Los tentáculos de Miguel Landeros: el guardián oculto de la Cámara de Diputados

0
518
loading...

“Miguel abre la Cámara y la cierra”, dice un asesor parlamentario sobre el trabajo y la presencia de Miguel Landeros, secretario caudillo de la Corporación. Para enseres prácticos, se trata de la persona que tiene a su cargo más de cuatrocientos funcionarios, desde secretarias hasta choferes y abogados o profesionales de planta. Landeros debe cautelar el uso del presupuesto de aproximadamente $63 mil millones con el que funciona la Cámara anualmente.

De ese presupuesto sale la plata con la que se pagan las asesorías que los parlamentarios contratan para apoyar el trabajo legal, pero que ahora están fuertemente cuestionadas al detectarse que, en varios casos, se usó billete fiscal para fertilizar informes plagiados. Pegoteos de Wikipedia y otras fuentes sin citar, quedaron registrados en el presupuesto legislador.

Landeros, frente a la evidencia, ha mostrado toda su mesura y destreza reglamentario para explicar que desde siempre las cosas se han hecho de buena fe. Cuando una investigación de Canal 13 mostró las pruebas de los textos copiados, surgió la pregunta sobre si esta forma de negociar no era en verdad una frente para triangular monises alrededor de los mismos parlamentarios.

Frente a esta posibilidad, que generó una investigación a cargo del fiscal Carlos Gajardo, el secretario común de la Cámara dijo que, era tan poco el hacienda, que lo descartaba. “Es tan nimia en cuanto a los montos, que es muy difícil de creer. Si hay situaciones irregulares es por falta de experiencia, falta de cuidado. Algún asesor que faltó a la probidad al hacer un trabajo que no es el que corresponde. Pero una acción concertada, lo veo muy difícil”, aseguró.

El magallánico

En huella, individualmente las cantidades de algunas asesorías objetadas van desde 1 hasta los 4 millones de pesos y, en relación con los $12.737.926 que corresponden al sueldo bruto mensual de Landeros, pueden parecer poco.

Miguel Landeros Perkic (59) tiene ese sueldo a partir de su extensa carrera en el servicio manifiesto. Específicamente en la Cámara de Diputados. Partió como abogado del comité DC. Nacido en Punta Arenas, estudió Derecho en la Universidad de Valparaíso. En el primer Congreso posdictadura se desempeñó como abogado de la Comisión de Hacienda, oficial de Actas, oficial veterano de Secretaría, secretario de las comisiones de Relaciones Exteriores y de Ética, secretario patriarca de Comisiones y prosecretario hasta 2013. El 3 de abril de ese año fue seleccionado para el cargo que ejerce actualmente y que, entre otras cosas, implica que su firma esté en todas las leyes que se aprueban y que ocupe un superficie en la frente de la Cámara.

Separado, tres hijos, dos de ellos trabajan en el servicio manifiesto como abogados.

Orejero a toda hora

Más de 25 abriles han sido suficientes para que Landero sea un hombre de confianza para gran parte de los diputados.

Los 120 integrantes lo eligieron por unanimidad en votación secreta. Landeros tiene paso al historial de todos los parlamentarios: uso de viáticos, permisos, viajes, desembolso en asignaciones.

Miguel Landeros Perkic (59) tiene ese sueldo a partir de su extensa carrera en el servicio notorio. Específicamente en la Cámara de Diputados. Partió como abogado del comité DC. Nacido en Punta Arenas, estudió Derecho en la Universidad de Valparaíso. En el primer Congreso posdictadura se desempeñó como abogado de la Comisión de Hacienda, oficial de Actas, oficial veterano de Secretaría, secretario de las comisiones de Relaciones Exteriores y de Ética, secretario superior de Comisiones y prosecretario hasta 2013. El 3 de abril de ese año fue favorito para el cargo que ejerce actualmente y que, entre otras cosas, implica que su firma esté en todas las leyes que se aprueban y que ocupe un motivo en la frente de la Cámara.

“No solo fiscaliza que a nivel interno en la Cámara también funcionen, sino que muchas veces es un orejero personal que soluciona problemas fuera de su horario”, comenta un antiguo asesor del Congreso, que recuerda cómo Landeros tuvo mucho ascendiente en el previo secretario, el fallecido abogado Carlos Loyola Opazo. Por entonces, no siendo aún afamado, su poder era de facto.

Landeros, adicionalmente, se muestra orgulloso de su origen magallánico, que ha sido un puente para consentir de forma coloquial con los integrantes de la “cofradía”, que conforman los parlamentarios de la región, como el ex diputado Rodrigo Álvarez (UDI), que fue presidente de la Cámara, la flagrante senadora Carolina Goic y el ex senador Pedro Muñoz Aburto, que ocupaba antaño ese escaño y es amigo de la madre de Landeros, militante socialista.

Hoy, afirman en el Parlamento, sus amigos políticas están más con los parlamentarios de concurso.

