Las cifras del INDH a un mes del inicio del estallido social: 345 querellas contra agentes del Estado y 217 personas con traumas oculares

0
78
loading...

A un mes de iniciadas las movilizaciones por demandas sociales en el país, periodo en el que se decretó Estado de Emergencia Constitucional entre el 18 y 28 de octubre, el Instituto Doméstico de Derechos Humanos (INDH) realizó un movimiento de la interpretación de los agentes del Estado, señalando que “la situación es grave y que se han violado los derechos humanos, de acuerdo a los casos que hemos conocido, denuncias recibidas y querellas presentadas”.

Los casos más graves son cinco homicidios, de los cuales tres fueron cometidos por funcionarios del Ejército, uno por un infante de escuadra y otro por carabineros, contra quienes se presentaron las querellas pertinentes. Se interpusieron asimismo acciones por siete casos en los que los hechos configuraron el delito de homicidio frustrado. En total son 345 las querellas interpuestas en auxilio de 506 personas representadas por el INDH.

De las querellas, 245 corresponden al delito de torturas y en específico, 58 de ellas tienen  connotación sexual. Son comunes asimismo los casos de personas con lesiones graves y gravísimas, quienes presentan heridas por balines, golpes de puños, patadas, y lumas en el contexto de las detenciones, por quienes se han presentado 13 acciones legales.

El INDH ha estado en 79 comisarías y 56 centros de salubridad, donde constató directamente la emblema de 6.362, personas detenidas y de 2.381 heridas, respectivamente.

Sobre estas últimas destacan la suscripción emblema de 217 heridos por disparos de perdigones en sus luceros, siendo el más oneroso el del estudiante de sicología, Gustavo Gatica, que fue impactado en entreambos globos oculares.

El Instituto se hizo presente incluso en 158 manifestaciones, para resguardar el permitido derecho manifestarse pacíficamente y para observar la correcta aplicación de los procedimientos policiales.

El director Sergio Micco, dijo adicionalmente que esperamos que “estemos iniciando una nueva etapa en que el respeto a los derechos humanos cobre plena vigencia”.

CIDH visitará el país para corroborar situación de DD.HH.

A las querellas del Instituto Doméstico de Derechos Humanos, se suma la recepción in alienado a nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entre el 18 y 21 de noviembre.

En una carta publicada en redes sociales, la CIDH agradeció al Gobierno “la identificación de un punto focal, así como en lo relativo a la logística, seguridad y transporte para la delegación de la comisión”.

Esta visitante argumenta a la invitación que hizo el ministro de Imparcialidad, Hernán Larraín, al organismo para que realice una observación en circunscripción.

Adicionalmente, esta visitante in esquizofrénico se dará una semana a posteriori de que una comisión del INDH, cercano a la defensora de la Principio, Patricia Muñoz, y representantes del Estado, expusieran sobre la crisis social de Pimiento en una audiencia pública que se llevó a angla en Ecuador, en la que el punto central fueron los derechos humanos.

En esa serie, el consiliario del INDH, Branislav Marevic, dijo que “hemos documentado una gran cantidad de prácticas sobre uso indiscriminado de la fuerza. El uso de armas de fuego es altamente preocupante, están causando daños irreversibles”.

En tanto, Patricia Muñoz se refirió a 174 casos en que niños, niñas y adolescentes, a lo dadivoso del país, han sufrido violaciones a sus DDHH, y agregó que tienen documentados 12 casos de heridos de bala, 26 heridos por perdigones y 5 niños con trauma visor.

Pese a las pruebas presentadas, el asesor del Tarea del Interior, Mijail Atún, descartó que hayan ocurrido violaciones de los Derechos Humanos durante las últimas semanas y sostuvo que, para comprender lo que ha sucedido, había que ponderar el contexto de “disturbio”, para lo cual mencionó el incendio a las escaleras de emergencia a la sede de Enel, en el centro de Santiago, o la ignición de varias estaciones del Metropolitano.

“Son daños materiales que han destruido los derechos de muchas personas en Chile, que pierden su negocio, su trabajo, sus bienes, el derecho a movilizarse. No son solo daños materiales, sino un conjunto de daños a los DDHH de todas las personas vandalizadas”, sostuvo Atún.

loading...