La risa incontrolable de ‘Joker’ es una enfermedad real y se llama epilepsia gelástica

0
125
loading...

Las siniestras carcajadas son el peculiaridad más característico de este ingenioso tosco de cómics y en existencia los ataques de risa incontrolable sí son una enfermedad como nos los mostraron en la película Joker.

La nuevo cinta dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix se permitió ciertas libertades para construir al personaje principal de Arthur Fleck. En la película se revela que las carcajadas del príncipe payaso de crimen se deben a una condición patológica que le provoca reírse cuando está deprimido, nervioso o estresado.

La risa de este Joker fue muy distinta a las que anteriormente habíamos escuchado con otros actores. Esta carcajada era incómoda, amarga y en diferentes escenas de la película vimos a Arhur tratando de detenerla pues le causaba dolor y parecía que lo ahogaba.

Estos síntomas existen en verdad como una patología llamamiento epilepsia gelástica. Asimismo se le conoce como risus sardonicus o enuresis risosa, y quienes la padecen tienen ataques epilépticos acompañados de carcajadas incontrolables, movimientos automáticos y estados de consciencia alterados.

Se trata de un tipo de convulsiones cuyo principal indicio es la risa que puede parecer regular y hasta contagiosa, pero en cierto punto llega a convertirse en poco mecánico e incómodo para la persona que la sufre y para quienes la escuchan.

Los expertos en neuropsicología creen que esta enfermedad es ocasionada por un daño cerebral, específicamente por tumores en el hipotálamo. Esas fallas en el sistema nervioso igualmente causan que la persona experimente placer durante las convulsiones y cambios en el comportamiento.

El tratamiento para la epilepsia gelástica se hace a almohadilla de medicamentos, que en existencia no la eliminan sino que ayudan a que los ataques sean menos frecuentes. Cuando los pacientes dejan de tomarlos, sus convulsiones se repiten más seguido.

¿Les suena al Joker de Phoenix? Totalmente. Su risa era incómoda incluso para él mismo y trataba de calmarla sin éxito. Solía confundir el placer con el dolor y lo veíamos sonreír en momentos en los que una persona popular estaría sufriendo mucho. Cuando hace sus bailes, sus movimientos parecen controlarlo y seguramente no estaba consciente.

Arthur estaba tomando medicamentos para controlar su enfermedad, pero cuando se los quitan sus ataques se hacen más frecuentes. Encima ya había estado internado en el hospital psiquiátrico Arkham .

La mayoría de los villanos de Batman tienen algún trastorno psiquiátrico y el Joker de Joaquin Phoenix nos mostró a un hombre con una enfermedad efectivo que termina de explotar cuando la sociedad “lo trata como basura”. ¿Se te quitó la sonrisa del rostro?

loading...