Mono criminal secuestra a un perrito en Malasia y lo tuvo de rehén durante tres días

0
68

Los simios son muy parecidos a nosotros, por eso no debe sorprendernos que adquieran costumbres criminales cuando nuestros asentamientos se inmiscuyen en sus hábitats naturales. Posteriormente de todo, nuestra presencia modifica de maneras impredecibles su comportamiento. Ya hemos gastado videos de grupos de changos robando o peleando por distrito entre ellos, pero el secuestro ya es otra cosa.

Un mandril de Malasia secuestró a un cría de escasamente tres semanas de nacido y lo llevó con él a las jefatura de un árbol, donde lo retuvo entre sus brazos durante tres días. Los vecinos de la población se dieron cuenta del inusual éxtasis e intentaron hacer que el chango liberara al perrito, pero batallaron para lograrlo.

Todo tuvo emplazamiento en la ciudad de Seri Kembangan, cerca de Kuala Lumpur, Malasia, donde las personas intentaron rescatar al hijo tirándole piedras al chimpancé y ofreciéndole plátanos para ver si se dignaba a desmontar, pero todo fue inútil, hasta que en el tercer día lanzaron unos petardos que asustaron al primate e hicieron que soltara al hijo, el cual cayó sobre el espeso follaje del sitio y resultó ileso.

Las personas involucradas en el rescate comentan que el mico en cuestión era conocido porque robaba comida, pero que el secuestro del cría era nuevo. Aunque el macaco no alimentó al can, aseguran que en ningún momento lo lastimó y que lo trataba como si fuera su cría o su mascota.

Cherry Lew Yee Lee, una de las residentes del área que participó en el rescate, adoptó al cría, lo llevó a morar con ella y lo bautizó como “Saru”, que significa simio en japonés. Encima, un veterinario se encargó de revisar al perrito y se encontraba en buen estado, menos algunas heridas leves anejo con una pequeña inflamación en la inicio. Sin incautación, nadie resultó herido durante el rescate y el mico simplemente huyó en dirección a la selva.

De todas maneras los lugareños se muestran preocupados adecuado a la proliferación de monos en la zona y a sus nuevas actividades criminales. De hecho, Malasia sacrifica a miles de macacos anualmente, tan solo del 2013 al 2016, el país oriental terminó con la vida de 70 mil monos. Habría que revisar qué está pasando en Malasia, aunque seguramente todo es producto del avance de las ciudades cerca de las selvas.