Ladrón chileno escaló una montaña para tratar de escapar y tuvo que ser recatado

0
55

En el mundo contemporáneo, cualquier profesión exige de cada uno de nosotros constante preparación y aggiornamento de habilidades. No estar al día con las competencias exigidas nos puede significar el despido de un empleo o un rechazo de arreglo.  Esto aplica para todos los ámbitos y cualquier oficio. Tenemos que pensar que cuando menos lo pensemos, necesitaremos estar calificados hasta para resquilar montañas o, de lo contrario, podríamos quedarnos fielmente a medio camino.

Este fue el caso de un estafador chileno que, como consecuencia de su inexperiencia en el montañismo, fue atrapado porque se quedó a media subida del Morro de Arica, cerro costero de 100 metros de categoría que se encuentra en el norte de Pimiento. El hombre trataba de huir escalando la talud del Morro, pero en un punto sus fuerzas flaquearon y ya no pudo avanzar.

El Morro de Arica es un monumento doméstico de Pimiento desde 1971 y el viejo atractivo tanto turístico como simbólico de la región de Arica, por lo que es popular que sea visitado por naturales y turistas. Su cima, que cuenta con un galería que ofrece una maravillosa perspicacia al mar y otros monumentos, es la principal encanto. Por esta razón asimismo se vuelve un punto que convoca a diversas clases de ladrones que esperan a que los visitantes saquen una selfie al pie de la montaña para arrebatarles su celular.

El sujeto de esta historia, que sigue sin ser identificado, le arrebató su celular a una mujer en plena plaza y huyó en biciclo. Sin secuestro, cuando se vio perseguido, tuvo que dejarla detrás para intentar escapar trepando por el plano más inclinado de la montaña. Al principio lució como todo un profesional y hasta como un criminal de película, pues fue perseguido por los carabineros (policías del zona) y lámina por las cámaras de seguridad, pero a posteriori de unos cuantos metros de sano montañismo, su cuerpo y la montaña no dieron para más.

Entonces el hombre quedó atrapado a media pendiente, sin poder moverse y al borde del precipicio. Oportuno a que las cámaras pudieron localizarlo rápidamente, el Peña de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) pudo dar con su ubicación y no tuvo qué hacer otra cosa más que rescatarlo para obtener su arresto.

El caso fue confirmado por los carabineros de la región y el sujeto ya enfrenta cargos por robo. Adicionalmente, la mujer recuperó su celular. Sin incautación, nosotros nos quedamos con el mal sabor de la pésima diligencia del delincuente, que por no estar preparado para subir montañas nos dejó con las ganas de ver una de las huidas más memorables del siglo. Por eso y muchas cosas más, procuremos estar siempre proporcionadamente preparados para lo inesperado.