Michael Phelps logra en Río 2016 su medalla número 25 (20 son de oro y sigue contando)

0
696
loading...

El mito del bañista estadounidense Michael Phelps es incluso más conspicuo este martes, día en que sumó dos nuevos oros olímpicos y ya tiene 21.

Phelps logró este martes dos nuevas medallas de oro, con lo que son tres las que ha acabado en las Olimpiadas de Río.

Tras vencer en la prueba de 200 metros polilla, se impuso conexo a sus compañeros del equipo de EE.UU. en el licencia 4×200 estilo emancipado. El domingo se había hato el 4×100.

En total, el “tiburón de Baltimore” tiene ya 25 medallas olímpicas. A sus 21 oros suma dos platas y dos bronces. Es el primer bañista de la historia en conquistar un oro en cuatro Juegos Olímpicos distintos.

Y todavía no ha terminado su décimo en Brasil.

 Es el primer nadador en ganar un oro en cuatro Juegos distintos
Phelps es considerado el mejor bañista de todos los tiempos.
 Es el primer nadador en ganar un oro en cuatro Juegos distintos
Es el primer bañista en cobrar un oro en cuatro Juegos distintos

La obsesión de los 200 m mariposa

La primera final del día para Phelps era la de 200 metros polilla. La prueba a la que más ganas le tenía. La tensión en la piscina era palpable. El algazara hizo que la salida tuviera que ser abortada. Por la megafonía se tuvo que pedir a los espectadores que guardaran silencio.

En la partida, el otro gran protegido era el sudafricano Chad Le Clos, campeón en Londres 2012. Todos los luceros estaban sobre Phelps y su gran rival, pero los dos evitaron el contacto visual.

 Michael Phelps celebró el domingo su vigésimo tercera medalla
Michael Phelps celebró el domingo su vigésimo tercera medalla

Hace 4 abriles, un error de cálculo en la última ademán hizo que Phelps no tocara el pared a tiempo y el sudafricano se le adelantara.

Cuado el mejor bañista de todos los tiempos decidió regresar a las piscinas tras tener anunciado su retiro en Londres, estaba claro que esta era la prueba que tenía en el punto de mira, más que ninguna otra.

Este martes buscaba la revancha. Y la tuvo. Al final, Le Clos terminó cuarto.

El licenciamiento

El otro oro de la indeterminación lo celebró en torno a de una hora posteriormente. Fue en el dimisión de 4×200, mucho menos dramática.

Conor Dwyer, Townley Haas and Ryan Lochte le cedieron la posta claramente en cabecera. Phelps, que saltó al agua con más de un cuerpo de superioridad sobre el segundo, se dedicó a gobernar su delantera por delante de británicos y japoneses.

Así fue que sumó el tercero oro de una colección que había comenzado el domingo, en el licenciamiento de 4×100 libres, cuando los estadounidenses recuperaron el oro que les arrebató hace cuatro abriles Francia en los Juegos de Londres.

El cuarteto norteamericano, integrado por Caeleb Dressel, Phelps, Ryan Held y Nathan Adrian, hizo un tiempo de 3:09.92 minutos y aventajó en 61 centésimas al conjunto francés.

 Michael Phelps remontó en su posta la ventaja inicial que llevana Francia.
Michael Phelps remontó en su posta la superioridad original que llevana Francia.

De hecho, Francia marchaba por delante cuando Phelps saltó al agua para el segundo revelo. Aunque los 100 libres no son su peculiaridad, brilló con un tiempo estupendo de 47,12 segundos.

Luego, Ryan Held protegió la superioridad norteamericana y Nathan Adrian, el más rápido del equipo, aseguró el triunfo, muy celebrado por Phelps, que vibró con los relevos de su compañeros.

“Fue una locura”, dijo Phelps, que pese a su experiencia y a que son sus quintos Juegos, sintió los desasosiego y la tensión.

 Su mujer Nichole y su hijo Boomer no se han perdido ni una sola actuación de Phelps.
Su mujer Nichole y su hijo Boomer no se han perdido ni una sola función de Phelps.

“Estaba en el trampolín y pensaba que el corazón se me iba a salir“, dijo tras la prueba, cuando las sonrisas y las lágrimas aliviaron la presión en el podio conexo a sus compañeros.

“Deseábamos ganar con todas nuestras fuerzas. Es el último relevo de mi vida y me siento increíblemente bien al haberlo ganado”, añadió.

Su bebé como testificador

Este martes, poco a posteriori cobrar su primera medalla de la confusión y mientras hacía el trayecto de rigor delante de los fotógrafos de la prensa mundial acreditados en la piscina olímpica, Phelps rompió el protocolo.

El bañista subió la escalera y se apresuró a saludar a su pareja y a su hijo.

El pequeño, que simboliza como cero la nueva vida allegado de quien hace dos abriles fue arrestado por segunda ocasión por manejar bajo la influencia del trinque y hoy es el atleta más celebrado de Río.

 Boomer, recién nacido, fue testigo de la medalla número 23 de su padre.
Boomer, recién nacido, fue testimonio de la medalla número 23 de su padre.

 

 


Fuente:T13.cl

loading...