Los 5 códigos de vestimenta masculina para acudir a una entrevista de trabajo

0
118

Caballeros, sabemos que a la hora de conseguir un trabajo las empresas contratan en cojín a las aptitudes del postulante y no por su apariencia… Tal vez en un mundo utópico así sería, pero la verdad es que los entrevistadores y empresarios buscan añadir a sus filas familia que sea y luzca profesional, es por ello que las primeras impresiones son sumamente importantes.

Sin confiscación, no hay condición de ir extremadamente formal a todas tus entrevistas, el secreto en estos casos sería hacer un poco de investigación previa para memorizar el ámbito y así designar un outfit cordial a la situación.

El día de hoy hablaremos de las reglas que debes tomar en cuenta para designar la ropa que usarás en una entrevista de trabajo dependiendo de su vuelta. Existen 5 categorías en los códigos de vestimenta y qué prendas específicas debes usar para cada una. ¿Estas diligente para conquistar el mundo sindical?

Primero que ausencia, investiga

Como te lo mencionamos anteriormente, debes investigar un poco más sobre la empresa a la que te diriges, y no nos referimos a lo gremial, sino indagar sobre ¿cómo son los días en ese lado? ¿Es un trabajo formal? ¿Es un trabajo de oficina? Cosas que te den una idea de como visten las personas normalmente ahí.

Una vez que descubres eso aplicarás la regla de “Un paso más alto”, que significa vestir un poco más formal de lo que acostumbran en la empresa; es proponer, si ves que los trabajadores normalmente visten pantalones caqui y camisa de vestir sin corbata, entonces deberás presentarte a la entrevista con pantalones, saco y una camisa con corbata, pero no de traje, sino poco más casual adentro de la formalidad.

Pregúntale a las personas que trabajan ahí para que te den una tutela y sepas más o menos por donde originarse. Incluso podrías concretar una encuentro al extensión y ver con tus propios luceros cómo va el hábitat gremial. Algunas empresas cuentan con mucha información en sus páginas web, esa asimismo sería una buena forma de asomar a investigar.

Niveles de formalidad para una entrevista de trabajo

Como les decía, la formalidad es la que dicta que outfit será el correcto para usar. Existen 5 categorías o “pasos” de formalidad:

– Formal de negocios

– Negocios

– Informal

– Casual

– Ropa de trabajo

A continuación veremos cada una con más detalle.

1. Vestimenta formal de negocios

fomal de negocios

Para este tipo de entrevistas necesitas verte como un hombre de negocios que toma las decisiones más importantes, formales y conservadoras del superficie. Si estás siendo entrevistado para un trabajo que requiere traje de negocios diario, la única forma de vestirte el primer día es con uno puesto.

Trabajos como una firma de abogados importante, altas posiciones en instituciones bancarias y financieras, roles ejecutivos, posiciones políticas de detención nivel o cualquier trabajo relacionado con personas poderosas. Es más, si tu empleador y jefes usan traje, tú todavía. Aquí no hay beneficio para el error, si intentas impresionar a las personas que proponen el puesto debes exhibir impecable.

Empieza con un traje de colores sobrios, como cerúleo marino umbroso o apagado umbrío sin patrones. Procura que el saco sea cruzado y ajuste a la medida. La camisa deberá ser blanca, mújol, de cuello extendido o puntiagudo (no abotonado); puntas del cuello afiladas, frente parejo y sin arrugas. En cuanto al calzado, elige unos zapatos tipo Oxford negros o cafés (lisos), y cuida que tus calcetines coincidan con el color del traje.

En cuanto a accesorios, la corbata deberá ser de colores y patrones conservadores, falta brillante o resultón, y cuyo abundante no toque el cinturón, el cual deberá ser frito, parejo y con una pequeña hebilla de metal. Agrega un pañuelo de faltriquera blanco, un cronómetro de pulsera de metal que coincida con la hebilla del cinturón.

Finalmente, procura que todo tu conjunto esté perfectamente planchado, con bordes afilados, desinteresado y que ajuste lo mejor posible.

2. Vestimenta de negocios

semiformal

La vestimenta de negocios “estricta” es para impresionar a los empleadores y no da pie a un poco de expresión de nuestra parte. Por el contrario, la vestimenta de negocios da espacio para tomar un poco de libertades y poner estilo personal hecho con buen gustillo. Este tipo de código se usa en entrevistas en trabajos en los que puede que no uses traje todos los días, pero es posible que te convoquen para reuniones o presentaciones importantes.

Este tipo de código de vestir es consumado para trabajos como algunas firmas de abogados y bancos, puestos gerenciales o administrativos, empleos de consultoría de negocios, relaciones públicas, publicidad, puestos de servicios públicos, puestos académicos. El punto es centellear como si desde un principio encajaras en el oficio, incluso si posteriormente optas por otros looks.

El traje podrá ser azaroso y de texturas suaves, sin patrones llamativos y adecuado a la medida. La camisa puede ser blanca mújol o con estampados ligeros y de cuello extendido (no abotonado). En este caso los zapatos pueden juguetear más con el contraste, es afirmar, si el traje es garzo marino indeterminado, unos zapatos cafés lisos se verán correctamente; eso sí, los calcetines deben coincidir con el color del pantalón.

En cuanto a accesorios, opta por corbatas lisas, pero si decides padecer con patrón solo cuida que no sea muy vistoso. Evita materiales y colores brillantes. El cinturón que sea del color de los zapatos con un pequeña hebilla de metal, pañuelo en el faltriquera, cronómetro de pulsera de metal o cuero bruno.

