Le dejó su número en el parabrisas a la que le gusta… con quien hablaba era con el hermano

El sexo se presenta en todos los tamaños y formas. A veces silvestre, de fuego tardo, duradero, fugaz, con la persona correcta o con los no correspondidos, pero no me vas a desmentir que enamorado, el mundo cambia, sobre todo cuando estás tras los huesitos de tu crush. No es casquivana establecer una táctica de conquista, aunque debes mantenerte atento a tu plan o podrías acaecer por una vergüenza o peor, enamorando a alguno más.

Un ejemplo de dictamen en la conquista es Alberto H. Alanís, quien se atrevió a dejar una nota con el coche de su crush, pero no fue ella quien respondió al llamado del acto sexual, sino el hermano. Frente a la sorpresa, no le quedó al hombre mínimo más que lamentar el error y seguir intentando. Al final, ya había comenzado por ganarse a la comunidad.

Alberto compartió su historia a través de un video de TikTok en su cuenta @btoha. En el clip contó que por fin se animó a dejar su número de celular a una chica de su universidad. Su táctica parecía no pifiar. Él la vio desde acullá bajarse de su coche, pero al no poder encontrarse con ella, le dejó una nota en el parabrisas con su circunstancia de contacto y solo le quedó esperar a que su plan resultara.

Y para sorpresa, funcionó. Alberto recibió un mensaje en su celular de un número desconocido que abrió la conversación con “Holaaaa, dejaste tu número en el parabrisas de mi cocheeee (sic)”. Al parecer, el pez mordió el arponcillo y ahora Alberto tenía cancha abierta para mostrar sus mejores dominadas en el arte de la conquista. Pero no esperaba lo que vendría a continuación.

“Sí lo que pasa es que vi que bajaste de tu coche y la verdad te quería hablar, pero ya te habías ido” le dijo Alberto como respuesta al mensaje. Con la sutileza de un fiel, le presentó la situación y el coqueteo parecía surtir objeto, pues las preguntas y el interés siguieron surgiendo. Desde el número desconocido, le preguntaron al fuerte hombre qué cuatrimestre cursaba.

Alberto siguió con la respuesta, le dijo que de segundo y le devolvió la pregunta. Pero en circunstancia de aceptar una respuesta, una pregunta fuera de la conversación surgió en el chat: “¿De qué color iba yo?”. Entonces Alberto sintió el real terror y comenzó a dudar si su plan estaba yendo proporcionadamente como él pensaba.

Conversación con el hermano

Cuando el adolescente enamorado le dijo el color con el que recordaba a su crush, la conversación se pausó por unos minutos para rematar con un choque bajo: “Sí, bro. Es mi hermana”. Una sentencia que le llegó a Alberto como balde de agua fría. “F” en el chat para Alberto, como dicen los chavos.

Encima, Alberto añadió un clip en el que se le ve respondido el mensaje con un sticker. Y aunque todos esperan una segunda parte de la historia, el autor del video dejó un comentario en el que aclaraba que el destino de su romance se definirá cuando regrese a la escuela, posteriormente de su periodo vacacional.

Latest articles

345.4k Followers
Follow

Related articles