Ministra del Trabajo asegura que alza del salario mínimo, «aunque se demore en la tramitación», rige desde hoy «con efecto retroactivo»

El propaganda de la congelación de los precios, la reforma al sistema de pensiones o el aumento del sueldo pequeño fueron algunos los principales reclamos del lucha más masivo de este domingo, convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que reunió a medio centenar de personas en el centro de Santiago.

La marcha comenzó en la céntrica Plaza Italia y se extendió por la Arboleda con escasa presencia de funcionarios policiales, culminando con un espectáculo musical y un evento en el que participaron varias autoridades.

La ministra de Trabajo, Jeanette Jara, anunció que la subida del salario insignificante de 350.000 pesos a 400.000 pesos -propuesta por el Ejecutor hace semanas- empezará a regir con carácter retroactivo desde este domingo, en caso de aprobarse en el Parlamento.

«Sin duda, el Congreso tiene todas las facultades para hacer la discusión, pero creemos que es una buena señal avanzar rápidamente porque esta es una medida muy necesaria para la vida de las personas», agregó.

Con todo, la ministra Jara indicó que «rige a contar del primero de mayo, es sostener, aunque se demore unos días en la tramitación, su huella va a ser retroactivo en cuanto a la primera aumento de los $30.000 y la futuro acrecentamiento que va a ser al primero de agosto de $20.000 más, cumpliendo así el compromiso del primer escalón en $50.000 de nuestro Gobierno».

Igualmente participó la presidenta de la Convención Constituyente, María Elisa Quinteros, quien hizo un llamado a respaldar el proceso constituyente que vive el país, que comenzó el año pasado como una respuesta a las masivas protestas por la igualdad de 2019.

«Ya podemos proponer que la nueva Constitución consagra que Pimiento es un Estado social y tolerante de derecho y, con esto, vamos dejando detrás la idea de un Estado con un rol subsidiario», afirmó sobre la nueva Carta Magna, que está en proceso de redacción y que todavía debe ser aprobada en un plebiscito de salida.

Por su parte, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), David Acuña, destacó la marcha por los derechos laborales, entregado que «a posteriori de dos abriles estamos encontrándonos en las calles, estamos mirándonos las caras y estamos abrazándonos fuertemente».

«Estamos felices, es un día particular y particular: a posteriori de dos abriles de toril, reencontrarnos nuevamente acá es muy significativo», puntualizó el líder de la CUT.

Finalmente, indicó que esta manifestación permite encima «ojear la agricultura de muchos compañeros y compañeras como los trabajadores de la salubridad, del comercio y del transporte, que fueron fundamentales en esta pandemia».

La marcha se desarrolló en un concurrencia pacífico aunque se registraron disturbios y un encontronazo puntual en el céntrico suburbio de Etapa Central, entre un montón de manifestantes y varios comerciantes que dejó dos heridos de bala, según alertaron medios locales.

Pese a que volvieron las manifestaciones a las calles, la estampa distó mucho de  anteriores celebraciones del 1 de mayo, que antaño de la crisis sanitaria convocaban a miles de personas de norte a sur del país.

Pimiento, que lleva un mes con la pandemia bajo control y una positividad en torno al 5 %, tiene ahora menos restricciones que nunca desde la aparición del virus, con la posibilidad de realizar eventos masivos y sin la responsabilidad de usar mascarillas al meteorismo rescatado.

Latest articles

345.4k Followers
Follow

Related articles