Si comparas los dos estilos de vestimenta notarás pequeñas libertades que de la forma estricta no podrás hacer, solo procura no exagerar en tus toques.

3. Vestimenta informal de negocios

infomal negocios

Pongan atención, varones, porque este tipo de vestimenta es el que más nos sacará de apuros. A menos que estés en un campo de formalidad particularmente detención como derecho o finanzas, la mayoría de los trabajos no requerirán cero más que una camisa y tal vez una corbata, lo que significa que siquiera necesitarás sobrellevar un traje a tu entrevista.

Esta vestimenta va para trabajos de cubículo u oficina en pequeñas y medianas empresas de nivel original o medio, trabajos administrativos y de servicio civil, posiciones minoristas exclusivas, ingeniería, laboratorios, puestos de computación o de sector tecnológico en común, servicios de comida. Cualquier tipo de trabajo cuya entrevista no demanda una presentación exagerada.

El casual de negocios puede cubrir una serie más amplia de opciones que las categorías de vestimenta de negocios; sin secuestro, para la entrevista siempre opta por accesorios conservadores, lo que significa usar un saco y corbata, no perderás puntos por presentarte con estas prendas. Si llevas saco procura que sea deportivo y equívoco, sin estampados o con diseños ligeros, preferiblemente de vellón. Pantalones lisos con texturas mínimas, de colores celeste marino, grises o caquis.

En cuanto a la camisa, puede usar colores pero procura que no sean muy llamativos; muchos hombres apuestan por los pastel, que dan un toque de individualidad y originalidad, pero no dejan de ser sobrios para un traje. Los zapatos pueden contrastar al traje, negros o pardo tenebroso servirán. Los calcetines deben coincidir con el color del pantalón, pero puedes apostar con el contraste siempre y cuando no sea de mal alegría. La corbata puede ser de cualquier color o patrón mientras no sea demasiado ostentoso, solo asegúrate que vaya con la camisa, chaqueta y pantalón.

En cuanto a accesorios, el cinturón de cuero que no falta y del mismo color que los zapatos. Cronómetro de pulsera con correa de metal o cuero, pañuelo de faltriquera de color o estampado. El condición de negocios informal permite cambiar cosas como el saco por un chaleco o suéter, pero para las entrevistas procura adherirte a la fórmula básica del blazer conservador y pantalones de vestir color homogéneo.

4. Vestimenta casual

casual

“Casual” no quiere proponer que vistas como normalmente sales a la calle. Aunque en este código el saco y corbata no formen parte de la ecuación, el atuendo aún debe encontrarse profesional y aceptablemente organizado. Este tipo de look se lleva generalmente cuando es para un trabajo donde no hay código de vestimenta y el proceso de entrevista es relajado.

Se lleva en trabajos como tiendas o supermercados, restaurantes y servicio de comida, trabajo manual, servicio al cliente. No debes vestirte de forma informal para una entrevista a menos que estés muy seguro de que el trabajo es de jeans y camiseta.

Para propósitos diarios “casual” es una categoría enorme; para entrevistas es más acotado. Desea poco que elimine utensilios comerciales formales como el saco, pero que aún se ve respetable. La camisa puede ser de vestir o polo, limpia y mújol. Puede ser de color, pero los patrones deben estar razonablemente restringidos y procura fajarla. Pantalones lisos, no de mezclilla; los caquis funcionan consumado, eso sí, que estén limpios y admisiblemente ajustados.

Los zapatos pueden variar, desde cuero hasta brogues o bluchers siempre y cuando estén limpios y pulidos. Asimismo puedes optar por botas o mocasines. Los calcetines deben coincidir con los pantalones.

En cuanto a accesorios, la corbata es opcional, pero vale la pena considerarla, así como el saco; estos medios podrían ser una delantera en tu presentación. Un cinturón de cuero que combine con los zapatos, un cronómetro de cuero y la mejor comportamiento.

5. Vestimenta de trabajo

trabajo

Los trabajos de habilidades prácticas y físicas no implican que la vestimenta no sea tomada en cuenta. Aunque tu atuendo no sea la principal preocupación del entrevistador, el encontrarse un tanto profesional no te resta puntos nunca.

Trabajos de construcción, fontanería, carpintería, plantación, trabajo de campo o en fábricas. Muchas de estas empresas cuentan con un código de vestir específico dependiendo del dominio, muchos incluso proporcionan un uniforme, pero si el uso del uniforme no es riguroso o es ocasional, siempre es bueno conocer cómo vestir en estos casos. Las prioridades son un poco diferentes cuando sabes que vas a tener que trabajar con tus manos. La movilidad y la seguridad son más importantes que el estilo, pero aún así quieres fulgurar acertadamente.

En este caso no es necesario usar saco, una chamarra mújol estilo bomber puede funcionar. Camisas o playeras, en este caso pueden aguantar patrones o estampados pero procura que no sean llamativos y de mal placer. Las camisas a cuadro o de rayas siempre están a la orden. Evite los jeans de mezclilla azur claro, mejor usa pantalones de trabajo color caqui, garzo marino o pardo, a menos de que el trabajo especifique estilo y marca.

En cuanto a los zapatos, botas de trabajo si es relevante, zapatos casuales de cuero o botas si no lo es. En cualquier caso asegúrate de que estén limpios. En cuanto a accesorios, carencia que pueda entorpecer tus actividades, un cronómetro resistente y un cinturón de cuero pulido (a menos que por motivos de seguridad no sea necesario). Olvida las corbatas en este caso.

Y bueno, caballeros, finalizaré por recordarles que encima de su ropa, físicamente procuren encontrarse aceptablemente peinados, acicalados y oliendo lo mejor posible.