Las armas de Valdés para dar su batalla decisiva por el Presupuesto

0
866
loading...

En los últimos siete días el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, tuvo que enredar las repercusiones mediáticas de los dos acontecimientos que marcaron la memorándum económica del gobierno: el veto a la reforma laboral y la discusión por el salario mínimo. En los dos el ministro salió magullado, porque sus planteamientos no generaron consensos, obligándolo a aceptar definiciones que no lo convencían al cien por ciento.

Adicionalmente, Valdés recibió los dardos de columnistas, políticos y dirigentes del mundo empresarial, quienes consideran que tras estos episodios quedó débil. Incluso hubo quienes se atrevieron a poner en duda su permanencia en la cartera.

En medio del huracán mediático, Valdés respondió. “Respecto al Presupuesto 2017, me encuentro completamente empoderado y respaldado por la Presidenta”, señaló a Pulso.

Dos días posteriormente en el programa El Informante, repetía la idea: “No estoy cansado, estoy con hartas ganas de seguir haciendo el trabajo diario”.

Así, Valdés llega “herido” a una de las batallas más duras que le quedan por dar: la confección del presupuesto para el año 2017, el cual ya ha avanzado que será severo (crecería en torno al 3%), porque sólo de esa forma podrá cumplir la meta que se planteó cuando llegó a Teatinos 120: que Pimiento vuelva en 2020 a contar con balanceo fiscal.

Por eso, ya prepara la organización y artillería que usará para ingresar esta batalla.

La artillería que se viene

Si admisiblemente en estos días las críticas se han concentrado en el traspié de la reforma sindical y el salario reducido, altas fuentes del oficialismo aseguran que una de las peleas internas más complejas, y en la que resultó vencedor, fue aquella en la que “aterrizó” los alcances de la promesa de gratuidad en educación.

Valdés fue clave a la hora de conjugar el concepto de realismo y disminuir solo hasta los cinco primeros deciles (para las universidades del Cruch y cinco privadas sin fines de provecho) la gratuidad en educación superior.

En esta misma serie, se apunta que habría sido el ideólogo de la fórmula comprometida para el próximo año, y que debe ser ratificada durante la discusión del Presupuesto 2017.

Se trata de mantener como “techo” para la gratuidad a los alumnos de los cinco primeros deciles, pero ampliar la cobertura en dirección a los Centros de Formación Técnica (CFT) e Institutos Profesionales sin fines de ganancia.

Esta ampliación pegado “hacia los lados” de la gratuidad no es casual: si acertadamente tras el laudo del TC, que acotó el beneficio, el Gobierno quedó “en deuda” con los CFT e IP, incluir a estas instituciones manteniendo el tope del 50% más insuficiente implica un desembolso beocio de posibles para el Fisco. Se calcula que un discípulo de estas instituciones implica solo un tercio del costo.

Entre las batallas que le quedan a Valdés, está el compromiso del oficialismo de dejar amarrado el Presupuesto para el año 2018, donde debe decidir zanjada la expansión de la gratuidad universitaria de las instituciones ya señaladas hasta el sexto decil más inerme.

El pasivo político

En los últimos días, los comentarios de pasillo en el mundo crematístico y político apuntan al apoyo con que cuenta Valdés para imponer la idea de un presupuesto más austero.

Hay quienes argumentan que sus credenciales en materia económica no serán suficientes si no cuenta con el apoyo político. Tras los últimos acontecimientos, Valdés se ha donado cuenta que es esencia combatir ese dita político.

Los principales aliados, y en quienes más se ha apoyado desde que asumió en Hacienda, son el titular de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre; el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy; el director de Presupuesto, Sergio Granados y el ministro de Energía, Mayor Pacheco.

Igualmente, mientras estuvo en el cargo, estrechó lazos con el ex ministro del Interior Jorge Burgos. Con él, encima de Eyzaguirre, fue con quienes impulsó la idea de aplicar la memoria del “realismo” delante el ímpetu reformista de buena parte de la Nueva Mayoría, en particular el ala izquierda del oficialismo.

En el salita, igualmente ha conseguido formar equipo con del ministro de Agricultura Carlos Furche y el ministro de Capital, Luis Felipe Céspedes. De hecho, en la reunión que sostuvo la semana pasada con los senadores y economistas del PS; Pacheco, Furche y Céspedes lo escudaron.

A nivel parlamentario, el mundo que le era más desconocido y esquivo a Valdés antaño de admitir el ocupación, el economista ha estrechado lazos con parlamentarios esencia.

Adicionalmente de amparar una sintonía singular con la bancada de senadores de la DC -partido que oficia casi como un confederado de Valdés a la hora de poner coto a las reformas estructurales y donde el Senador Andrés Zaldivar– hay dos miembros de la Cámara Suscripción, de su mismo partido, con los que ha estrechado lazos: Guido Girardi y Ricardo Lagos Weber.

El primero asoma como un coligado esencia, regalado su carácter de “socio controlador” de la colectividad, y el segundo ostenta el cargo de presidente del Senado.

