Max Colodro y la estrategia de “todos contra Piñera”: “No tiene ninguna viabilidad. Los electorados de las candidaturas que van desde Goic a ME-O no se van a sumar”

0
561
loading...

“Las diferencias entre Goic, Guillier, Sánchez y ME-O son abismantes e insalvables para poder converger a un escenario de segunda vuelta”

Con estas palabras, el analista político Max Colodro descarta tajantemente que sea factible un “todos contra Piñera”, ya que a pesar de que se pueda conquistar dicho acuerdo en las directivas de los partidos, los electorados -agrega- difícilmente se van a plegar.

-¿Qué tan profunda es la herida que ha dejado el episodio narcos en la candidatura de Guillier?

-Hasta ahora no hay historial que muestren una vinculación directa entre su candidatura con lo que está ocurriendo en la comuna de San Ramón, en relación con los eventuales nexos del acalde con el narcotráfico. En ese sentido, cualquier uso de un eventual vínculo en este caso, es apresurado y un poco valeverguista, ya que corresponde más acertadamente a lógicas políticas, al intento de dañarlo políticamente, más que a evidencias objetivas. Ahora, la situación que se vive en la municipalidad de San Ramón es muy enfermo: compromete al PS, a un vicepresidente del partido, por lo tanto es una situación que genera un impacto sin duda en el mundo de la centroizquierda que, indirectamente, afecta a la candidatura de Guillier, desde el punto de instinto de la vinculación política-comunicacional.

–Mayol dijo que no hay siquiera posibilidad de conversar con la NM si no han resuelto la cuestión narco. Es afirmar, lo pone como condición. ¿Qué significa que cierto como Mayol, a la izquierda de Beatriz Sánchez, ya esté en el círculo de negociar, pensando quizás en una segunda revés?

-El ambiente de una negociación o de una búsqueda de acuerdos y convergencia, en la segunda revés, es inductivo y es inexcusable, al menos entre algunos de los actores de lo que hoy es la centroizquierda. Creo que ese escena se va a aclarar inevitablemente posteriormente de la primera dorso. Igualmente creo que no hay mucho beneficio para poder ocasionar una convergencia desde la DC, desde la candidatura que representa a Goic, hasta la candidatura que representa Beatriz Sánchez. Lo único que puede unir a Goic y Sánchez es la intención de impedir que Piñera y la derecha vuelvan al gobierno, pero no hay cero más que permita pensar en una convergencia de contenidos, programática. Creo que en ese sentido, la idea de que se puede difundir una dispositivo desde la Democracia Cristiana hasta el Frente Amplio para derrotar a Piñera, me parece completamente inviable. 

-Considerando las constantes fricciones entre la DC y el PC durante el mandato de bachelet, ¿qué pasaría si la NM pacta con el FA? ¿Qué gobernabilidad ofrece?

-Yo creo que esta ilusión de que es posible producir pelotón desde la DC hasta el Frente Amplio para desavenir a Piñera, es inviable, ese diseño es irrealizable, es un poco lo que ha estado proclamando ME-O, que de algún modo desafío a participar de un eventual acuerdo inseparable en esa dirección, pero a ese esfuerzo lo veo sin ninguna saco, y creo que aunque fuera posible a nivel de las directivas de los partidos, creo que los electorados de las candidaturas que van desde Goic a ME-O no se van a sumar.

-Si el Frente Amplio termina negociando con la NM en una eventual segunda revés, ¿estaría sacrificando su alma, sus definiciones y su legalidad?

-En alguna medida sí, porque el Frente Amplio ha sido muy claro y esta semana lo reafirmó, porque ellos más que estar buscando impedir el triunfo de Piñera, su crítica y su posicionamiento político pasan por una cosa mucho más de fondo, que es una crítica al Pimiento de los últimos 30 abriles, al contemporáneo maniquí de crecimiento, de la presente institucionalidad política, así que se vería como un sinsentido que el Frente Amplio terminara pactando con sectores que representan lo que ha sido el Pimiento de los últimos 30 abriles, que es lo que ellos fundamentalmente cuestionan, no tendría sentido pactar con quienes representan exactamente lo contrario de lo que ellos buscan, que es en definitiva ponerle término al Pimiento del contemporáneo maniquí de ampliación, que ellos lo ven asociado en su origen al régimen marcial.

