Magico M9, las bocinas más caras hechas con diamantes; valen un millón de dólares

0
69

De un tiempo para acá parece que todo mundo tiene o quiere tener bocinas de diversos tamaños y formas para escuchar su música favorita vía Bluetooth desde su teléfono o computadora, ya sea en una fiesta, mientras están en casa descansando o en cualquier otro sitio, pero como en todo hay niveles y estas han ajustado el mayor en cuanto a fastuosidad se refiere, ya que están hechas de diamantes. No sabemos a quién se le ocurrió ni para qué tener poco así, pero seguro que no faltará a quien le interese.

Se trata de la claxon Magico M9, de al cual se dice que el sonido que brinda es increíble, marcando el nuevo unificado de calidad en cuanto a fidelidad, honestidad y musicalidad para un dispositivo de este tipo, y es que si piensas en que el equipo “básico” de un par de sistemas de pie de cuatro vías y seis controladores te costará 750,000 dólares, que es un poco más de la claxon de 10 dólares que pensabas comprar, te vas a ir de espaldas, y más, pues, si quieres poco un poco más “completo”, su precio alcanza el millón de dólares.

A pesar de que puede parecer un precio exageradamente suspensión por un equipo de sonido, para Alon Wolf, director de Magico, es una “ganga” que no se puede desaprovechar, pues la experiencia que te brindará será única, encima de que si tomas en cuenta los materiales de los que están construidas estas bocinas, comprenderás por qué. Este equipo cuenta con cúpulas de berilio recubiertas con una fina capa hecha de diamantes, lo que genera un movimiento de pistón, dando decano claridad y estabilidad al sonido, evitando prácticamente cualquier distorsión.

Por supuesto que muy pocos tienen la posibilidad y el deseo de tener poco así, por lo que la compañía solo tiene la expectativa de traicionar entre 10 y 100 de su equipo central, pero aún así, aunque vendieran solo el exiguo que esperan se ganarían 7.5 millones de dólares, que es una cantidad cero despreciable, y seguro que no faltarán algunas superestrellas excéntricas que quieran poco así en sus casas y poder presumir de su sonido único. Ya veremos cuántos se animan a comprar poco así.