Más de uno para cada día de la semana: papeleta de noviembre tendrá a nueve candidatos presidenciales

0
47

Primarias legales, una consulta ciudadana, una maratónica monasterio de patrocinios y la vía directa de algunos a través de sus partidos. De todo hubo en la inscripción de candidaturas presidenciales y que tendrá 9 cartas en la papeleta de noviembre, un proceso que no estuvo exento de polémicas y de bajas. La derecha en esta pasada se ordenó con 2 candidatos, mientras que la izquierda y centroizquierda sumaron 7, reavivando el temor de la dispersión, tal como pasó en la presidencial pasada.

Si perfectamente algunos han mostrado esperanzas de que la fórmula de los gobernadores regionales en la Región Metropolitana se repita, dejando fuera a la derecha, hoy –admitieron varios en la concurso– esa posibilidad está más lejana con la gran cantidad de cartas presidenciales que se ubican desde el centro cerca de la izquierda. La fe está puesta en la segunda revés, donde apuestan a ordenarse tras el triunfador o la ganadora del sector, eso sí, en medio de desconfianzas, desencuentros y distancias entre las diferentes fuerzas de la izquierda y centroizquierda. En el sector advirtieron que, si no se logra un entendimiento amplio, el peligro de darle continuidad a la derecha en La Moneda «podría ser forzoso», en singular si se repite lo del 2017, donde la dispersión de la examen, que no se ordenó tras Alejandro Guillier, terminó dándole el triunfo a Sebastián Piñera.

«Va a ser relevante la coherencia programática que puedan tener las candidaturas de examen», advirtió un constituyente de la ahora ex Dispositivo Constituyente, espacio desde donde otro dirigente enfatizó que «siquiera se puede pegar con nalgas fría un pacto político, pero sí concordar que nadie quiere otro Gobierno de derecha, y para eso nos tenemos que ordenar».

A la inscripción cibernética de Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y Sebastián Sichel (Pimiento Vamos) por ingresar las primarias legales, se sumó la senadora Yasna Provoste, quien se posicionó como la carta de la centroizquierda tras una consulta ciudadana. La senadora por Atacama no asistió al Servel y lo hizo su partido, pero en cambio se dirigió a la sede del PS donde se concretó una postergada foto, marcada por un círculo tensionado, con relaciones que no son las mejores, según han admitido los propios excomandos de Paula Narváez y Carlos Maldonado. Todo, posteriormente de un panorama donde no hubo mayores gestos de pelotón, donado que Provoste optó por esperar los resultados en Vallenar.

Y a pesar de que los coletazos fueron varios, Situación Enríquez-Ominami no desistió y se inscribió, por cuarta vez, como candidato presidencial del PRO, con el costo de que su colectividad rompiera relaciones con la hasta entonces Dispositivo Constituyente. A nivel de parlamentarias, eso terminó con la disminución de los senadores Alejandro Guillier y Alejandro Navarro de la repostulación, y con un PRO solitario en el tablero político. Su nueva aventura presidencial pendió de un hilo hasta días antiguamente, cuando no estaba claro si recuperaría o no sus derechos políticos, por ser parte de la investigación en el caso OAS y SQM.

Lo antedicho, incluso abrió una controversia entre el Tribunal Constitucional (TC) y el Servicio Electoral (Servel), cuando el primero le devolvió sus derechos políticos y, el segundo, le dio luz verde a su incorporación al padrón, pero a posteriori de esta disyuntiva. Finalmente, horas antiguamente del manifestación de las inscripciones, el Servel anunció que acataría el resolución del TC, permitiendo entonces la candidatura de ME-O.

Asimismo por vía directa de su partido, y repitiendo la experiencia de la presidencial del 2017, se sumó José Antonio Kast, del Partido Republicano, que indagación vislumbrar el voto más duro de derecha y disputarle espacio a Sebastián Sichel. Incluso se repitió el plato Eduardo Artés, de Unión Patriótica, quien ya había postulado sin éxito en la sufragio pasada, y que examen disputar los votos de izquierda.

Estarán en la papeleta los exsocios Franco Parisi y Gino Lorenzini, quienes tuvieron un divorcio político que significó la salida del fundador de Felices y Forrados del Partido de la Concurrencia (PDG), que finalmente se alineó tras Parisi, quien por ahora se encuentra fuera de Pimiento. El Partido de la Muchedumbre surgió de la suma del movimiento “El Poder de la Gente, Movimiento Social Franco Parisi”, que lo respaldó el 2017, y Felices y Forrados (FyF), una empresa que realizaba recomendaciones de cambios de fondos de pensiones y que cerró luego de la aprobación del plan de ley que establece nuevas exigencias de transparencia, adicionalmente de reforzamiento de responsabilidades de los agentes de los mercados, es afirmar, que quienes realizaran ese tipo de actividad debían someterse a regulaciones. De ahí, FyF giró a ser un movimiento político, llevando candidaturas a la Convención Constitucional, que no se concretaron, y después uniéndose con Parisi en el Partido de la Clan. Lorenzini acusó una mafia adentro del PDG para cobrar fondos y una opción trucha de candidaturas regionales, sepultando la alianza con Parisi.

El extremo en inscribirse fue el candidato mapuche Diego Ancalao, independiente apoyado por La Registro del Pueblo (LdP), que estuvo hasta el extremo momento reuniendo lo 33 mil patrocinios necesarios. El respaldo de LdP se dio luego de una medición a través de patrocinios del Servel, donde Ancalao logró alcanzar –en días determinados– más apoyos que Ingrid Conejeros y Soledad Raja, en un proceso que tuvo punto tras el quiebre en dos de La Repertorio del Pueblo. Una candidatura que incluso le disputará votos a la izquierda, en específico a Gabriel Boric, pues fue parte de la Izquierda Ciudadana, cuyos militantes, luego de varias reorganizaciones, se incorporaron al Frente Amplio. Antiguamente de eso, militó hasta los 21 abriles en la Democracia Cristiana y fue dirigente estudiantil en la Universidad de la Frontera.

Los que no llegaron a la meta

Antiguamente de las 20 horas, el sindicalista Cristián Cuevas anunció la depreciación de su candidatura, cedido que no logró acoplar las firmas, luego que La Tira del Pueblo se desdijera de su nominación, a pesar de tener la mayoría de votos en dos consultas internas que hicieron los encargados políticos de LdP.

Cristián Contreras –conocido como Doctor File– desistió de su aspiración presidencial y la aterrizó en una candidatura senatorial por la Región Metropolitana. Mientras, Tomás Jocelyn-Holt, uno de los primeros en inscribirse en el Servel, siquiera alcanzó el objetivo, pese a que imploró en sus redes sociales para que lo respaldaran con firmas.

La nota polémica la puso el candidato Sergio Tapia Ojeda, un profesor de Magallanes que aseguró poseer inscrito su candidatura a La Moneda, y hasta dio un punto de prensa a las periferia del Servel. Sin requisa, desde ese organismo descartaron que su nombre estuviera en la salario y finalmente quedó fuera de la carrera presidencial. Según Tapia, no dejaron ingresar a sus 5 patrocinantes. En tanto, de acuerdo al Servel, nunca pidió hora para inscribirse ni llegó con esos 5 apoyos.