En la confianza que genera Landeros, sin bloqueo, descansa para algunos el “paternalismo” y para otros una traducción edulcorada de “clientelismo”, que el secretario se ha encargado de poner en habilidad con los parlamentarios.

“Es el mejor amigo que uno puede tener, los cubre y defiende de todo, ha sido la cara de la Corporación en todos los escándalos recientes”, puntualiza un abogado vinculado a una bancada de concurso.

Férrea defensa

En Radiodifusión Duna le preguntaron nuevamente por la posibilidad del mal uso del monises destinado a asignaciones y defendió a los parlamentarios. “Si hubiera una situación irregular, más que el parlamentario mismo que la pueda cometer, la puede cometer el asesor, porque él es el que entrega el referencia. La energía que hacen los parlamentarios es carencia más en cuanto a si cumplen los requisitos que ellos pidieron”, sostuvo.

Pero incluso defendió a los asesores. “El abanico es amplio y creo que en muchos casos son un aporte a las indicaciones, al trabajo legislativo”, agregó.

El año pasado, la oficina Ossandón y Ossandón hizo una auditoría a las finanzas de la Cámara, que abarcó el período comprendido entre diciembre de 2013 y junio de 2015. Con este procedimiento se descubrió que existían préstamos a cada parlamentario, que Landeros tuvo que salir a explicar como un procedimiento que no tuvo nulo de irregular, sino que se trató de adelantos de sueldo o dieta, similar al que se entrega en varias empresas, que encima permanecen al día en sus pagos, dijo.

El examen dio cuenta asimismo de un “fondo solidario” en el que todos los parlamentarios aportaban para tomar una indemnización cuando dejaran la Cámara. Esta “cutufa” fue objetada por la auditoría. Se trataba de descuentos a cada senador, con cargo a una cuenta institucional. A la plazo en que fue descubierto, tenía 1.100 millones. Requería de 100 de los 120 diputados para funcionar. El sistema terminó y solo se les devuelve el 40% de lo ahorrado.

En julio de 2016. Landeros defendió al diputado Osvaldo Andrade, cuando se le cuestionó acontecer votado una iniciativa lícito para que las pensiones de los funcionarios de Gendarmería fueran sin tope permitido. Mientras su ex esposa era beneficiaria de una pensión de Gendarmería, Landeros refrendó la explicación de Andrade para demostrar que no votó.

“Lo que sucede es que el interruptor de inicio de votación y el renuevo que tiene el presidente para elegir, están muy juntos y son touch. Lo más probable es que el diputado Marcos Espinosa, quien estaba en ese momento reemplazando al diputado Andrade, haya pasado a sufrir el renuevo de votación del presidente y por eso se produjo el error de que aparece votando el presidente siendo que no estaba presente”, explicó Landeros.

En este contexto es que, para quienes trabajan en el Congreso al flanco de los políticos y están de acuerdo en la emergencia de reparar la guisa en que opera la Cámara y especialmente el desembolso en asignaciones, Miguel Landeros es parte del problema, pero igualmente el único capaz de solucionarlo, oportuno a la amplia experiencia que tiene al interior de la Corporación y el manejo de la Ley Orgánica del Congreso. De hecho, Landeros impulsó una indicación en la ley que permitía contratar a asesores bajo el régimen del Código del Trabajo, poco que era resistido por los funcionarios.

“Hay asesores que trabajan bien y otros que trabajan mal. Falta mayor fiscalización con la gente que trabaja mal. Hay que mejorar el trabajo, la calidad legislativa, la densidad temática de los informes y que Landeros comunique bien su rol. Tú puedes administrar conflictos y crisis, pero llega un momento en que se puede hundir el barco”, comenta un asesor que trabaja para un partido oficialista.

Landeros, por el momento, sigue defendiendo el maniquí contemporáneo. Cuando le preguntaron sobre los asesores que mostraban informes escritos calcados al relación de la sesión, como el que se le cuestionó a un asesor de Alejandro Guillier, el abogado dio muestras nuevamente de su pericia admitido.

“En las comisiones hay asesores contratados por los parlamentarios y los comités. Esas, a partir del 2015, se dictaminó que se deberían apoyar en un reporte escrito. Muchas veces, más que un plagio, hay una copia, pero de una información que es pública. Encima se consignan en el relación de la Cámara”, señaló.

Es desde la asociación de funcionarios que Landeros ha tenido mayores cuestionamientos. En 2016 denunciaron una deuda de horas extra con el personal, adicionalmente que los choferes de los parlamentarios eran forzados a aventajar el divisoria de velocidad en carretera. Asimismo, se le apuntó como responsable del despido de una secretaria que tenía fuero sincical.

Ninguna de estas situaciones culminó en una castigo. Pero durante un dedicatoria en la Cámara, con motivo de las Fiestas Patrias, uno de los presentes dijo “salud por el secretario de la Cámara” y hubo quienes asintieron, aunque se oyeron asimismo notorios abucheos.

loading...