Los cuatro retos económicos del nuevo Gobierno de Rajoy en España

0
546
loading...

AFP

El conservador Mariano Rajoy se prepara a ser renovado al frente del Gobierno castellano, pero tendrá un beneficio de maniobra muy severo para hacer frente a los desafíos de la cuarta patrimonio de la zona euro, como el cargo y el desempleo.

Presupuesto y adeudamiento 

La primera tarea del nuevo Ejecutor conservador de Mariano Rajoy será obtener la aprobación de los presupuestos de 2017.

España debe sujetar su adeudo notorio a 4,6% del producto interior bruto (PIB) en 2016 y a 3,1% en 2017, según los compromisos asumidos frente a Bruselas.

Pero el ministro de Riqueza saliente previó recientemente un cargo de 3,6% el año entrante, al señalar que hará desliz un ajuste de al menos de 5.500 millones de euros para adaptarse a lo pactado con la Comisión Europea.

Con solo 137 diputados en el Parlamento de 350, los conservadores tendrán difícil aprobar medidas de sobriedad: los socialistas piden una política de estímulo, al igual que la izquierda radical de Podemos.

Hasta los liberales de Ciudadanos condicionan su apoyo a que se implemente una serie de medidas sociales, entre ellas complementos salariales para las familias más desfavorecidas.

Desempleo y mercado sindical 

Apearse el desempleo será uno de los principales desafíos del nuevo Gobierno.

Tras rozar el 27% de parados a fines de 2013, España registró en septiembre un 18,9%, la tasa más desvaloración en seis abriles, pero todavía la segunda peor de la zona euro, solo por detrás de Grecia.

Los conservadores aseguran que esta caída se debe a la reforma del mercado gremial adoptada tras su arribada al poder a fines de 2011, que redujo las indemnizaciones por despido y creó un nuevo acuerdo de duración indeterminada, con un periodo de prueba de un año.

Esa flexibilidad potenció sobre todo a la industria automotriz: España es el segundo constructor de vehículos por detrás de Alemania.

Entre 2014 y 2015 se crearon 1 millón de puestos de trabajo. Pero son en gran parte precarios o temporales.

Una parte de la herido del desempleo todavía se explica por el retroceso de la población activa, producto de la desplazamiento de jóvenes en búsqueda de mejor fortuna en el extranjero.

La examen reclama profundas reformas al mercado gremial. Rajoy, aunque se dice dispuesto al diálogo, puede mostrar reticencias para modificar una de sus leyes insignia.

Proseguir el crecimiento

Los diez meses de parálisis institucional en España parecen ocurrir tenido un intención insignificante sobre el crecimiento crematístico, que sigue siendo uno de los más dinámicos de la zona euro, desde que el país logró salir en 2014 de una recesión de cinco abriles.

El Tira de España prevé un crecimiento del PIB de 3,2% para 2016, un poco más eufórico que el Gobierno (2,9%). 

El país ha sacado provecho de los bajos precios del petróleo y tasas de interés, así como de la depreciación del euro.

No obstante, el Parcialidad Central advierte que estos factores perderán fuelle el año que viene, al igual que el consumo de los hogares y las empresas, como igualmente las exportaciones, determinantes durante la crisis.

Y las medidas antidéficit que tendrá que aceptar el nuevo Gobierno echarán peso sobre la finanzas, según algunos analistas.

Reforma de pensiones 

El futuro de las pensiones es otro tema a encarar. El envejecimiento de la población pone en peligro el sistema presente, aun con el retraso progresivo de la existencia de retiro, que debe sobrevenir de 65 a 67 para 2027.

Para subsanar el dita, el Gobierno ha acostado mano del fondo de reserva de la seguridad social, al punto de que este podría agotarse en 2017.

En el documento donde explican que permitirán una investidura de Mariano Rajoy, los socialistas -segunda fuerza en el Parlamento- exigen una reforma integral del sistema de pensiones.

Fuente:T13.cl

loading...