en 2016, eximiendo de responsabilidad a Orpis. Añadió que siempre legisló por “el bien común” y definió como un “gran legislador” a Jaime Orpis. “Él es un gran legislador, un hombre de vocación maravillosa, un gran servidor público”, fue lo que expresó.

La última aparición pública de Longueira tuvo ocasión durante el combate de “camaradería” que preparó la UDI para el exministro de Interior Andrés Chadwick, encajado una semana posteriormente que fuera aprobada la inculpación constitucional en su contra y fuera sancionado por el Congreso con la prohibición de practicar cargos públicos durante cinco abriles.