Los «regalones» con plata: Mañalich, Vodanovic y Cruz-Coke reúnen los mayores recursos en las elecciones senatoriales de la RM

0
36

La Región Metropolitana (RM) suele ser sagacidad como “la madre de todas las batallas”, dada la cantidad de votos que concentra la zona. Por eso es que los partidos y pactos apuestan por sus mejores cartas para candidatearlas en dicha región, y ponen millonarios fondos para sus campañas, en el caso de los partidos.

De forma transversal, los pactos de partidos coinciden en que existen dos escenarios: uno que incluiría 2 candidatos de Pimiento Podemos +, 2 de Apruebo Dignidad y 1 de Nuevo Pacto Social. El segundo proscenio contempla la candidatura de la independiente Fabiola Campillai, sobre quien creen que tendrá numerosos votos, pero al ser independiente se le pone cuesta en lo alto la posibilidad.

En primera instancia el oficialismo pretendía sacar 3 parlamentarios, pero ahí admiten que el nombre de Rojo Edwards como representante del Partido Republicano torna poco probable el tablas. Sectores adentro de Pimiento Podemos + creen que Manuel José Ossandón (RN) y Jaime Mañalich (cupo Evópoli) podrían ser quienes avancen, mientras que en sectores de Nuevo Pacto Social piensan que Gabriel Silber (DC) podría tener mejores oportunidades. En Apruebo Dignidad, creen que sus nombres serán Karina Oliva (Comunes) y Guillermo Teillier (PC). Esto, a pesar de que la mayoría de las colectividades dice no tener mediciones concretas.

Para el director de la Escuela de Gobierno y Comunicación de la Universidad Central, Situación Pardo, la irrupción del Partido Republicano podría afectar al oficialismo, y si irrumpe Fabiola Campillai, podría –a su inteligencia– cerrarle puertas igualmente al resto de la examen, dejando un cupo para Apruebo Dignidad y uno para Nuevo Pacto Social.

El analista político sostuvo que la dupla Marcela Sabat-Ossandón podría reforzarse con el cuarto retiro y, delante un detención rechazo a Mañalich, dijo que “no estoy tan convencido de que su desempeño pueda ser tan bueno” en el sector poniente. “El PC tiene varios diputados en la RM, y eso le permite a Teillier tener una base territorial importante, cosa que no tiene Karina Oliva”, agregó.

Lo cierto es que cada pacto y cada partido tienen sus “regalones”, sus apuestas fuertes, a los que han traspasado millonarias cifras para sus campañas, y algunos de los cuales todavía han acaparado el interés de los empresarios. De todos modos, en esta campaña abundan los créditos con mandato y aportes propios. Otros, en singular independientes, no han recibido aportes o tienen sumas que alcanzan un peso.

Los “caballitos de oro” y los regalones

En total hay 45 candidatas y candidatos a senadores en la Región Metropolitana, entre cartas de pactos, partidos e independientes. Diferencia relevante la constituyen los bienes con los que cuentan para la campaña, incluyendo los aportes que efectuaron grandes empresarios para esta alternativa.

A diferencia de lo que ocurrió respecto de la Convención Constitucional, donde no hubo una correlación entre metálico y votos, en la parlamentaria sí se daría, según Oscuro. “Tienen un comportamiento más tradicional, en términos de que hay una mayor correlación entre recursos y votos, a diferencia de lo que pasó en la elección de los convencionales, que tenían un componente más épico, de elegir a personas comunes, independientes, y por eso es que le fue bien a la Lista del Pueblo”, detalló el analista.

“La electividad tiene que ver con una dotación de recursos, que permite un buen despliegue territorial”, añadió el analista, respecto a esta disyuntiva parlamentaria.

Desde esa perspectiva, las mayores cifras están en Pimiento Podemos +, que para la RM jugó con rostros conocidos, a diferencia de otros pactos. El exministro Jaime Mañalich, que va en cupo de Evópoli, lidera la índice de quienes más aportes han recibido, con un total de $252.061.258. De estos, $85.700.000 son con crédito por mandato, $64 millones de fondos propios, $63.586.667 donados por Evópoli y el resto corresponde a aportes de personas naturales.

En ese peña, el decano aporte se lo realizó Tomás Müller Sproat, fundador de Altis –una de las administradoras que llevó el fideicomiso ciego del Presidente Piñera el 2010– y exembajador de Pimiento en Reino Unido, y que adicionalmente aportó más de $14 millones a la campaña de Sebastián Sichel.

Alberto Eguiguren Correa le aportó $4,5 millones. Es abogado y patrón, parte de Russi & Eguiguren Limitada. Fue Presidente del Directorio de Laboratorios Pimiento S.A. y fue parte del directorio de la Clínica Las Condes. Una suma de $4 millones la donó Patricio Fernández Cox, fundador de Kinza Haber (fondo de caudal de peligro), mientras que aportaron el monto de $3 millones cada uno, Bernardo Larraín Matte (expresidente de la Sofofa y uno de los directores de CMPC), Javier Álvarez Pérez (socio y expresidente de Buses Hualpén) y Andrés Fuentes Barañao (Kinza Hacienda).

