Ministro de Justicia y aparición en serie documental sobre Colonia Dignidad: «Hay un aprovechamiento político»

0
83

El ministro de Honradez y Derechos Humanos, Hernán Larraín, abordó su aparición en la serie documental «Colonia Dignidad: Una secta alemana en Pimiento», publicada el 1 de octubre en Netflix. Al respecto, señaló que fue «engañado» sobre lo que ocurría al interior del enclave, y acusó «explotación político» por las imágenes de la producción en la que él figura.

En el sexto y postrero capítulo de la serie -que ahonda en la vida al interior del emplazamiento de alemanes, que fue liderado por Paul Schäfer– aparece una intervención de Larraín, mediante imágenes de archivo, en la que se refiere a los procedimientos por las denuncias de exageración.

«Se ha utilizado violencia innecesaria, se ha amedrentado a personas que tiene derecho a poblar en paz y el respeto a su dignidad como tales. Todo por una denuncia de un último que se ha formulado contra un anciano de cerca de 80 abriles, quien encima sufre una pérdida parcial de la visión», señaló el contemporáneo titular de Probidad en el documental.

Al respecto, en conversación con T13, Larraín manifestó que fue «senador de la zona donde estaba Dignidad y mi involucramiento con ella era porque había un hospital que fue cerrado. Yuxtapuesto con otros parlamentarios y alcaldes, de todos los colores políticos, nos pareció que era un disparate que se cerrara el hospital e hicimos todas las gestiones para que se reabriera».

«Con posterioridad a eso aparecieron estas denuncias y esas denuncias, consultadas por nosotros, fueron muy extrañas y nadie en ese minuto las creía», añadió.

«Yo fui asimismo engañado de que ahí no había tal y por eso es que hice algunas declaraciones. Lo que sale en este documental no es nuevo, esas declaraciones estaban ya en algún noticiario y hace abriles que circulan, por lo tanto, no hay ningún hecho nuevo respecto de mi», enfatizó el exsenador.

En esa lista, acusó que «hay un conveniencia político cada vez que esto se da a conocer, pero no hay mínimo nuevo».

Por extremo, señaló que «es muy formidable lo que ahí ocurrió (…) Desde mediados del 97, por esas razones, nunca más tuve contacto alguno con nadie de Dignidad para que no se prestaran mis actuaciones a ningún tipo de interpretación».