Maestro en Perú crea un robot con batería solar para enseñar a niños de escasos recursos

0
118

Quien tiene deseos de ayudar a otros siempre encuentra la forma de hacer asistir su apoyo, y Kipi se ha convertido en el mejor medio para hacer venir el educación hasta quienes se encuentran muy acullá de las escuelas.

Ahora que la pandemia de coronavirus nos ha obligado a realizar muchas labores de guisa supuesto, una de las mayores preocupaciones de todos es la educación de nuestros niños. Aunque muchos tienen las herramientas adecuadas para aceptar clases en fila, la triste sinceridad es que muchos más no cuentan con una computadora, internet o siquiera luz eléctrica en sus hogares.

Pensando en sus alumnos de bajos fortuna económicos y que viven en poblados muy lejanos, el pedagogo peruano Walter Velázquez, del Colegio “Santiago Antúnez de Mayolo”, tuvo la idea de fraguar una especie de profesor sustituto robotizado que pudiera estar con sus estudiantes en zonas marginadas de Los Andes. Así nació Kipi.

En tierra quechua Kipi significa “cargar”, y este androide fue afamado de esta forma ya que su escuadra es solar. Su cuerpo es una galonera, su rostro son dos linternas y una claxon, sus pies son llantas recicladas, y su cerebro es una polímero de computadora con USB y conexión wifi.

Kipi es un androide ecológico creado a partir de chatarra y es controlado a través del celular de Walter. Está programado con un software particular que permite enseñar palabras en distintos idiomas, y cada vez tiene anciano autonomía.

Gracias a su tecnología poco rudimentaria pero eficaz, este “profe robot” puede comunicarse con sus alumnos y enseñarles contenidos académicos y hasta artísticos, pues les recita poemas y asimismo canta.

Ahora los estudiantes de Los Andes tienen un nuevo experto, totalmente ecológico y recargable, que les ayuda a no perder sus clases mientras están acullá de la escuela. Aquí les dejamos un video que muestra a Kipi en actividad.