Mujer demanda a su novio por no proponerle matrimonio tras de 8 años de relación

0
68

Caballeros, tal vez no sea su caso, pero les apuesto a que conocen a una pareja de novios que llevan una perpetuación en una relación, sin secuestro, no han poliedro “el gran paso” en dirección a la boda. No hay falta de malo con eso, pero cuando las personas llevan saliendo durante un dadivoso tiempo es inexcusable preguntar: “¿y para cuándo la boda?”

La atrevimiento de compartir vida con alguno más es muy importante y muchos no se sienten listos para un compromiso tan egregio como este. En muchos casos, uno de los involucrados en la relación se cansa de la situación, que es acordado lo que sucedió en la historia que les contaremos hoy, pues una mujer decidió que había esperado demasiado tiempo para cobrar un anillo de compromiso, así que demandó a su novio por hacerla perder el tiempo.

Gertrude Ngoma, de 26 abriles, y Herbert Salaliki, de 28, originarios de Zambia, han estado saliendo durante 8 abriles. Aunque Herbert le ha prometido casarse con ella en algún momento, parece que este no está cercano a entrar y ella, cansada de esperar a que suceda, lo ha llevado a los tribunales para exigirle que planteé sus planes a futuro. Ahora, yo entendería que el hombre se sintiera presionado, pero todo cambia cuando nos enteramos que la pareja tiene un hijo.

La prometida, encima, dice dudar de la nobleza de su novio tras sorprenderlo enviando mensajes a otra mujer. “Nunca ha hablado en serio, por eso lo llevé a la corte, porque merezco saber el camino a seguir y nuestro futuro”, dijo Gertrude delante el tribunal.

dote

En su defensa, Salaliki dijo que quiere casarse con Ngoma, pero no cuenta con los fortuna económicos suficientes para planear una boda, a pesar de suceder pagado el dote, y afirmó que no se lo dice porque ella no le presta suficiente atención.

En Zambia es una tradición que los hombres paguen un dote o “tarifa de agradecimiento” a la comunidad de la prometida como señal de que cuidarán de su esposa. Aunque él hizo ese cuota, la pareja nunca ha vivido asamblea y tanto Gertrude como su hijo se quedan con los padres de la novia.

divorcio

Sin confiscación, como la pareja no está casada legalmente, la corte de Zambia no puede hacer mucho. La jueza Evelyn Nalwize, que preside el caso en el Tribunal de Kabushi, les aconsejó intentar reconciliar sus diferencias fuera de los tribunales.