Millonario y su esposa fingen trabajar en zona rural para recibir vacuna contra covid; ya los investigan

0
43

Aprovechándose de su posición privilegiada, su riqueza o sus habilidades histriónicas, hay personas totalmente egoístas y desconsideradas que lograron evitar todos los protocolos y esquemas de sanidad para tomar una de las vacunas contra el covid-19.

Ya sabíamos de casos de abusos de autoridad para conseguir antaño que nadie las esperadas vacunas y en esta ocasión los tramposos fueron una pareja de canadienses a quienes les sobra el parné y, sobre todo, el cinismo para ser inmunizados a toda costa y sin importarles a quiénes pusieron en peligro.

Primero conozcamos a los protagonistas de este nuevo capítulo de gandules en tiempos de covid. Rodney Baker es el presidente ejecutor de Great Canadian Gaming Corporation, una empresa que posee múltiples casinos y pistas de carreras.

Este sujeto recibe un ingreso anual vecino de 45 millones de dólares y su pareja es la actriz Ekaterina Baker, quien ha participado en películas como Chick Fight Fatman —en esta última compartió campo con Mel Gibson. Con esto nos queda claro que entreambos son personas extremadamente adineradas y acertadamente posicionadas.

Tienen todo el peculio del mundo, pero lo que de verdad querían era tomar la vacuna de Moderna, que comenzó a distribuirse en Canadá. Sin confiscación, en este país como en otros, el plan de prevención consiste en varias etapas con prioridad en el personal de lozanía y la población en peligro.

A los Baker se les ocurrió alucinar en avión al pueblo de Beaver Creek, una pequeña comunidad turística ubicada en Yukon, que tiene aproximadamente de 100 habitantes y la mayoría son considerados población de peligro, por eso a ellos les llegó la vacuna primero.

Los Baker se hicieron ocurrir por empleados de un motel del emplazamiento y recibieron la primera dosis de la vacuna de Moderna. Pero como se trata de una comunidad pequeña, su mentira fue descubierta cuando los lugareños dijeron no conocerlos y pidieron a las autoridades que los investigaran.

Estos millonarios fraudulentos fueron detenidos en el aeropuerto de Whitehorse mientras intentaban regresar a su domicilio en Vancouver. Por supuesto que al detenerlos y exponer sus engaños, indignaron a todo el mundo.

Estas acciones son una demostración evidente de descuido de respeto y una ejemplificación del real privilegio y derecho. Un millonario egoísta y su esposa robaron dosis de la vacuna de una población frágil y pusieron en peligro a toda una comunidad, nación y región. Este acto cobarde no debe proyectar impune y las autoridades deben remitir un mensaje a cualquier otra persona que intente cometer un delito tan atroz que no será tolerado.

– Kluane Adamek, director regional de Yukón de la Asamblea de las Primeras Naciones (AFN)

Inicialmente, se les impuso una multa de 1,800 dólares a esta pareja de gandules. Sin confiscación, como estuvieron compartiendo habitaciones con varios residentes de Beaver Creek y los pusieron en peligro por su imprudencia, la comunidad está exigiendo que sean encarcelados.

Rodney acaba de renunciar a su cargo al frente de la empresa de casinos y las autoridades ahora lo vigilan de cerca para evitar que encuentre la forma de cobrar la segunda dosis de la vacuna. Él y su pareja tendrán que esperar hasta que el plan de inmunización contemple a las personas de su vida para tomar esa dosis.

La pandemia del covid-19 causó grandes perdidas en todo el mundo y estamos tratando de ser más pacientes para cobrar a tiempo alguna de las diferentes vacunas que se desarrollaron para inmunizarnos contra este peligroso virus.

Pero con el inicio de la prevención, todavía empezaron los abusos y casos como el de los Baker no hacen sino hacernos perder la fe en al humanidad.