Los escenarios que baraja Ximena Rincón tras dejar el gobierno

0
571
loading...

En el sexto ajuste ministerial del segundo mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, tres ministerios sufrieron modificaciones, ajustado cuando vencía el plazo para que las autoridades con aspiraciones parlamentarias abandonaran sus cargos. 

Una de ellas fue Ximena Rincón, quien desde 2015 ejercía como ministra del Trabajo. En su reemplazo, asumió la ex ministra de Planificación durante el gobierno de Ricardo Lagos, Alejandra Krauss

La salida de Rincón del junta comenzó a gestarse hace semanas. El 3 de noviembre, cerca de las 15:00 horas, la entonces ministra del Trabajo llegó a La Moneda para reunirse con la Presidenta Michelle Bachelet. 

Tal como publicó T13, altas fuentes del oficialismo y del gobierno detallaron que uno de los temas del cita fue su alejamiento del recibidor con el objetivo de postular a una candidatura senatorial. Una posibilidad es que compita por el Maule, zona que representaba hasta antaño de entrar al gobierno de Bachelet en 2014, cuando llegó a la cartera de Secretaría Común de la Presidencia.

En todo caso, en abril de 2015 había asegurado en una entrevista con El Mercurio que tenía “decidido” retirarse de la política. “Posteriormente de este cargo, a posteriori de este trabajo, de este rol con la Presidenta, yo no sigo en política”, había dicho.

A la alternativa senatorial se suma que un sector de la DC ha promovido su nombre como posible carta a la presidencia del partido, que se zanjará en enero próximo y que hoy mantiene la senadora Carolina Goic. 

La salida de la ministra del gobierno fue abordada el martes con la bancada de diputados de la DC. En la cita incluso se bromeó que se trataba del “último” almuerzo de Rincón –en su calidad de ministra- con el grupo.

El diálogo fue desclasificado la tarde del miércoles por el diputado DC José Miguel Ortiz, quien en pleno hemiciclo aseguró: “ella misma nos expresó que había renunciado y le había agradecido a la Presidenta la confianza que tuvo con ella (…) ella misma lo dijo, oficialmente, renunció”. 

Su tensa relación con Valdés

Ximena Rincón fue la única constituyente del Comité Político que no abandonó completamente el equipo de gobierno con el cambio de junta que la Presidenta Michelle Bachelet realizó el 11 de mayo de 2015. 

En dicho cambio, la Presidenta removió a todo su equipo político, incluyendo -por primera vez desde el retorno a la democracia- al principal de Hacienda, Alberto Arenas. Sin confiscación, Rincón, entonces titular de la Segpres, fue trasladada a la cartera de Trabajo, lo que en su momento fue interpretado como un visaje a la DC por su osadía de deber dejado un año antiguamente el Congreso para aceptar como ministra de Bachelet.

Desde su aparición a Trabajo que Rincón ha protagonizado un espléndido historial de diferencias con Rodrigo Valdés, quien asumió en reemplazo de Alberto Arenas. 

Uno de los temas que enfrentó a entreambos ministros fue la reforma al sistema de pensiones, iniciada como respuesta a las masivas marchas del movimiento “NO + AFP”. En concreto, el destino del 5% adicional en las cotizaciones con cargo al empleador propuesto por Bachelet. Mientras Rincón era partidaria de que fuera a un fondo colectivo administrado por el Estado, Valdés ha defendido que este monto podría ir en parte a la cuenta individual. 

Encima, Rincón resintió el hecho de que en las últimas semanas Valdés quedó -en los hechos- a cargo de las ronda de reuniones con todos los partidos políticos, con miras a despabilarse un acuerdo transaversal en torno a una reforma a las pensiones. Dichos encuentros, impulsados por la Presidenta Bachelet, habían sido coordinados inicialmente por el titular de Interior, Mario Fernández.

Otro evidente desencuentro entre Rincón y Valdés se produjo luego que el Tribunal Constitucional declarara “inconstitucional” la titularidad sindical y la extensión de beneficios, aspectos considerados como el “corazón” de la reforma gremial. 

Mientras Rincón promovía la idea de ingresar un veto al plan, Valdés prefería el camino de una ley corta o perfectamente agenciárselas un acuerdo con la examen para una reforma constitucional que permitiera reponer la titularidad sindical.

En medio de esta tensión, la titular de Trabajo señaló que el gobierno había decidido el primer camino. Un día a posteriori, el entonces ministro de Interior y uno de los aliados de Valdés, Jorge Burgos, salió a sostener que la valentía aún no estaba tomada. Finalmente, se terminó imponiendo la juicio de Rincón y La Moneda optó por impedir el plan de reforma gremial. 

Otro episodio que enfrentó a los dos ministros fue el ajuste fiscal de 540 millones de dólares anunciado por el gobierno en febrero de 2016. La polémica se originó luego que Rincón asegurara que la medida podría activo impactado en el elevación del desempleo, lo que fue descartado en forma cateórica por Valdés. “Es completamente equivocado. No hay ninguna base para sostener que sea el ajuste fiscal lo que explique el aumento de desempleo”, sentenció el principal de las finanzas públicas. 

Fuente:T13.cl

loading...