Mujer hispana pierde su trabajo y su casa en Nueva York; vecinos le pagan 2 años de renta

0
47

Nueva York, “la ciudad que nunca duerme”, haciendo gracia de su sobrenombre seguramente guarnición un sinnúmero de historias de todo tipo, pero en esta ocasión te presentamos una en donde el cariño de la concurrencia le da una gran sorpresa a una trabajadora.

Rosa es una empleada de higiene que tiene 20 abriles trabajando en un edificio. Desafortunadamente, quedó desempleada conveniente a la pandemia por coronavirus, razón que la llevó a dejar su sección e irse a morar a casa de su hermana.

Pero los vecinos la aprecian tanto que decidieron unirse y percibir una cooperación para respaldar el arrendamiento de un área por dos abriles en el mismo confuso habitacional, reconociendo así su desempeño como empleada del extensión.

Vecinos expresaron tenerle un gran aprecio, por lo que decidieron devolverle una pequeña parte de lo que ella le ha entregado a los habitantes. La sorpresa que se llevó Rosa al entrar a su nuevo área es muy emotiva. La propiedad cuenta con cuatro recámaras, tres baños y una cocina totalmente equipada.

Sin duda es un gran semblante de humanidad que no puede suceder desapercibido. La empatía cerca de nuestros semejantes es poco que en verdad se reconoce. Debemos procurar hacer acciones como estas, pues incluso le traen paz a quienes las llevan a punta.