Los 15 platillos y bebidas más extraños alrededor del mundo; solo de verlos se te quitará el apetito

0
44

¿Crees que la parentela que le pone pizza a la piña está cometiendo un delito contra la cocina? Bueno, sí lo están haciendo, pero igualmente existen otras comidas mucho peores.

Tal vez creas que eres una persona con gustos exóticos, interesada por los sabores más inusuales y con pasión por las presentaciones culinarias más extravagantes. Lo que pasa es que nunca has tenido en tu boca un caballito de mar o un pulpo agonizante que trata de obstinarse a tu esófago. Estos 15 platillos y bebidas más o menos del mundo son tan extraños que hasta los Cheetos con crema te parecerán normales y deliciosos.

1. Tarántula crujiente

Un específico para los aracnofóbicos. En Camboya capturan tarántulas, las fríen sazonadas en óleo hirviendo y las comen como si mínimo. Lo atípico es que aseguran que su sabor es muy agradable, como si fuera pollo con bacalao.

2. Huevo centenario

Si crees que eres un comensal extremo por ponerle catsup a tu “buebito”, este platillo está en otro nivel. Estos huevos se vuelven negros porque se conservan en una mezcla de cenizas, arcilla y cal. Tienen un robusto olor a amoniaco y azufre, y solo quien tiene un estómago a prueba de todo los probaría.

3. Néctar de ojo de oveja

Una cosa es echarse un “taco de ojo” y otra, fielmente beberse un quid de ojo de oveja. En Mongolia, este preparado de zumo de tomate, vinagre y globos oculares de ovejas está repleto de vitaminas y, de hecho, se utiliza como un remedio para quitar la resaca. Estamos seguros de que muchos preferiríamos dejar de tomar cerveza y licores con tal de nunca tener que probar este asqueroso “quitacrudas”.

4. Patas de cagueta

En países de Latinoamérica es poco popular poner las patas de la miedoso en un caldo como complemento, pero en China se las comen solas. En esa nación, este emparedado que preparan frito es muy popular y lo puedes encontrar prácticamente en cualquier espacio.

5. Piel con lubricante de ballena

En Groenlandia, el muktuk es una de sus especialidades más raras y difíciles de digerir. Este platillo simplemente es piel y sebo de ballena ártico que se sirve cruda. Aunque su textura es muy chiclosa y aceitosa, es un manjar con muchas vitaminas C y D. Adicionalmente, se puede preparar en interpretación frita.

6. Larvas de hormiga

En México se les conoce como “escamoles” y se trata de las larvas de las hormigas negras Liometopum, unos insectos muy agresivos que anidan en las plantas de agave. Los mexicanos fríen las larvas en sartenes con mantequilla y especias para servirlos (adivinaste) en un taco. El platillo tiene la textura del requesón pero con un extraño sabor a nueces y mantequilla. Incluso le llaman “caviar de insecto”.

7. Pinrel con gusanos

Hablando de insectos, ¿qué te parecería una rica quesadilla con gusanos? Aunque no suena para carencia sabroso, en la billete de Cerdeña, en Italia, preparan un pinrel de cuajo de oveja que dejan en descomposición para que se le formen larvas de mosca. Este manjar conocido como pinrel Casu Marza contiene insectos en toda la aposento y cuando lo sirven, deben tener cuidado de no moverlo mucho para evitar que estos salten del plato.

8. Cobaya

¿Recuerdas a ese hámster mascota que tenías en la primaria? Pues imagina que lo hubieras puesto en engorda y luego te lo comieras. Suena muy cruel, pero en Perú, prácticamente, ese es el platillo llamado “cuy”, es opinar, un roedor de tamaño mediano que preparan relleno, asado o a la plancha. Y antaño de que digas que no, ten en cuenta que es un alimento muy bajo en lubrificante y rico en proteína.

9. Pez balón

Este platillo de Japón llamado fugu lo hemos pasado en varias series y películas, y sabemos que se trata de uno muy peligroso porque el pez planeta básicamente tiene una sustancia venenosa citación tetrodotoxina en todo el cuerpo. Ese tóxico puede matar instantáneamente a una persona y aún no se cuenta con ningún contraveneno efectivo. Aun así, las personas se arriesgan y ponen su vida en las manos de cocineros que necesitan un permiso peculiar para preparar un fugu.

10. Cría de pato

En Filipinas a este platillo se le ardor balut y, comúnmente, se le conoce como el “huevo con patas”. El nombre se debe a que se trata de un huevo que contiene la cría de un pato posteriormente de 18 días de crecimiento. Cuando el comensal abre el huevo, en su interior está un ave con huesos y pico, y así lo disfrutan.

11. Astuto seco

No entendemos por qué cierto comería un bocata que en efectividad no tiene mucho sabor, pero en Hong Kong, el saurio seco es un snack suficiente conocido y popular. Su textura es crujiente, pero igualmente se prepara en conserva con licor, pues la familia piensa que la carne de cuco tiene propiedades medicinales. Se cree que cura los resfriados, es un energizante y ayuda a apearse de peso.

12. Pulpo vivo

¿Quieres manducar poco muy fresco? El sannajki de Corea del Sur es lo que estás buscando, porque se trata de un pequeño pulpo que es hervido o freído y te lo sirven sazonado en un plato con semillas y óleo de sésamo mientras sigue moviéndose. Su sabor es único, pero corres el peligro de que sus ventosas se peguen a tu boca o esófago.

13. Luceros de atún

Ojo con este platillo. Se trata de globos oculares de atunes gigantes, que tienen mucha tocino, están rodeados de músculos y los venden en muchos supermercados de Japón. La verdad, nosotros seguimos prefiriendo el atún en envase, gracias.

14. Carrusel, estrellas de mar y escorpiones

¿Qué es lo que comúnmente sirven en palos en tu país? En muchos lugares y centros comerciales de China te ofrecen palillos con carrusel y estrellas de mar secos o fritos. Encima, te ofrecen escorpiones que no están del todo muertos, pues incluso se siguen moviendo y debes tener mucho cuidado para que no te corten con sus tenazas o te piquen con su aguijón.

15. Caldo de ratón

Tal vez necesites un buen trago para pasarte el mal sabor y asquerosidad de estos platillos tan desagradablemente reales. Pero si te ofrecen una copa de caldo de ratón en China, tienes que conocer que no se trata de ninguna marca, sino de una bebida en la que una comunidad de ratones fueron ahogados y sus cuerpos fermentaron el caldo durante un año.

Claro que no te dan una botella con los cadáveres flotando, pero los chinos beben esto como un tónico para el hígado y la piel, así como para solucionar problemas de asma. Aquí ya nos quedamos sin aliento solo de conocer de lo que se trata.