-Sánchez dijo que cuando pase a segunda revés, no transará su programa. Sin requisa interiormente del Frente Amplio se ha asumido que ninguna fuerza puede obtener sin la otra. ¿Cómo se puede incluir una fuerza, negociar, pero no transar? Parece poco factible…

-Absolutamente… la posibilidad de suscitar acuerdos sustantivos entre la Nueva Mayoría y el Frente Amplio, e incluir adicionalmente a la DC, para el decorado de segunda dorso, no tiene ninguna viabilidad, esa convergencia no va a ocurrir, no existe en los hechos, y no se puede construir solo por impedir que Piñera sea el próximo Presidente.

-¿Es un error susurrar de que no se puede transar? 

-Más allá de los programas, las miradas de lo que es el Pimiento contemporáneo y de cuáles son sus desafíos, son tan distintas, desde la DC al FA, que creo que no hay ninguna posibilidad de crear esa convergencia, como ha quedado en evidencia en lo que ha sido la campaña de la primera reverso: las diferencias entre Goic, Guillier, Sánchez y ME-O son abismantes e insalvables para poder converger a un decorado de segunda revés. Esas diferencias no van a poder ser disueltas en función del imperativo político que Piñera gane las elecciones.

-¿Es posible que la DC tenga décimo en el eventual gobierno de Piñera?

-No, yo no lo veo factible en el corto plazo, yo creo que la DC se va a ver muy tensionada en función de la condición de respaldar de forma explícita y formal una candidatura de Guillier, que es lo más probable que sea quien represente al mundo de la centroizquierda, y creo que las tensiones al interior de la DC se van a hacer todavía más visibles, porque hay sectores que simplemente no van a respaldar la candidatura de Guillier, aunque eso no implique que necesariamente apoyen a Piñera. Me refiero al liga de Burgos y Aylwin, al conjunto de progresismo con progreso, sin progreso. Ese camarilla es difícil que dé señales de respaldo a Guillier. 

-¿Le está pasando a Sánchez lo que le pasó a Goic? Esto de anticiparse a un resultado inminente.

-Sí, de algún modo lo que ha quedado en evidencia en las últimas semanas es que la candidatura de Sánchez tiene un problema serio de sustentación política, sobre todo a nivel territorial. La candidatura de Guillier la respaldan más de 150 alcaldes a nivel doméstico; Sánchez tiene solo uno, que es Sharp. Eso muestra la error de fuerza y despliegue territorial que ha tenido la candidatura de Beatriz, aunque a pesar de eso se ha mantenido con un nivel de adhesión competitivo. 

-¿Tiene posibilidades reales de advenir a segunda reverso?

-Yo creo que sus posibilidades son menos que mínimas. Yo siempre he creído que el candidato que pasará a segunda reverso será Guillier, el candidato del oficialismo, que tiene una saco de sustentación de partidos, con trayectoria y peso político, todavía muy importantes en la sociedad chilena. Tiene despliegue territorial, tiene redes de parlamentarios, y tiene el respaldo que supone el máquina del estado y el gobierno. Es muy difícil pensar en la posibilidad que no sea Guillier quien pase a segunda dorso.

-¿Qué es lo que más te llamó la atención de estas últimas semanas de campaña?

-Me he parecido interesante el esfuerzo del gobierno por convertir a la comicios presidencial en un plebiscito respecto del delegado de Bachelet, creo que eso ha sido un error, desde el punto de pinta político y clave, ya que solo puede dañar las posibilidades de Guillier en segunda reverso, precisamente porque el gobierno y sus reformas tienen y han tenido en los últimos 3 abriles, niveles altísimos de rechazo, por lo tanto creo que intentar convertir esto en un plebiscito es una tremenda equivocación. 

Creo que lo que estamos viendo en las últimas semanas y particularmente en el debate radial de ayer, es la método inversa con el mundo de la centroizquierda, es proponer, tratar de convertir a la disyuntiva presidencial en una disputa sobre la posibilidad de que Piñera sea Presidente, el debate de Archi lo que confirma es que hay una intención clara desde la centroizquierda de exponer esta dilema entorno a Piñera, y así él se convierte en el tema central de esta disyuntiva: los que están a merced y los que están por hacer un esfuerzo en impedir que sea Presidente. 

-¿Le están haciendo un amparo?

Él salió campeón en ese sentido del debate de ayer, precisamente porque la centroizquierda lo está convirtiendo en el eje central de esta opción presidencial.

loading...