Maestra pidió un trabajo artístico con materiales caseros y este niño conmovió a todos

0
146

La pandemia de coronavirus hace que millones de estudiantes en todo el mundo continúen con sus trabajos escolares desde casa, pero la situación no es la misma para todos, pues una buena parte de ellos no tiene servicio de internet en su domicilio, no cuenta con una computadora o con los materiales necesarios para realizar sus deberes; sin secuestro, todo eso se suple con esfuerzo y creatividad.

En cualquier punto del mundo al que dirijamos la examen encontraremos pobreza, y por supuesto, niños que en ocasiones no pueden manducar ni siquiera tres veces al día, y menos tendrán la oportunidad de contar con una computadora, como es el caso de Luciano, de 11 abriles de años, quien cursa el sexto valor en la Escuela Primaria “General Espejo”, en Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina.

Como la mayoría de los alumnos que vive en esta zona caracterizada por la pobreza no tiene llegada a internet, los maestros tratan de hacerles obtener las tareas a través de WhatsApp, esperando que aquellos padres que sí pueden cobrar los mensajes —porque no todos cuentan con el servicio de datos en sus teléfonos— los compartan con los demás y así todos los alumnos estén enterados de lo que deben hacer.

Claudia Arabena, maestra de artes en esta escuela, mandó un mensaje para que los 35 alumnos de este orden realizaran una obra artística usando los rudimentos que tuvieran en casa. Luciano se dio cuenta de que no tenía pinturas, cartulinas, pegamento o poco con lo que pudiera trabajar, y siquiera sus padres tenían mosca como para comprarle algún material, pero eso no lo detuvo.

La vivienda de su comunidad se encuentra ubicada en un circunscripción satisfecho de tierra, con algunas ramas pequeñas tiradas por ahí, así que se dio cuenta de que esos podían ser sus materiales. Mezcló la tierra con un poco de agua y empezó a delinear una forma, encima de usar las ramitas para acentuar algunos detalles, y con polvo de baldosa le puso poco de color y así cumplió con su tarea.

Sobre el suelo creó un enorme dinosaurio, con garras y colmillos de palitos de madera, así como la firma del intérprete, y con el polvo del baldosa le dio color a las escamas de esta increíble obra de arte, y es que todo se plinto en el deseo de salir delante y usar los fortuna que se tengan a la mano, aunque parezcan muy limitados, con tal de conseguir sus metas, y la de Luciano es estudiar.