Monjes budistas rompen estereotipo y ganan un torneo de videojuegos en Tailandia

0
103
loading...

En su retiro espiritual, los jóvenes monjes estudian religión, logran la paz interior, dominan el cuerpo con la mente y aprenden sobre… ¿videojuegos en tilde?

Parece que la tecnología no está peleada con el estilo de vida severo de estos cuatro monjes aprendices, quienes se presentaron al Campus Nong Khai de la Universidad Khon Kaen, en Tailandia. Rapados y vestidos con sus clásicos hábitos color naranja, ellos participaron en un torneo de videojuegos.

Provenían de la escuela budista Balee Sathit Suksa y fueron acompañados por su preceptor, Kokkiad Chaisamchareonlap. Él explicó que los jóvenes pasan en torno a de 20 horas diarias estudiando religión, pero que sus instructores asimismo promueven su crecimiento en otras áreas:

Los novatos son solo niños, como otras personas de su tiempo que necesitan crecer, desarrollar sus habilidades y explorar sus intereses. Queríamos darles a los estudiantes una oportunidad. Muchos de ellos no tienen eso en familias pobres o hogares rotos.

Los monjes se dieron tiempo entre sus estudios para educarse sobre computación y descubrieron los eSports (deportes electrónicos). Comenzaron a entrenar arduamente, y se especializaron en el videojuego de carreras Speed Drifters porque supieron que pronto habría un torneo.

Se presentaron a la competencia de eSports… ¡y ganaron! Su hábil dijo que solo les habían transmitido la oportunidad de participar, pero que nadie esperaba que se convirtieran en los campeones.

Hubo muchas felicitaciones para estos monjes gamers, aunque asimismo los criticaron por aceptar los premios, pues se cree que estos religiosos no deben tener apegos materiales. Puede que eso sea cierto, pero incluso hay que distinguir el talento y dejar antes los estereotipos.

La inmaterial no está contra la modernidad, y estos monjes aprendices demostraron que se puede ser religioso y incluso un as de los juegos.

loading...