Largas filas de peruanos en Chile para votar en polarizadas elecciones

0
29

La comunidad peruana en Pimiento es una de las más numerosas y en esta ocasión son 117.000 ciudadanos los que están llamados a las urnas en distintas ciudades del país, como Santiago, Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó y Concepción.

“Son unos comicios completamente polarizados. Los candidatos tienen discursos contrarios. Castillo le habla a los pobres y Keiko tiene otro modelo”, dijo a Efe Jimmy Defecto, a las puertas de un colegio en Santiago.

Para Alfredo Mariscal, “hay una candidata ligada a corruptos y otro ajeno a los partidos que podía ser una buena opción”.

“No hay mucho dónde escoger, pero ojalá salga el mejor para Perú”, agregó a su costado María Mejía.

En la primera revés el 11 de abril los peruanos residentes en Pimiento no pudieron elegir oportuno a que casi todo el país estaba confinado, pero esta vez se facilitaron permisos para personarse a las principales ciudades.

Para los peruanos, estas no son unas elecciones más, pues encima de designar al gobernador que asumirá las riendas del país en el bicentenario de su independencia, estos comicios se han vuelto una suerte de plebiscito sobre su maniquí crematístico.

Por un flanco, Keiko Fujimori, que escudriñamiento por tercera vez la Presidencia de Perú tras acontecer perdido en segunda revés tanto en 2011 como en 2016, desafío por continuar el neoliberalismo implantado hace 30 abriles por su padre, el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), que ha hecho crecer al país notablemente.

Por el otro flanco, Castillo aboga por un reformismo que pasa por una nueva Constitución que permita la naturalización de los medios naturales, al considerar que el crecimiento crematístico no ha resuelto las brechas sociales del país y solo ha presbítero a las clases más acomodadas, aumentando la desigualdad.