Manuel José Ossandón: “Descarto categóricamente ser ministro de Piñera”

0
301

“Sabía que iba a perder”. Primera confesión de Manuel José Ossandón a casi un mes de las primarias presidenciales del 2 de julio, que lo ubicaron segundo en los resultados de Pimiento Vamos, donde alcanzó 372.223 votos. “Es imposible ir en contra de los poderes económicos”, sostiene.

Luego asegura que está acertado, tranquilo y agradecido de los votos que consiguió. Regresó el miércoles pasado a Pimiento. Estuvo en Miami con su señora y cuatro de sus ocho hijos. Un alucinación que le regalaron sus hermanos, luego de la intensa campaña para convertirse en el adalid del conglomerado contrario. Durmió, se desconectó, estuvo en la playa, pero tuvo que retornar de improviso. El pareo que había convenido con el senador PPD Eugenio Tuma se caldo debajo y viajó por más de quince horas, en coche y en avión, para poder elegir su rechazo al plan que legaliza el engendro en tres causales. Debería deber llegado el viernes.

Esta es su primera entrevista tras los comicios. Había guardado silencio y ahora, a posteriori de casi vigésimo días, asevera que no será un obstáculo para el ex Presidente Sebastián Piñera. Su logística será hacerse a un flanco, trabajar por la selección de los parlamentarios de Pimiento Vamos. No hay agendada una cita con el ex Patriarca de Estado, siquiera ha hablado con él ni lo han invitado a formar parte del comando.

Dice que mantiene sus convicciones y afirma que todo lo que dijo en campaña en contra del ex Mandatario, lo mantiene. “Es lo que pienso, no era una estrategia, yo lucho por un proyecto, por principios y valores. Jamás diría algo en una campaña que no pienso”, señala.

-Cuando ya ha pasado casi un mes de las elecciones del 2 de julio, ¿se arrepiente de acontecer ido a primarias en Pimiento Vamos?
-No. Para mínimo. Sé que tengo mucho espacio para crecer. De poseer ido hasta noviembre, lo más probable es que mi votación hubiera subido más, pero opté por participar en primarias porque creo que la derecha debe demostrar su compromiso con la democracia y las instituciones. Nosotros promovimos las primarias para escoger candidatos presidenciales y logramos instalar la idea de que existe una derecha distinta. Estoy acertado, estoy tranquilo con el resultado, saqué los votos que esperaba. Sabía que iba a perder, es inalcanzable ir en contra de los poderes económicos, pero había que marcar un punto y lo hice.

-Ahora que ha podido ver las cosas con más distancia, ¿qué le jugó en contra en su campaña?
-Ir contra del establishment, de la derecha y del patronal, nunca es dócil. Nosotros cometimos errores, sin duda, pero hicimos una gran campaña, considerando que teníamos en contra a los poderes fácticos, a todas las directivas de los partidos, a los parlamentarios y a casi todos los alcaldes y a todo el patronal que apoya con entusiasmo la candidatura de Piñera. Fue una pelea de David contra Goliat y logramos establecer que un tercio de los votantes crea en la alternativa de un Pimiento diferente. Existe más de una voz. Mi candidatura demostró, otra vez, que sí se puede tener apoyo en los sectores populares.

-¿Cuánto cree que le afectó, por ejemplo, su desempeño en distintos programas, como ‘Tolerancia Cero’?
-Lo de ‘Tolerancia Cero’ no fue mi mejor entrevista, pero la parentela que ve dicho programa ya tiene su voto decidido antaño de que comienzo la campaña. Si algún cree que ‘Tolerancia Cero’ tiene existencias en la atrevimiento de cómo votan los chilenos, esa persona no tiene mucha calle. La mayoría de los chilenos está viendo otros canales los domingos en la sombra. A mi candidatura le hizo daño la yerro de posibles para poder recorrer más el país y conquistar que la gentío conociera mis posturas y mis visiones. Mucha muchedumbre nunca llegó a conocer mis posturas. Eso fue especialmente patente en regiones, donde la parentela tan pronto como me conoce. Pero lo que igualmente positivamente me afectó fue la mentira de Pilar Molina y con eso no voy a detener hasta aclararlo.

