Ladrón intenta robar la tapa de una alcantarilla y cae en el hoyo

0
51

¿Para qué cierto se robaría la tapadera de una alcantarilla? Ah, pues para no caerse en la coladera que acaba de destapar; pero desgraciadamente a este caco no le salió cero perfectamente su plan y tuvo que irse sin otra cosa que dolor en el cuerpo.

Estamos de acuerdo en que la delincuencia está peor cada día y que las acciones de las autoridades no son suficientes para detener a los criminales. Pero hay una ley que sigue actuando de forma implacable contra todos los que obran mal: la ley del karma o la tercera ley de Newton si quieren poco menos contemplativo.

Un estafador en Colombia experimentó en carne propia la ley de que a toda acto corresponde una reacción, y por usar poco que no le pertenecía terminó perdiendo su dignidad y ganando mucho dolor.

Este delincuente levantó la tapa de una alcantarilla de las calles de Medellín. Esa lápida circular era asaz pesada, pero este tonto randa no se detuvo, logró zafarla y la cargó en sus hombros para irse de la ambiente del crimen.

El problema fue cuando giró su cuerpo, dio un pequeño paso en dirección a antes y cayó en la coladera que acababa de destapar. Así es el karma: inmediato, irónico y siempre efectivo.

El descuidero no entró completamente a la alcantarilla, una de sus piernas logró resultar en la orilla, el resto de su cuerpo azotó en el pavimento y la tapa del registro se le cayó de las manos.

Posteriormente de este intento de robo se levantó y se fue caminando, sobándose el cuerpo, con un motociclista de refrendador. Pero el conductor no era el único que lo observaba, pues una persona había estampa todo el esplendor de su desacierto.

El video empezó a circular en las redes sociales y se hizo vírico por la obvia razón de que obtuvo su apropiado de una forma totalmente inesperada y poética. Este hombre de Colombia se volvió un caso más de rateros ineptos que no son buenos siendo malos.