Mujer británica asegura ser alérgica al wifi y tiene que dormir con una sábana especial

0
103
loading...
loading...

Hay personas que tienen alergias comunes, como al polen o a los cambios de periodo; pero hay otras que son muy sensibles a cuestiones que todos disfrutamos.

Por ejemplo, existe multitud que no puede ingerir ciertas golosinas y alimentos, como chocolate, mariscos o aguacate (qué lastima), y creíamos que sus vidas debían ser muy tristes. Pero el caso de Rosi Gladwell es el colmo de la sensibilidad: dice sentirse mal por yerro de las redes de internet inalámbricas.

Rosi es una mujer británica de 79 abriles que vive en España. Un día comenzó a estudiar síntomas de pasión, equivocación de aliento, dolor de habitante, mareo y una sensación como de piquetes de agujas en el rostro. No sabía qué le pasaba hasta que desconectó el módem de su casa y apagó todos los teléfonos celulares.

Entonces se sintió mejor, así que llegó a la conclusión de que es alérgica al wifi y a la radiación electromagnética. Esto sucedió hace seis abriles y desde entonces ha tomado muchas precauciones para cuidar su peculiar hipersensibilidad a las señales inalámbricas, pues solo bastan unos minutos para que se sienta mal si está cerca de una.

Explica que tiene que yacer con una sábana específico, tejida con hilos de plata y cobre que le costó 495 dólares, para cubrirse de las señales inalámbricas. Cada vez que viaja debe cargar su frazada distinto para cubrirse.

Encima, todos los días lleva un registrador portátil de ondas y cuando va a un restaurante o café tiene que averiguar el área con los índices de electromagnetismo más bajos para no sentirse mal.

Actualmente, Rosi vive con su cónyuge en una cabaña en medio del campo, allí de las ciudades y las señales de wifi. Uno de sus temores es que no sabe lo que pasará con ella cuando la red 5G repercusión proporciones mundiales.

Según el diestro Alejandro Úbeda, jerarca de servicio de Bioelectromagnética del Hospital Universitario Ramón y Cajal, en Madrid, se estima que el 5 por ciento de la población mundial podría tener síntomas relacionados con una repugnancia a ondas electromagnéticas.

Al parecer, esta mujer alérgica al wifi no es la única en el mundo que sufre la extraña hipersensibilidad. Sin confiscación, la Estructura Mundial de la Vigor todavía no ha incluido esta manía en su catálogo de enfermedades.

Quizá todos podríamos radicar perfectamente sin tomar chocolate o aguacate, pero ningún millennial sobreviviría sin su celular conectado a una red wifi.

loading...