Las cárceles de Holanda se están quedando vacías; hay más vigilantes que presos

0
98

Mientras que allá en tu colonia escueto “El Brayan” te sigue quitando el cuartos y tu celular, en Holanda el crimen ha sido tan bajo que han tenido que cerrar al menos 27 cárceles.

Los datos son duros y precisos, pues según las fuentes oficiales se sabe que cayó el número de presos en los Países Bajos, siendo 20,463 en 2006, y tan solo en 2016 la sigla se redujo drásticamente a tan solo 10,102 presos.

carcel_vacia_rejas

Según los datos proporcionados por el World Prison Brief, las estadísticas mencionan que esto equivale más o menos de 59 presos por cada 100 mil habitantes, que, en comparación de los Estados Unidos, es una sigla hilarante, pues el gobierno de Donald Trump se enfrenta a los 666 presos por cada 100 mil habitantes.

Cerca de señalar que las cárceles de los Estados Unidos albergan poco más de 2,100,000 reclusos.

Holanda

Pero, ¿por qué ha disminuido el número de delincuentes?

Resulta que los Países Bajos implementaron leyes que permiten a los criminales obtener la oportunidad de una rehabilitación verdadera, pudiendo ir a casa con una pulsera de tobillo para seguir monitoreando el proceso.

Libre

Todo este movimiento ha resultado ser aún más benéfico para todos, pues los holandeses han mostrado ser más creativos para darles utilidad a las viejas cárceles, utilizandolas principalmente como asilos y apartamentos para familias de bajos posibles.

Prisiones de otros lugares han sido utilizadas como áreas recreativas para que las personas jueguen fútbol  y utilicen las áreas como canchas para diferentes deportes, incluso algunas instalaciones han implementado gimnasios y cocinas.

Holanda cárcel

Los expertos apuntan que uno de los principales motivos por el que la delincuencia haya disminuído se debe a la Era Digital, ya que gracias a ella la mayoría de jóvenes entre 12 y 18 abriles, considerados el decano peligro de los delitos callejeros, ahora pasan el tiempo frente a una computadora o dispositivo con internet, por lo que se mantienen alejados del crimen.

Por otra parte,  en Ámsterdam están convirtiendo una penitenciaría en un nuevo distrito residencial para tener a miles de familias, lo que le ha costado al gobierno más de 70 millones de dólares. Otra penitenciaría en Haarlem fue comprada por el municipio almacén para convertirla en una universidad.