Ladrón es atrapado por vecinos y les pide llorando que no le dañen el carro porque es de su mamá

0
68

Aquellos ladrones que robaban para ayudar a los pobres se acabaron hace mucho tiempo o tal vez nunca existieron, pues ahora parece que roban sin obligación. Adicionalmente, perjudican a las personas de su misma colonia o a los de su misma condición social.

En Buenos Aires, Argentina, un rama de asaltantes entraron durante la perplejidad con un armamento a robar un pequeño circunscrito comercial que todavía se encontraba amplio. Las cámaras de vigilancia captaron todo y aunque parecía que todo iba acertadamente para los criminales, al final, el dueño de la tienda y los vecinos los acorralaron.

Los tres ladrones entraron muy envalentonados con ayuda de una pistola a robar el billete de la caja registradora, pero en un momento de descuido, el dueño de la tienda arremetió contra ellos con un palo y consiguió sacarlos de su específico.

Ya fuera, los vecinos se unieron para atrapar a los rateros y los bajaron del carro Chevrolet Aveo en el que intentaban huir. Hartos de la ola de crímenes a mano armada en el distrito, los habitantes de la colonia empezaron a destrozar el carro mientras llegaba la policía y uno de los ladrones empezó a lagrimear pidiendo que no le hicieran ausencia al carro porque era de su mamá.

Las autoridades llegaron a tiempo, pues los vecinos del ensanche comuna 9 de Medellín parecían querer ajusticiar a los infractores. Los policías tuvieron que separar a algunos hombres que no dejaban de calentar a los delincuentes. Es en esos momentos se audición al caco suplicar por el automóvil.

Todo terminó cuando la policía se llevó a los delincuentes, pero lo preocupante debería ser que estos rateros en verdad eran muy jóvenes. Incluso se alcanza a escuchar que el carro es un Uber, lo que incluso da pistas macabras sobre el rango de etapa de las personas que cometen delitos en estas unidades, desde agresiones sexuales hasta atracos como este.

La situación es preocupante y el caso de este arrabal argentino representa muy perfectamente cualquier población de Latinoamérica. En verdad, esperamos que este chavea usurero pague lo que tenga que satisfacer y recomponga el camino por su jefecita santa.