Durante la campaña usted evidenció que el ex Presidente había sido encargado “reo”, y centró sus críticas en nichos anti-Piñera, como pescadores, ex integrantes de las Fuerzas Armadas. ¿Va a avisar a esas personas a elegir por Piñera?
-Yo no soy el dueño del voto de nadie. Clamar a elegir por un candidato presidencial es poco que tiene cero impresión electoral. La multitud no son rebaños de ovejas que le hagan caso al llamado de un senador. Los chilenos son adultos que saben arriesgarse por sí solos por quién van a elegir. Desafío a quien me muestre a una persona que cambió su voto porque un parlamentario haya llamado a elegir por un candidato presidencial.

-¿Se arrepiente del tono que usó en la campaña?
-Las campañas son intensas. Yo soy alguno que va de frente y dice las cosas sin pelos en la jerga. Me gustaría que me dijeran qué dije yo que haya sido una mentira.

-Mantiene lo que dijo sobre el ex Presidente Piñera…
-Yo lo que dije en la campaña es lo que pienso, no era una organización, yo lucho por un plan, por principios y títulos. En absoluto diría poco en una campaña que no pienso.

-De la forma más honesta, describa su relación con Piñera.
-No somos amigos. Difícilmente podría afirmar que tenemos una relación, toda vez que con el ex Presidente no hemos hablado ni nos hemos reunido desde que él dejó el Gobierno.

Piñera ahora es el candidato de Pimiento Vamos y tiene su memorándum repleta con temas de su campaña. A mí me corresponde ser senador y hacer el trabajo constituyente. Cada quien en lo suyo. Así funcionan las instituciones.

-¿Por qué no fue a felicitarlo luego de conocer su triunfo en esa comicios?
-Porque eso no se estila en ninguna parte del mundo. Lo que corresponde es tildar por teléfono y rastrear la derrota. No hay que ir a meterse a la fiesta del triunfador. Es incómodo para todos. Lo que corresponde es chillar y hacerse a un flanco. Eso es lo que se estila en el mundo.

“Descarto categóricamente ser ministro de Piñera. En mi campaña mostré diferencias profundas en mis principios y en mis valores, los que seguiré defendiendo con la misma vehemencia. No abandonaré a la gente que votó por mí, seguiré defendiendo las mismas banderas”.

-¿Hacerse a un costado? ¿Eso describe lo que hará usted ahora? ¿Se va a hacer a un flanco y no entregará su respaldo a Piñera?
-Hoy es el momento de Piñera, él ganó las elecciones. Yo fui a una primaria y respeto mis compromisos. Yo ahora me haré a un costado y no seré un obstáculo para Piñera.

¿Y cuál es el mensaje que les entregará a esas más de 370 mil personas que votaron?
-No me corresponde entregar ningún mensaje a nadie. Yo perdí esa campaña y ahora es el momento de los ganadores para salir a agenciárselas una mayoría de los votos. La multitud que votó por mí decidirá en excarcelación y conciencia por quién elegir en noviembre. Yo no me creo dueño del voto de la muchedumbre. No voy a hacer el ridículo pretendiendo ser dueño de esos votos. La gentío es dueña de sus propios votos. Para triunfar esos votos, hay que ir a convencerlos a ellos, no a mí.

-¿Y usted va a respaldar la candidatura de Sebastián Piñera?
-Se lo reitero, este es el momento de Sebastian Piñera, yo me haré a un flanco.

-Senador, no me queda claro si usted va a respaldar o no a Piñera.
-Ya le contesté.

-Es que no me queda clara esta idea de hacerse a un flanco, ¿qué significa?
-Mire, este es el tiempo de Piñera, él ganó y yo me voy a hacer a un flanco como corresponde. Esto quiere asegurar que yo no voy a ser un obstáculo para Piñera.

-Entonces, usted no va a hacer ningún tipo de llamado ni de respaldo.
-Repito, me voy a hacer a un flanco, hoy el tiempo es de Piñera.

-¿Y esta va a ser una aspecto hasta noviembre?
-A cada día su propio afán. En estos momentos yo me voy a hacer a un costado en esta campaña y no seré un obstáculo para Piñera.

