¡Milagro! Policía detiene a un mentiroso que pedía dinero por “discapacidad” y cuando lo corrieron se fue caminando

0
63

México es un lado mágico donde cualquier cosa puede ocurrir, desde creaciones culinarias poco inusuales como las micheflautas hasta milagros en las estaciones del transporte sabido. Para prueba de ello está este hombre con discapacidad que a las órdenes del señor policía pasó de arrastrarse por los pisos del Metropolitano de la Ciudad de México a caminar totalmente erguido y sin ningún inconveniente.

Todo sucedió interiormente de la periodo Santa Anita, en el cruce de las líneas 4 y 8 del patrón. Ahí se encontraba un hombre que “humildemente, pobremente” pedía una limosnita para completar para su día, pues, por su condición, no podía trabajar. Una característica muy evidente de este sujeto es que se encontraba hincado en el suelo y para moverse de un superficie a otro tenía que arrastrarse.

Pronto, fundamentos de la Policía Bancaria e Industrial de la Ciudad de México llegaron a donde el hombre se encontraba para retirarlo del espacio bajo la prohibición de traicionar productos o pedir óbolo interiormente de las instalaciones. Una persona grabó en todo momento la sospechosa ambiente con su celular. En los primeros momentos de intervención, el hombre mostró un papeleo a los agentes de seguridad. “Tú me dices que me vaya. ¿Qué dice ahí? Revísala”, les dijo el hombre. Aunque esto no inmutó a los policías.

Sin secuestro, los oficiales procedieron con su encomienda y pidieron al hombre que se retirara. El sujeto, con ayuda de sus manos comenzó a moverse, sus piernas arrastraban por el firme y al encontrarse con unas escaleras, aplicó más esfuerzo y subió una primera tanda de seis escalones, pero al doblar, se topó con un lucha más noble: una larga fila de escalones.

Subió los primeros con seguro esfuerzo, hasta que en un acto milagroso, como dice el chiste, “se levantó y andó”. Se paró sobre sus dos piernas y continuó su repaso alrededor de los torniquetes acompañado de los policías. No cerca de duda de que se requiere solo un poco de fe y echarle ganas para levantarse de cualquier adversidad y este tipo nos lo demostró al suceder de ser una persona con discapacidad a una utilitario en cuestión de minutos. Pero debemos destacar que conservó su papel hasta donde pudo.

Según algunos medios, es popular ver a este supuesto hombre con discapacidad en las diferentes estaciones de la ringlera 4 del patrón, que corre de Martín Carrera a Santa Anita, solo que en esta ocasión, la bondad y la caridad lo sobrepasaron. De la misma guisa, un beneficiario de Twitter respondió a la comunicación publicada por Qué Poca Madre que si perfectamente el hombre no tiene una discapacidad motora, sí, una mental. ¿Le creemos?

Este hombre no tiene discapacidad motora, pero sí discapacidad mental, duerme en un carro desaseado, su mamá falleció y asimismo presentaba discapacidad mental, no tiene ninguna anexión y ocupa el fortuna para tomar. Es mejor arrastrarse para tener efectivo que robar. Es mi vecino.

—Vicky CDMX, favorecido de Twitter