Su compañero de relación, Luciano Cruz-Coke, tiene un total de $219.511.034. De ese monto, $85 millones son por crédito con mandato. Mientras $59.683.333 los recibió de Evópoli –casi 4 millones menos que Mañalich– para la campaña. Entre sus mayores patrocinador están Juan Arrogante Babarovic, fundador de Sonda, que le aportó $7 millones, y Bernardo Larraín Matte, que le sumó $5 millones.

En la repertorio siguen, con $3 millones, Javier Álvarez Pérez (que todavía donó a Mañalich), Jacqueline Obrecht Bueno y Fernando José Echeverría Viario (patrón y exintendente). Carlos José Viario Claro, aportó $2.500.000, mientras que el exministro de Capital, Félix de Vicente, aportó $2 millones. Encima, $2.500.000 sumó Leonidas Aníbal Viario Echeverría, compensador de La Polar. Y asimismo aparece el aporte de $2 millones de Patricio Parodi, presidente del directorio de Porción Consorcio.

Más debajo en Pimiento Podemos + aparece Manuel José Ossandón, con $196 millones, de los que $150 millones son créditos con mandato, $6 millones de aportes propios y $40 millones donados por Renovación Doméstico. Ese mismo montó le dio RN a Marcela Sabat, al que añadió $100 millones por crédito con mandato, llegando en total a los $140 millones. No registran aportes de personas naturales.

Y en la UDI está Daniela Cabezas con más de $41 millones, la medio de los cuales es aporte del partido. Carolina Lavín tiene $110.800.000, de los que solo $10 millones corresponden a aporte de su partido y $100 millones a crédito con mandato.

La carta cachas del Partido Republicano es Rojo Edwards, que suma $130.892.442. De estos, poco más de $119 millones son por crédito con mandato, $2 millones donados por Andrés Pérez Cruz (hermano del presidente de Gasco), entre otros. El compañero de nómina que le sigue en aportes es Álvaro Pezoa, con un total de $62.230.000. Entre sus aportantes está Jorge Marín Correa, director de CMPC, que le sumó $9 millones, misma monograma que inyectó Bernardita María González Morandé, quien era capitalista en CMPC. Un monto de $7.249.990 es de Reinaldo Spoerer Hudson. En tanto que Florentino Cisternas Michea y María Carolina Gazitúa le aportaron $5 millones cada uno, y $1 millón Wolf Hans Von Appen.

Las diferencias en las oposiciones

En Nuevo Pacto Social las diferencias son importantes. Quien lidera las cifras es la candidata del PS, Paulina Vodanovic, con $251.837.700, de los cuales $100 millones son aportes provenientes del Partido Socialista y $136 millones los constituyen créditos con mandato. Mucho más debajo están los montos de la carta DC Gabriel Silber, que tiene $60 millones de crédito con mandato y $20 millones de la DC. Esa misma monograma le dio la Democracia Cristiana a Eugenio Ortega Frei, quien sumó $30 millones de crédito con mandato, teniendo un total de $53.845.000. Cierra Verónica Pardo (ind. Partido Progresista) con poco más de $60 millones, 50 de ellos aportados por el PL.

Las cosas en Apruebo Dignidad son similares. Quien va con más fortuna es el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, con $122 millones de créditos con mandato y $25 sumados por el PC, superando los $147 millones. Casi la medio tiene Claudia Pascual, todavía PC, con $67.870.000, de los que 40 son vía crédito con mandato y $25 millones del PC. Karina Oliva (Comunes) suma, entre créditos y aportes del partido, más de $58 millones, mientras que solo $826.000 tiene su compañero de relación Gonzalo Martner. En RD Sebastián Depolo lleva $71.521.079, y $71 millones son a través de crédito con mandato. Su compañera de inventario, Rocío Donoso, suma más de $27,5 millones entre crédito y aporte del partido.

En el PPD los bienes son más bajos. Natalia Piergentili tiene un total de $17.831.000: $15 millones donados por el PPD, y entre cuyos aportantes aparece con $1 millón el patrón Juan Ignacio Sutil Servoin. Su compañero de cinta, Alberto Pizarro, tiene a su favor $5 millones del PPD y 9 pesos de persona natural sin publicidad.

Fabiola Campillai, que va como independiente, tiene $49.043.065, siendo más de $47,5 millones de un antelación fiscal.

Al otro extremo de la romana, en cuanto a dineros, están Rafael Aravena (Unión Patriótica), Valeska Oyarce y Rodrigo Silva (los dos del Partido de la Parentela), quienes tienen en sus cuentas un aporte de 1 peso. Mientras, Varinia Aravena (Unión Patriótica), Fabiola Moya (Centro Unido) y Roberto Cofré (Partido de la Familia), registran cero aportes de campaña.

Revise aquí el facsímil de senadores para la Región Metropolitana.