Ministro Mañalich: “Veo prácticamente imposible que en Chile se dicte una cuarentena general”

0
138

Luego de informar las nuevas cifras referentes al brote de coronavirus Covid-19 en Pimiento, el ministro de Sanidad, Jaime Mañalich, dijo que ve “prácticamente imposible” que en Pimiento se aplique la medida de cuarentena común. Esto, en respuesta a la solicitud que han continuado haciendo diversas autoridades, especialmente alcaldes de las comunas afectadas, quienes instan hace semanas al Gobierno a que tome esta medida.

“Veo prácticamente imposible que en Chile se dicte una cuarentena general”, dijo Mañalich argumentando que “en los lugares en que se han determinado brotes epidémicos, con características diferentes a las nuestras, es una medida que está fracasando abiertamente”.

En ese sentido, el titular de la cartera de Salubridad puso como ejemplo “todo el sur de Italia, donde ya hay llamados y acciones muy fuerte a no seguir respetando estas medidas de aislamiento, porque las cuarentenas totales generan un efecto adverso muy importante, y es que la gente no puede comer. Dejan de poder alimentarse y recibir insumos básicos para su sobrevida, y por eso, con violencia están saliendo a la calle”.

Mañalich explicó que en Pimiento “somos partidarios, de acuerdo a lo que nos han aconsejado las autoridades sanitarias chinas directamente a la OMS, de procesos dinámicos de cuarentenas progresivas”, ejemplificando los casos que actualmente rigen para la comuna de Chillán y Osorno.

El ministro de Sanidad aprovechó de reiterar el llamado del gobierno a que las personas respeten la cuarentena que se ha decretado en algunas comunas: “La cuarentena es una orden que las personas están obligadas a cumplir. Y si no lo hacen, se exponen a sanciones muy gravosas”, advirtió.

“Todo lo que estamos haciendo tiene como objeto fundamental proteger a los adultos mayores. El llamado es una vez más a que las personas respeten la cuarentena. Son más de 45 personas las que ya han sido sorprendidas sin respetar la cuarentena”, concluyó.