Las mujeres clave en la despenalización del aborto en tres causales en Chile

0
450
loading...

La ley del pérdida llevaba dos abriles y medio de debate en el Parlamento.

Luego de dos abriles y medio de debate, este lunes fue un día histórico para Pimiento ya que finalmente el Tribunal Constitucional dio luz verde a la ley que despenaliza el feto en tres circunstancias.

Con esta atrevimiento, el parada tribunal rechazó los dos bienes presentados por parlamentarios opositores con el objetivo de frenar la iniciativa.

Y quedará en manos de la presidenta, Michelle Bachelet, promulgar la norma que legaliza el malogro en caso de peligro de vida de la madre, inviabilidad fetal o violación que ya había sido aprobada por el Parlamento.

Te presentamos a las mujeres que lo hicieron posible.

1. La presidenta: Michelle Bachelet

Antiguamente de Michelle Bachelet, ningún presidente chileno propuso despenalizar el monstruo, que el común Venerable Pinochet criminalizó en 1989, poco antiguamente de dejar el poder. Incluso la propia mandataria evitó presentar una ley en este sentido durante su primer gobierno, entre los abriles 2006 y 2010.

Michelle Bachelet fue la primera mandataria en proponer despenalizar el fracaso.

Al sugerir la iniciativa, el 31 de enero del 2015, la exdirectora de ONU Mujeres abrió un frente de conflicto con la examen política, y adentro de su propia coalición.

Proponer una ley del monstruo implicaba confrontar, entre otros grupos, a los sectores más conservadores de la Democracia Cristiana, uno de los partidos más importantes de su coalición, la misma que llevó al poder a los mandatarios Patricio Aylwin (1990-1994), Eduardo Frei (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006).

La presidenta decidió emplazar su caudal político a la iniciativa, pese a que cuando firmó el plan, ya enfrentaba el intenso debate en torno a sus reformas tributaria y de educación.

“Bachelet tuvo la valentía de llevar adelante su compromiso de gobierno en uno de los pocos países donde el aborto está penalizado y en una sociedad que desde la dictadura hasta ahora, ha tenido muchas dificultades para hablar de temas vinculados a los derechos sexuales”, le dice a BBC Mundo Mané Salamanca, jefa de la oficina Pimiento de ONU Mujeres.

2. La ministra: Claudia Pascual

Claudia Pascual, primera ministra de la Mujer en Pimiento.

En septiembre de 2016, cuando el esquema llevaba más de un año en discusión, la comisión de lozanía del Senado debía tomar una osadía crítica: seguir o no delante con la tramitación.

La iniciativa se salvó por tres votos contra dos, incluyendo la valor a merced de la demócrata cristiana Carolina Goic, hoy candidata presidencial.

En ese momento, Claudia Pascual, primera ministra de la Mujer y Equidad de Especie en Pimiento, casi nada pudo contener las lágrimas.

Con voz quebrada, habló a los parlamentarios: “Son las niñas, las mujeres y las adolescentes de este país las que necesitan una respuesta del Estado… uno que las contenga y las respete en sus propias convicciones, en sus propios pensamientos… les agradecemos como Ejecutivo la posibilidad de seguir tramitando este proyecto”.

Pascual, primera militante comunista que llega a un gobierno de gobierno en Pimiento en 41 abriles, fue vocera permanente en un tema que genera intensas reacciones.

Pese a que un 60% de la ciudadanía apoya la despenalización en las tres causales que invocó el gobierno, es tanta la crispación que genera el tema en Pimiento que la primera ministra de sanidad de Bachelet, Helia Molina, debió renunciar a su cargo horas posteriormente de afirmar en una entrevista que en clínicas privadas, “familias conservadoras han hecho abortar a sus hijas”.

3. La propagandista: Claudia Dides

Un 60% de la ciudadanía apoya la despenalización en las tres causales que invocó el gobierno de Bachelet.

“Estoy contenta de haber dedicado ocho años a esta causa, de ser parte de este proceso de libertad, de autonomía. Tengo la impresión de que sentimos lo mismo que sintieron las mujeres que consiguieron el derecho a voto”, le dice a

BBC Mundo la socióloga Claudia Dides, directora ejecutiva de “Miles”.

La estructura de Dides es financiada, entre otras instituciones, por la fundación de la escritora Isabel Allá.

“Nuestra estrategia más importante ha sido trabajar con gremios, sindicatos, trabajadores de salud, unificando grupos con distintas posiciones, capacitando profesionales, dando argumentos sólidos para el debate”, agrega.

“Miles” es parte de una historia de acción directa que nace en los grupos de mujeres formados en la dictadura, cuyas demandas fueron desplazadas durante la transición democrática.

Hoy, tras casi tres abriles de discusión sobre el monstruo en el Congreso, organizaciones, abogadas, expertas, ginecólogas y matronas, igual que mujeres que quieren dar evidencia de su experiencia, han contrario un espacio donde hacerse oír, ya sea delante las comisiones parlamentarias, en redes sociales o medios de comunicación, terminando con el tabú que rondó el tema por décadas.

4. Parlamentarias concurso: Lily Pérez y Karla Rubilar

Dos votos de la concurso política a Bachelet fueron decisivos para tramitar la despenalización del feto. Los dos vinieron de mujeres.

Activistas sostienen una pancarta adentro del Congreso Doméstico en Valparaíso.

“No soy dueña de la verdad, no puedo decidir por otros”, comenzó diciendo la doctora y diputada Karla Rubilar en el congreso en marzo del 2016.

En un encendido discurso, la parlamentaria de centro derecha citó a Valerie Giscard, el presidente francés que despenalizó el fracaso en 1975.

“Como católico, estoy contra el pérdida, como presidente de los franceses, considero necesaria su despenalización.

Como diputada de todos los chilenos, yo voto a cortesía de las tres causales”, concluyó. Una ovación de los partidarios del plan se escuchó en la sala.

En julio del 2017, la senadora Lily Pérez debía manifestar su voto. Mientras hablaba, escuchó que un manifestante antiaborto le pedía que se callara.

La parlamentaria miró alrededor de las tribunas y respondió: “¡Y no me callo! No me voy a callar porque soy mujer y quiero defender lo que las mujeres sentimos”. En una álgida sesión parlamentaria, la senadora fue el voto que permitió aprobar todas las causales, incluyendo la de violación.

“Muchas mujeres violadas van a seguir adelante con su embarazo, y las admiro. Pero no tengo por qué exigirle lo mismo a todas las mujeres si algunas no quieren hacerlo y han sido violadas, y por eso razón voy a aprobar también esta causal. He dicho”, sostuvo.

Contenido relacionado

El Congreso de Pimiento aprueba el plan de ley para despenalizar el fracaso que ahora pasará al Tribunal Constitucional
Pimiento aprueba la despenalización del malogro en tres causales en histórica osadía
“Mi hijo se mutilaba mientras crecía en el útero”: Paola Valenzuela, la chilena cuyo bebé iba a expirar por el raro síndrome de bridas amnióticas y su lucha por que la dejaran malparir

loading...