-¿Y cuál ha sido el impresión que han tenido las operaciones de RN y del comando de Piñera para conseguir su respaldo?
-No sé a qué se refiere usted con eso de operaciones de RN y del comando de Piñera. No conozco de ninguna operación.

-Me refiero a las conversaciones que han tenido desde el comando y RN con personas de su equipo, con usted mismo, en búsqueda de su apoyo a Piñera.
-Yo tengo solo un representante, que es el abogado Víctor Ríos, y este tema se tiene que cuchichear entre él y (Andrés) Chadwick, nadie más.

-¿Ríos y Chadwick han tenido conversaciones?
-Ellos han tenido conversaciones telefónicas.

-¿La idea es concretar una reunión entre ellos?
-Si se juntan, va a pender del comando de Piñera. Hoy la pelota está en manos de Chadwick y del comando de Piñera.

-¿Cuál sería la finalidad de estas reuniones?
-No tengo claro lo que ellos quieren. A mí me interesa, y a lo que todo mi equipo le interesa, es que muchas de nuestras propuestas sean parte del programa de Pimiento Vamos.

-¿Son sus condiciones para entregar un respaldo al ex Mandatario?
-No pongo condiciones para dar mi apoyo. No tiene sentido. Así como yo sé que nadie es dueño de los votos, el ex Presidente Piñera todavía lo sabe. No tendría sentido que yo pusiera condiciones o que él aceptara condiciones de cualquiera de los candidatos. Ese tipo de negociaciones lo único que logran es espantar votantes.

-¿Y qué pasa con las conversaciones que usted ha tenido con el presidente de RN, Cristián Monckeberg?
-Fue a mi oficina y lo recibí. Nos tomamos un café, pero de este tema le señalé que no había falta de que platicar. No tengo temas personales, Cristián es una gran persona, pero yo me entiendo con el ex Presidente y con nadie más.

-¿Cuándo se va a fundir con Piñera?
-No lo sé, no tenemos un día. No hemos hablado.

-¿Pero se van a agrupar?
-Ahora no hay agendada ninguna reunión.

-¿Usted entraría al comando de Piñera?
-El ex Presidente Piñera decide quién entrará a su comando. Creo que hay un número más que suficiente de familia que se están pegando codazos para entrar al comando de Piñera. Yo ayudaré con entusiasmo a los candidatos al Parlamento de Pimiento Vamos, que defiendan los títulos y principios de un Pimiento más humano y solidario. El ex Presidente Piñera no necesita ayuda para vencer la votación. Él ya tiene toda la ayuda que podría querer o carecer. Pero hay muchos candidatos a diputados y senadores que precisan ayuda. Necesitamos que Pimiento Vamos deje de ser minoría en el Congreso.

-Dice que el ex Presidente no necesita ayuda, ¿cree que Piñera será el próximo Presidente de Pimiento?
-Piñera ganó una selección y ahora es su momento. Si él toma mis banderas es posible que gane. Yo he planteado que se debe hacer una nueva Ley de Pesca, que no podemos retroceder en gratuidad, que urge designar intendentes con voto directo, que debemos demoler las viviendas indignas. Pimiento Vamos tiene que entender que nuestra sociedad está intranquila y esa intranquilidad obedece a quienes han abusado del sistema, a los que se han movido entre lo constitucional y lo incorrecto. Nuestra respuesta debe ir por condenar las malas prácticas y entender, de una vez, que la macroeconomía no es la que soluciona todo: para que el país crezca necesitamos paz social y la paz social se logra frenando los abusos. Solo así se construye un país más preciso, más humano y solidario.

Espero que Pimiento Vamos entienda que, cuando se gobierna, se debe tener responsabilidad, los gobiernos tienen la obligación de trascender. Yo, cuando fui corregidor, mi principal preocupación fue promover un reemplazante, lo que más me preocupó fue que lo que habíamos acabado se fortalezca y mejore. Aquí pasó todo lo contrario: no se generaron nuevos liderazgos, perdimos el Gobierno y ahora nos lamentamos en tener una heredad frenada, abusos por doquier, política desprestigiada y el fracaso en la puerta del horno. Reitero, espero que Pimiento Vamos aprenda la aviso. Hasta el momento, no veo mucho avance en esta materia.

