Mejillones sufre otro desastre ambiental: derrame de seis toneladas de carbón que iba a la empresa Aes Gener, agrava el drama de la “zona de sacrificio”

0
180

La zona de sacrificio de Mejillones vuelve a ser foco de un desastre ambiental. Un derrame de seis toneladas de carbón ocurrió en la bahía de esta semana, sumándose así a los más de diez episodios similares de vertidos de contaminantes conocidos durante los últimos dos abriles ocurridos en el mismo puerto.

Este vertimiento de carbón, material que es utilizado como combustible para la concepción de electricidad en las plantas termoeléctricas, se habría originado por una mala maniobra de un trabajador de la empresa Terminal Graneles del Boreal S.A. (TGN), según las primeras indagaciones de la Equipo de Delitos Medio Ambientales de la PDI.

“Mejillones es una zona industrial, en la cual los desechos de estas industrias van principalmente al mar. Este lunes se conoció el varamiento de seis toneladas de carbón al mar, pero yo sospecho que es más. Esto no es algo nuevo de TGN y esta misma empresa tiene varios episodios de varamientos en la zona de sacrificio de Quintero y Puchuncaví”, asegura a El Mostrador Jhonatan Muñoz, agitador ambiental de Mejillones.

La situación de esta semana es más moribundo aún si se consideran las condiciones de la zona, advierte Hernán Ramírez, investigador asociado y experimentado en carbón de Terram.

“El derrame de carbón viene a sumarse al efecto de contaminación y acumulación de sustancias peligrosas en el fondo marino, una condición de falta de oxígeno, de anoxia en la bahía de Mejillones, lo que fue confirmado por el estudio realizado por el ministerio de Medio Ambiente hace dos años atrás y dado a conocer en 2019. Esta situación se va a ver más complicada por el carbón que fue vertido”, indica.

Mejillones es considerada una zona de sacrificio, de acuerdo al plano de conflictos socioambientales del INDH: en su paraje operan dos termoeléctricas (CTM1 y CTM2 de Engie), y otras dos de Aes Gener (Cochrane y Angamos). En 2018 sufrió un derrame de hidrocarburos que afectó a la playa Dos Quebradas, ubicada al norte de la comuna, en el apeadero de la planta Copec.

Denuncia delante la SMA

Delante la catástrofe ambiental nuevo, la Municipalidad de Mejillones presentó una denuncia frente a la Superintendencia del Medio Bullicio (SMA).

Marcela Díaz, asesora medioambiental de la pelotón de Medio Dominio de la Municipalidad de Mejillones, explicó que “esperamos que con prontitud podamos recabar toda la información posible. Importante mencionar que el rol fiscalizador y de sanción y todos los antecedentes del caso pasan por el SMA. Nuestro rol es canalizar las denuncias hacerle seguimiento”.

Pero entre los residentes cunde el incredulidad. “El Estado de Chile ha permitido estos crímenes ambientales de manera continua en las localidades. La justicia ambiental es muy lenta. Entonces esto afecta a la bahía de Mejillones a su biodiversidad, principalmente al lado sur. Estos no son hechos aislados porque yo diría que ha habido unos diez varamientos reportados, porque no todo lo que está pasando en la zona industrial se da a conocer”, acusó.

La SMA dio un plazo de 72 horas a la empresa Confuso Portuario de Mejillones para informar sobre el plan de influencia y remediación, mientras en el plano lícito, la Fiscalía fijó 30 días para la investigación y los detectives de la PDI se encuentran determinando los daños que pudo provocar este derrame de material sobre la flora y fauna circunscrito.

Mientras avanza el trabajo de recuperación del material derramado, el cual todavía tiene sus particularidades. “El proceso de recuperación del carbón podría re suspender elementos contaminantes que habían sido acumulados durante los años y por eso hay que ser cuidadosos con la técnica que van a emplear para este proceso”, advierte Hernán Ramírez, investigador asociado y diestro en carbón de Terram.

Producto no peligroso, según la compañía

A través de un comunicado, la Superintendencia de Medio Circunstancia señaló que el Enrevesado Portuario de Mejillones S.A. informó hoy que la sustancia derramada corresponde a carbón de vapor o térmico australiano a abundante utilizado para la engendramiento de energía eléctrica, y que es identificado como un producto no peligroso, de acuerdo al reglamento australiano de seguridad.

Asimismo, la entidad exigió a la compañía que deberá dar cuenta de las “medidas tomadas para documentar el suceso a través de un informe técnico de investigación, así como de las mantenciones realizadas al sistema de carguío y del monitoreo diario del borde costero”.

Asimismo, en 15 días hábiles deberá presentar resultados de un monitoreo representativo que permita evaluar el estado del radio afectada por el derrame; y realizar un estudio para probar si es factible el asonada del carbón del fondo marino sin producir daño ambiental veterano.