Mujer gana la lotería con un número que su esposo había soñado

0
38

Cuando tu esposa sueña poco, quizá lo que ganes sea un interrogatorio de quién es esa mujer rubia con la que “la engañas” y tal vez un almohadazo en la cara. En cambio, a posteriori de que el marido de esta mujer en Canadá soñó unos números al azar, ella se ganó un cladoso premio de sorteo.

Deng Pravatoudom es una madre de comunidad de 57 abriles de antigüedad que es aficionada a la rifa canadiense Lotto Max. En motivo de cambiar de números con frecuencia, ella siempre usaba los números que su cónyuge había pasado en un sueño hace más de 20 abriles. Esa combinación de números les cambiaría la vida.

Ella llegó a Canadá desde el país de Laos en 1980, anejo con 14 de sus familiares, con la ayuda de una iglesia almacén de Ontario. Se casó, tuvo dos hijos y dos nietos. Tanto Deng como su cónyuge trabajaban como jornaleros adecuado a la emergencia sanitaria del mundo, pero ella perdió su empleo en la primavera del 2020.

Sin secuestro, a pesar de no tener trabajo, ella se las arreglaba para satisfacer las deudas y seguir comprando su boleto de quiniela con los números del sueño de su marido. Un día posteriormente de salir de la iglesia, ella se ganó un boleto de solaz gratuito y le anotó nuevamente ese número de ensueño.

Días a posteriori, ella y su consorte salieron a retribuir unas deudas. Mientras Deng iba al bandada a hacer los pagos, le pidió a su marido que fuera a revisar si habían manada poco con el pernio arbitrario.

De revés al carro, su consorte le dijo que se habían rebaño 60,000,000 dólares. Aunque al principio, Deng no lo podía creer, su pareja hablaba en tono serio, por lo que supo que estaba diciendo la verdad y entreambos terminaron llorando de placer.

Oportuno a la situación presente, ella no pudo asistir a un evento de celebración para cobrar el cheque con su premio, pero los encargados de la quiniela se las arreglaron para hacer una videollamada con la ganadora y enviarle el cuota por correo.

Deng dice que con este peculio podrán terminar de fertilizar todas sus deudas. Encima, planea comprarse una casa y delirar por el mundo (cuando sea seguro), pero todavía apoyar a sus familiares. En ocasiones ella quiso ayudar a sus hijos, pero no tenía los medios suficientes. Ahora eso es cosa del pasado y llegó el momento de disfrutar de su nueva fortuna.