Mascarilla dentro de la sala y reducir tamaño de los cursos: así sería el retorno a clases en plena pandemia de Covid-19

0
147

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, estuvo esta semana en el epicentro de las críticas de los apoderados, profesores y especialistas ligados al mundo educativo por el posible regreso a las clases presenciales el 27 de abril. Una idea que nunca habría estado efectivamente planificada en el Mineduc y que en La Moneda causó molestia por el mal manejo que hizo Figueroa de un tema que “genera más ansiedad e incertidumbre en las familias”, según confesó un asesor presidencial.

El tema se complicó más con la salida de guión que protagonizó el ministro de Sanidad, Jaime Mañalich, cuando el domingo 12 de abril, en una entrevista en televisión, dijo que yuxtapuesto al Mineduc estaban “preparando un protocolo de apertura de colegios”. Desde el Empleo de Educación confesaron que no tenían planificado que se anunciara la medida esta semana.

Las clases están suspendidas hasta el 27 de abril, pero cubo que el peak del coronavirus ocurriría recién esa semana, es prácticamente un hecho que la suspensión de extenderá. “Es poco probable que (el regreso) sea el 27 de abril”, dijo Figueroa.

Cómo y cuándo retornar a clases

El Consejo Asesor Covid-19, compuesto por nueve infectólogos y expertos que asesoran al Gobierno, propuso parámetros para enterarse cuándo regresar a clases y de qué forma hacerlo.

Según consigna La Tercera, en la sesión del 6 de abril, los especialistas detallaron tres criterios para reabrir los colegios:

  1. Que el número de reproducción del coronavirus sea igual o beocio a 1,5 (este es el número promedio de contagios nuevos que genera un caso y hoy se sitúa cerca de ese nivel)
  2. Que haya una reducción sostenida o una desaparición de casos nuevos durante 14 días;
  3. Que los casos sin trazabilidad (es afirmar, sin que se sepa cómo se contagiaron) no sea superior al 10%, es asegurar, que reduzca consistentemente, pues hoy es del 33%.

Los expertos señalan que una vez que se cumplan esas condiciones epidemiológicas se podría reabrir las escuelas de forma paulatina cumpliendo estas ocho recomendaciones:

  1. Contar con licor gel, agua y champú y toallas de papel para el secado de manos.
  2. Usar mascarilla adentro de la clase, incluyendo al profesor.
  3. Aminorar el tamaño de los cursos, para aumentar la distancia entre los asientos.
  4. Escalonar la público, así como la hora de ingreso, los recreos y la hora de tentempié, para disminuir la interacción entre alumnos. Lo mismo debe observarse entre profesores y personal funcionario.
  5. Pesquisar síntomas respiratorios y de temperatura corporal al ingreso a los colegios, para profesores, alumnos y asistentes administrativos y aclarar un protocolo de actividad frente a la detección de personas con síntomas respiratorios.
  6. Nutrir el aseo y la desinfección de las superficies.
  7. Contar con protocolos o guías prácticas de aseo y desinfección de recintos escolares, incluyendo la periodicidad recomendada. Este debe ser realizado por el Empleo de Salubridad.
  8. Flexibilizar o eximir los requerimientos de concurrencia a estudiantes portadores de enfermedades de peligro y a aquellos que comparten el hogar con adultos mayores o enfermos crónicos.