Llega a Chile el millón de mascarillas comprometidas por la Fundación Luksic: donación generó confusión en redes sociales

0
207

Esta mañana, en el revoloteo Latam Cargo LA1202 proveniente de Shanghai, llegó a Santiago el millón de mascarillas especializadas (KN95) donadas por la Fundación Luksic, y que serán entregarán a hospitales y centros asistenciales del país.

“Tras un largo viaje que implicó un enorme trabajo de gestión y logística, por fin está en Chile el millón de mascarillas especializadas. Ahora comenzaremos a toda velocidad con la distribución a hospitales de todo el país para poder así proteger a los trabajadores de la salud, que día a día se sacrifican por cuidarnos a todos”, comentó Paola Luksic, presidenta de la Fundación Luksic.

Las mascarillas fueron transportadas en un avión operado por Latam Cargo cuya operación requirió de más de trece equipos multidisciplinarios que planificaron y coordinaron el revoloteo, así como de 15 miembros de tripulación de mando que fueron los responsables de soportar a parte el alucinación de 57 horas y traer de regreso a Pimiento los insumos para el personal de lozanía.

La donación llega en un momento de escasez mundial de insumos adecuado al COVID-19 y luego de que el Servicio de Sanidad anunciara que el uso de mascarillas será obligatorio en lugares públicos, todo tipo de transportes e incluso en ascensores.

Las mascarillas especializadas serán repartidas por Correos de Pimiento en todo el país: llegarán a 62 hospitales y 19 consejos regionales, los que fueron determinados por el Colegio Médico, luego de un detallado aumento de información en conjunto con las autoridades sanitarias.

De acuerdo a un comunicado, la Fundación Luksic aseguró que encima se encuentra trabajando por traer igualmente un millón de guantes quirúrgicos y en otras iniciativas que puedan contribuir a carear esta pandemia. Esto, adicionalmente del fresco aporte efectuado al fondo ventilado por la Confederación de Producción y Comercio (CPC) que ya ha reunido más de $80 mil millones para combatir el Coronavirus y que se ha puesto a disposición del Servicio de Sanidad.

No eran los ventiladores

La recibo de las mascarillas provocó una confusión que tuvo oficio en redes sociales, luego de que numerosos usuarios aseguraron que el cargamento se trataba de ventiladores mecánicos gestionados por el Gobierno.

La información fue desmentida a través de Twitter por el ministro de Vigor, Jaime Mañalich.

“En este punto he sido extraordinariamente claro en que no vamos a decir una palabra sobre llegada de ventiladores mecánicos. Los ventiladores están llegando a un ritmo prudencial. Hemos optado por embarques más pequeños, por el riesgo que significa un embarque masivo y la posibilidad de un atrapamiento de toda esa carga en algún aeropuerto”, añadió el secretario de Estado consultado por la prensa más tarde.

Mañalich hizo narración a las múltiples denuncias de gobiernos, sobre todo de países en vías de incremento, de que sus órdenes de abastecimiento médico y en singular de ventiladores, son confiscados por las autoridades de los países en que los vuelos hacen escalas, apremiados por la falta de atender a sus propios habitantes.