Maestro regala televisores a sus alumnos para que puedan tomar las clases virtuales

0
126

Conveniente a la pandemia de Covid-19, en varios países ya se hizo el anuncio de que el regreso a clases para el nuevo ciclo escolar no será de forma presencial, sino a distancia, por el peligro de contagio que todavía existe; pero esto implica un gran problema, ya que no todos los estudiantes tienen entrada a internet y siquiera a una televisión, por lo que se requiere de algún que pueda apoyarlos.

Tejido Sonders Rojas es un perito en las zonas rurales de Perú, donde la condición económica, la accidentada cosmografía y lo alejado de las comunidades y viviendas causan que no haya conexión a internet y que muchos de los hogares de sus alumnos no cuenten con una televisión para poder seguir las clases virtuales. Sin duda, se trata de un hombre comprometido con su cultivo, por lo que ya es considerado un héroe.

Trabaja en Chachapoyas, en la región amazónica de Perú, y para que sus alumnos no se queden sin estudiar organizó una campaña de monasterio de televisores, para que le donaran aparatos que las personas ya no usan y con los que los niños para que puedan ceder a los contenidos del Programa “Aprende en Casa”, que aplica el gobierno peruano como alternativa para continuar con las clases a distancia frente a la cuarentena y el distanciamiento social que  la pandemia impone.

Por fortuna la respuesta fue benévolo y Lienzo pudo reunir una buena cantidad de televisiones, y él mismo se encargó de llevarlas a cada uno de los hogares de sus alumnos más necesitados. Las instaló y se aseguró de que estuvieran funcionando correctamente, con lo que los pequeños se pondrán al corriente con sus clases.

El acercamiento a los medios de comunicación masivos debería ser un derecho fundamental para nuestros estudiantes.

—Profr. Lienzo Sonders Rojas, adiestrado rural peruano, a través de Facebook

En el interior de toda la desgracia que ha traído la pandemia de coronavirus todavía han surgido historias de verdaderos héroes sin capa, como este hábil, quien pone todo su esfuerzo para que sus alumnos tengan la oportunidad de seguir estudiando y así algún día puedan penetrar a mejores oportunidades. Un aplauso para quienes luchan por los demás en los hospitales, pero incluso a quienes como Lienzo lo hacen desde otras trincheras.