-¿Cree que le afectaría a su credibilidad trabajar por la candidatura de Piñera?
-Yo siempre voy a trabajar por mis títulos y principios, como siempre lo he hecho. No hay nulo más dañino contra la credibilidad de un político que dejarse llevar los principios que uno siempre ha defendido.

-¿Cuánta clan cree que voto por usted para que no saliera Piñera? Hay quienes dicen que gran parte de su votación “es anti-Piñera”.
-No me parece correcto contestar a ese tipo de especulaciones sin que primero se muestren datos que confirmen esa afirmación que usted ha hecho. Los resultados indican que el abultado de mis votos se dan porque los ciudadanos confiaron en nuestro esquema.

Hay una correlación directa entre el número de votos y mi nivel de conocimiento. Es así como, de las comunas en las que fui corregidor y en la medida que nos vamos alejando de ellas, obtengo beocio votación. Solo en el caso de Vitacura, Las Condes, Lo Barnechea no se da eso, es proponer, un detención nivel de conocimiento y una muy quebranto votación. En dichos sectores no fuimos capaces de transmitir nuestro mensaje y, encima, permitió que se genere una campaña del terror.

¿Cree que independientes pro Nueva Mayoría votaron por usted?
-Por cierto hubo independientes que votaron por mí, la mayoría de los chilenos son independientes. Pero creo que la memoria que dice que los votantes de la Nueva Mayoría votaron por mí para rehusar a otros candidatos, no se sostiene. Los votantes de la Nueva Mayoría se quedaron en sus casas. Se lo voy a demostrar con dos ejemplos: en Las Condes, en la opción inicial, 30.185 personas les dieron el apoyo a los senadores Montes y Alvear, lo que vendría a representar a gran parte del votante independiente Nueva Mayoría de esa comuna, y yo ahí, en esta alternativa, obtuve solo 3.746 votos, poco más del 10%.

-Si Piñera deseo, ¿qué papel va a arriesgar usted en el Gobierno? ¿Va a sustentar su rol crítico como en el primer mandato?
-Yo soy senador, voy a seguir defendiendo mis títulos y principios, yo creo en un Pimiento diferente, independientemente de quién gobierne. Trabajaré desde el Senado y ahora pretendo reactivar mi ONG “Sirve a Chile” con gentío inexperto.

-En Pimiento Vamos apuestan a un eventual Gobierno de ocho abriles y, para ello, a un recibidor con figuras potentes, destacando liderazgos. ¿Usted sería ministro de Piñera?
–Las elecciones se ganan de una a la vez. Primero hay que vencer las elecciones de 2017 antiguamente de pensar en las elecciones de 2021 y, para aspirar a triunfar en 2021, hay que hacer un buen Gobierno entre 2018 y 2021.

–¿Pero descarta obtener a ser ministro de Piñera?
-Sí, descarto categóricamente ser ministro de Piñera. En mi campaña mostré diferencias profundas en mis principios y en mis títulos, los que seguiré defendiendo con la misma vehemencia. No abandonaré a la concurrencia que votó por mí, seguiré defendiendo las mismas banderas.

-Su generalísimo de campaña, Germán Codina, aseguró en una entrevista que usted se va a retornar a postular a La Moneda. ¿Volverá a ser candidato presidencial?
-A cada día su propio afán. Todavía no se elige Presidente para 2018 y usted me está preguntando por las elecciones de 2021. Me parece súper desubicado y fuera de emplazamiento dialogar de eso.

-Fue su propio generalísimo de campaña quien lo planteó, ¿se desubicó?
-German fue un excelente presidente de campaña y es un gran amigo, pero cada día tiene su propio afán. Hoy es el tiempo de Piñera, Goic, Guillier, Sánchez, Kast y otros.

–¿Qué le parece la candidatura de José Antonio Kast? Comparte varios principios que usted defendió en la campaña.
–José Antonio tiene todo el derecho a ser candidato, respeto su valentía. Eso es lo único que puedo asegurar.

–¿Va a continuar en su condición de independiente?
–Hoy soy independiente.

–¿Está pensado crear un partido político?
–Existen muchas posibilidades y hasta ahí no más llego.