La Semana Política y las teorías sobre la posible suspensión del Presidente Piñera si la acusación constitucional es aprobada en la Cámara

0
42

La incriminación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera y el tablas en torno a su posible destitución fue el tema principal de este miércoles en La Semana Política, donde el director ejecutor de El Mostrador, Federico Joannon, adjunto al abogado constitucionalista Javier Couso y la politóloga Pamela Figueroa analizaron sobre este nuevo pasquín acusatorio que presentó hoy la examen en contra del Mandatario, luego de los informes revelados de la compraventa de la minera Dominga en el ámbito de los Pandora Papers.

Una discusión que está en el medio es si procede la suspensión del Presidente Piñera en caso de que la imputación constitucional sea aprobada en la Cámara de Diputados, por la centro más uno de los parlamentarios, antiguamente de que pase al Senado para la valor final, que debe ser adoptada por dos tercios de sus integrantes.

De acuerdo a Couso, «hay buenos argumentos” para ambas disertación –tanto la suspensión o no del Presidente. Sin requisa, acotó que “a mi razón la Constitución debe interpretarse como que en el caso del Presidente no queda suspendido».

El abogado explicó, sin requisa, que esta situación quedaría a criterio del Congreso, y en caso de que existieran diferencias de opinión entre la Cámara y el Senado, se desataría una crisis constitucional: «Técnicamente la interpretación es de la Cámara. Va a activo una crisis si el Senado tiene una interpretación distinta a la Cámara».

«Si hay una desacuerdo de opinión entre la Cámara y el Senado en este aspecto, tenemos una crisis constitucional», volvió a reiterar.

«Estamos en un ámbito desconocido, desconocido y sin precedentes, porque en la historia constitucional no hay precedentes de presidentes cuyas acusaciones hayan sido aprobadas. Arturo Alessandri tuvo una en el año 38, Carlos Ibáñez del Campo tuvo una, pero fracasaron en la Cámara, entonces no tenemos precedentes de cómo se interpretó la Constitución del 25», sostuvo.

Agregó que «ni está en las atribuciones del Tribunal Constitucional para arbitrar esa diferente interpretación que podría acontecer entre la Cámara y el Senado. Estamos en una situación muy compleja porque no tiene precedentes».

“Tampoco tenemos claro qué haría el Presidente. Supongamos que la Cámara es de la teoría de que cabe la suspensión, ¿cómo logra que eso se implemente si el Presidente piensa distinto? Estamos en una situación muy compleja”, indicó.

En relación a las reglas de sucesión frente a una eventual destitución de Piñera, Couso dijo que «en mi interpretación, se sigue aplicando las reglas habituales. Primero el ministro de más inscripción cargo (Interior), luego el ministro de Hacienda (…) y solo si faltan todos los ministros, entra la presidencia del Senado».

Por extremo, insistió en que «tengo la convicción -a estas gloria jurídica- de que no procede la suspensión en el caso de que se apruebe la inculpación contra el Presidente Piñera, como por lo demás ocurre en el país desde donde copiamos la incriminación constitucional (Estados Unidos). En los casos de Bill Clinton y Donald Trump, el impeachment se aprobó en la Cámara Descenso, pero siguieron gobernaron «.

El estudio político de Pamela Figueroa

Por otra parte, la politóloga Pamela Figueroa brindó su visión respecto al panorama político que se abre con esta denuncia contra Piñera. En primer oportunidad, sostuvo que «estamos en una crisis de legalidad y confianza en dirección a las instituciones políticas que viene hace bastantes abriles, pero que ha cristalizado a partir del año 2019 en delante, por eso estamos en un proceso constituyente, y cualquier tipo de situación como esta, donde se afecta la probidad y la honra, horadan aún más la legalidad y confianza en dirección a las instituciones, y eso es muy arduo en un entorno de un sistema presidencial».

Figueroa señaló que «hay un presidencialismo exacerbado, y cuando hay crisis política es muy difícil encontrar una alternativa, porque el contexto institucional no te lo permite, y eso hace que las diferencias políticas se acrecienten».

«Tenemos un régimen presidencial que tiene una robusto tensión con el Congreso, y estamos adicionalmente en un proceso de mucho cambio político. Están dadas todas las condiciones políticas para que esta delación pueda tratar de saldar ciertas situaciones de recuperación de confianza institucional, de veterano transparencia», manifestó.

Respecto a la posibilidad de que la delación se apruebe en la Cámara, Figueroa estimó que «hay bastantes posibilidades de que esto avance, sobre todo porque los propios parlamentarios de la coalición de Gobierno están proporcionado complicados con la situación, porque un clase de ellos están en campaña, entonces encontrarse asociados a un presidente que no tiene respaldo (…) para ellos no es ningún aporte a su campaña o a las propuestas que ellos quieren hacer en dirección a delante».

«Eso -agregó- acompañado de que el candidato presidencial de la coalición oficialista asimismo está suficiente débil (…) Si se constituye la argumentación a protección de la recriminación constitucional, va a ser muy enrevesado para ellos no aprobar».

«En el Senado es mucho más enrevesado, porque no hay una mayoría de las oposiciones, y probablemente eso va a estar muy asociado a como el Presidente se comporte», cerró.

Escuche el audio de La Semana Política acá: