Luis Larraín explica por qué va como candidato a diputado por Evópoli sin apoyar a Piñera

0
227
loading...
loading...

“Apoyar a Sebastián Piñera sería ir en contra de mis convicciones”, sostiene el ex presidente de la Fundación Iguales y presente componente del movimiento Ciudadanos, Luis Larraín, quien va como candidato independiente en el pacto de Pimiento Vamos.

Una postura que ha desatado una ola de críticas en su contra y cerca de Evópoli, colectividad que inscribió su candidatura en el Servel.

“Esto lo veníamos conversando hace varios meses. De hecho, el ofrecimiento de Evópoli estuvo presente desde abril, cuando el Servel impugnó a Ciudadanos. El problema es que yo no podía anunciarlo antes de que Chile Vamos cerrara sus negociaciones”, sostuvo a El Mercurio.

“Yo siempre lo conversé con Andrés Velasco, con Felipe Kast, con Luciano Cruz-Coke, y la idea es que esta candidatura se entienda dentro de ese marco de amistad entre Evópoli y Ciudadanos. He seguido en contacto con Andrés y Kast, y creo que ambos van a ser referentes en mi candidatura”, acotó.

Respecto a su valor de no apoyar a Piñera, pese a favor aparecido en la campaña del ex Presidente en 2009 e incluso trabajado en su gobierno, Larraín explicó: “Para mí, una foto con Piñera sería ir en contra de todo lo que he luchado. Él no estuvo a la altura de sus promesas electorales en su gobierno anterior. Si bien presentó un proyecto de ley (sobre el Acuerdo de Vida en Común), la verdad es que mandarlo al Congreso sin urgencia y dejarlo dormir tres años, no es cumplir un compromiso”.

“Apoyar a Piñera sería ir en contra de mis convicciones. Mi defensa de la inclusión, de los derechos de los pacientes crónicos, de una sociedad más sustentable, no está sujeta a ningún tipo de chantaje o presión”, declaró el ingeniero.

“Yo vote por Felipe Kast en las primarias, consideraba que era el mejor candidato, (…) y creo que en el futuro es muy, muy probable que Evópoli se termine desprendiendo de RN y la UDI y haga alianza con el mundo desde donde yo vengo”, indicó.

“Obviamente que pensé mucho en ir en una lista con la UDI, que se caracteriza por su postura ultraconservadora y que además eligió a la senadora Jacqueline van Rysselberghe como presidenta, lo que demuestra que la fuerza más tradicional, conservadora y pinochetista es la que domina todavía ese partido. La verdad es que ir con la UDI fue una decisión súper difícil, pero también hay que ser pragmático, y la opción más pragmática fue aceptar la invitación de Evópoli, a pesar de no compartir su candidato presidencial. Las críticas hay que verlas de quiénes vienen, y muchas veces es de personas que jamás votarían por mí”, concluyó Larraín.

loading...