En la Cámara Mengua, se identifica a los diputados José Miguel Ortiz (DC) y Pepe Auth (hasta hace poco PPD), los dos miembros de la comisión de Hacienda.

Quienes lo conocen sostienen que sus grandes detractores y con quienes Valdés tiene más conflictos “son aquellos que no ven como necesarios los equilibrios macroeconómicos ni su obsesión por cumplir con la regla fiscal cuando la economía está a la baja”.

De hecho, es esa ala más dura de la Nueva Mayoría, la cual ha instalado la idea de que las elecciones se ganan con decano desembolso, no con superávit, y que si no hay ingresos se puede echar mano al Fondo de Estabilización Crematístico Social (FEES).

Pese a las presiones, Valdés se ha mantenido firme en sus convicciones, echando debajo las relación de que las elecciones se ganan con anciano consumición. “Perdimos las elecciones con un déficit muy grande y con un aumento de gasto muy grande. No garantiza nada despeinarse y soltarse las trenzas y hacer una gran expansión”, señaló el miércoles pasado en una entrevista en El Informante, con lo cual dio un portazo a las pretensiones de quienes anteponen la coyuntura electoral frente a la disciplina fiscal.

¿Echará mano al FEES?, es la gran pregunta. Es probable que lo haga, pero de guisa limitada y no para costear nuevos gastos, sino para reemplazar deuda, pero siempre manteniendo los niveles de gastos.

Reencantar al mundo empresarial

Si acertadamente su venida al cargo fue celebrada por el mundo empresarial, no solo por su calidad técnica sino por el contraste que marcó respecto de su antecesor, Alberto Arenas, en el oficialismo asumen que si aceptablemente a Valdés es “respetado”, su derrota en la batalla interna respecto de la Reforma Sindical le restó puntos.

Alberto Salas, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio  (CPC), en el programa Mesa Central de Tele13 Radiodifusión, puso en duda de su capacidad de influir. “La verdad es que uno tiene duda permanente del nivel de influencia de todos los ministros en este Gobierno, aseveró.

La relación con el presidente de la CPC y el de Sofofa, Hermann von Mülenbrock, ha ido de más a menos, ya que las altas expectativas con que partió se han ido desinflando.

Pero Valdés necesita que los empresarios impulsen el crecimiento. En esta ocupación será esencia lo que haga el senador socialista Carlos Montes, quien está articulando una nueva organización: capturar el apoyo de empresarios individuales.

Según comentan sus cercanos, para dos o tres semanas está organizando reuniones con empresarios con nombres y apellidos, para conseguir su compromiso con el crecimiento y la reactivación de la inversión.

Para ello, Montes ha pedido a cambio a Valdés que ponga una cuota de apoyo en el próximo presupuesto, que ejecute lo que tiene que ver con consumición de hacienda. Asimismo se examen que se agilice la tramitación del fondo de inversiones y las concesiones pendientes, ya que esto  será el encanto para que el sector privado se anime y revitalice la inversión.

La relación con la Presidenta

El apoyo de Montes, del PPD y la DC, son claves para Valdés en el impulso del crecimiento. De hecho, quienes han hablado con él en los últimos días indican que su único temor hoy es que no logre revertirse pronto la desaceleración económica y que eso le reste puntos frente a la Presidenta.

Según quienes han participado en las reuniones del comité político de Palacio -compuesto por los ministros del Interior, Segpres, Segegob y Hacienda-, la de Valdés con la Presidenta es una relación directa.

Encima, explican quienes han compartido con él en el salita, si admisiblemente opera de forma proporcionado autónoma, antaño de tomar decisiones relevantes es de “conversar mucho”.

Sus interlocutores favoritos, relatan estas fuentes, son Eyzaguirre (con quien comparte una sintonía prácticamente total en materias económicas), Aleuy y Pacheco.

Sin bloqueo fuentes señalan que lo importante es lo que piense la presidenta y hasta qué punto seguirá apoyándolo en los cortaduras y la severidad fiscal. “El dice que está bien ser arquero y atajar los goles, pero su preocupación es que si no es capaz de lograr que la cosa mejore en cuanto a crecimiento y ánimo para invertir, la presidenta empiece a escuchar a otras personas que quieren reactivar la economía a través del gasto público”, explica un cercano.

De hecho, agrega que Valdés le teme más al fuego amigo, a los globos sondas de seguir haciendo reformas, a las AFP e Isapres.  “Sabe que si aparecen estos nuevos puntos de conflicto, la idea de crecer se desvanecerá y con ello todavía sus posibilidades de detener el avance del compra.

Agregan que ese es el lado que lo puede terminar por debilitar, ya que ahí pondrá en la mesa las cartas de seguir embarcado en un barco que va directo a aumentar adeudo o seguir sus planteamientos ortodoxos y no perder la credibilidad frente a sus pares a nivel mundial. A fin de cuentas, Rodrigo Valdés es uno de los tres economistas chilenos con mayores credenciales.

Lee igualmente:

 

Fuente:T13.cl

loading...